Así es como las ‘ofertas’ en el supermercado juegan con tu percepción

0
D. R. por sus autores.

Agencia Notimex

CIUDAD DE MÉXICO.- Basta con dar unos cuántos pasos en el supermercado para encontrarnos con precios que aparentan ser inferiores a lo que en realidad significan.

Rara vez veremos una etiqueta que marque $3.00; en cambio, será común que encontremos otras que señalen $2.99, $2.90 o incluso $2.85. Si lo piensas un poco, uno, cinco, o incluso cinco centavos, no implican un cambio drástico.

Pero para los grandes almacenas significan miles de ventas más.

A estos precios se les conoce como precios psicológicos, y son los culpables de que en tu cartera y monedera cargues metales con denominaciones pequeñas, casi insignificantes, y que de algún modo, después de hacer las compras te preguntes, ¿cómo gasté tanto?

Un estudio publicado en el Journal of Consumer Research, explica cómo funciona esta trampa en las tiendas: El cerebro procesa de distinta forma los precios redondos a los fraccionales. Así, aunque una pantalla nos cuesta 15,999 pesos –por ejemplo-, y la diferencia para llegar a los 16 mil pesos sea ínfima, nuestra precepción la detectará como un precio casi mil pesos menor.

Este fenómeno se enfatiza en la época de “rebajas”. Por ejemplo, algo que cuesta 399 pesos, es reducido tan sólo cien pesos, es decir, 299. Pero es muy probable que encontremos una etiqueta que diga 297.99, y aunque en realidad, conforme a la oferta anterior, apenas hay una diferencia pequeña, a los ojos del comprador ávido de gastar su dinero, estará ante un “ofertón”.

Eso no es todo, otro estudio desarrollado por el MIT y la Universidad de Chicago, probaron insertando precios de 34, 39 y 44 dólares en una tienda de ropa femenina con prendas de características similares.

Sorpresivamente, la más barata (34) no era la más vendida, la de 39 fue la vencedora, explicando de cierto modo, que el 9, es el número definitivo para lograr más ventas.

Ahora lo sabes, quizá las ofertas que te encuentras y “no puedes evitar”, no son tan baratas como lo pensaste.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here