GIOVANNI SARTORI Y LA GLOBALIZACIÓN DE LAS IDEAS

0

COINCIDENCIAS…   Bersahin López 

Desde la Universidad de Florencia hasta el Premio Príncipe de Asturias, pasando por las obras más destacadas de las ciencias sociales, él impulsó la primera facultad de Ciencia Política en Italia, la docencia en Filosofía Moderna, Lógica y la Doctrina del Estado, es Giovanni Sartori el precursor de las ideas democráticas, de las garantías y libertades de la sociedad abierta, el que logro particularmente en el último tercio del siglo XX, globalizar su idea de Estado y Democracia.

El sistema de partidos, la democracia entendida más allá de su etimología, la vivencia del voto por uno y contra todos, la crítica constante a la televisión como un ente perturbador, la concepción de la necesidad, de controles demográficos más severos para mejorar las condiciones del medio ambiente, son algunas de las ideas que pusieron a Giovanni Sartori y su obra, en el centro de la discusión y la polémica.

La legión de lectores que buscaban en sus obras, experiencias, enseñanzas, directrices para entender la política en su más compleja dinámica, encontraron ideas, percepciones, teoría, que pretendían instaurar formas distintas de entender la Ciencia Política no solo para su estudio, sino para la edificación de instituciones y andamiajes legales que le dieran sentido a la democracia como parte de la vida diaria y al estado como el responsable de la correcta aplicación de la justicia y la legalidad.

A sus 92 años, con la sensibilidad de décadas de vida y estudio, Giovanni Sartori partió de la vida terrenal y se instaló en la constelación de referencias obligadas para entender la actual dinámica política, de gobernabilidad, multiculturalidad, comunicación en tiempo real en la que nos encontramos inmersos, legándonos el debate en la arena política como un instrumento para contrastar pensamientos, encontrar similitudes, diferenciar adversarios, cohesionar ideas distintas en proyectos compartidos, lo que nos debe llevar  de hacerse de manera correcta, a construir sociedades más informadas, distintas, pero transitando senderos en común con gobiernos responsables.

En un mundo globalizado, con la televisión en casi todos los hogares del orbe, Sartori aseguro que lo cultural, debería superar a las mediciones de popularidad, que es mucho más importante lograr la penetración que cambie vidas, a la polarización que pervierta sociedades.

Intelectual extravagante, desconfiado del multiculturalismo, crítico de la “clase política”, polemista sagaz, de inteligencia aventurada, que buscaba entender los problemas, para que la política se encontrara a sí misma.

Las aldeas globales, la revolución multimedia, la idea de la sociedad teledirigida, fueron algunos de los temas que más apasionaron y que permitieron que Sartori desarrollara destacados documentos, ensayos, libros, teorías, que llevan el sello característico del singular florentino estudioso de la ciencia política.

Es la democracia, el centro del pensamiento de Sartori, en torno a esta idea, polemizó, construyó, analizó todo lo que afectara o ayudara a depurar la idea de una sociedad democratizada, era su centro de atención, ideas que tienen una vigencia singular para México y América Latina.

Murió el ser humano, pero ahora más que en cualquier otro momento su obra será referente en las conversaciones, inspiración de modelos que hagan de la democracia la bondad de vida que los ciudadanos alcancen a aquilatar y la referencia que pueda replicarse en todo el mundo, no sin antes dejar de ser los homo videns y volver hacer los homo sapiens que tomen las riendas del destino de la humanidad.

En que nos ayuda el pensamiento de Giovanni Sartori? Hasta que punto su dimensión para convertirse en regla de vida democrática? Que enseñanza es la que más importa en las circunstancias actuales? Me parece que en lo integral de su obra se muestran signos y señales que se adecuan a lo que vivimos actualmente, no solo leyéndolo o releyéndolo, es como nos haremos una idea de su pensamiento, es actuando como lograremos construir y después consolidar a la democracia mexicana a la sazón de libertades, derechos, obligaciones y garantías, que nos permitan vivir en un Estado de Derecho que sea verdadero y no parte del sketch mas popular de la televisión que todo lo tergiversa.

Se marchó Sartori, pero nos dejó una obra inconmensurable, su pensamiento lucido, su critica constructiva, nos dejó la enseñanza de que cuando se quiere en un mundo globalizado incidir en la construcción de las sociedades, se puede lograr, nos señalo la importancia de no permanecer estáticos a los cambios globales, creyó siempre en mantener la identidad, señaló a la multiculturalidad como un problema demográfico, pero logró lo que hoy todos los ciudadanos debemos de pretender, incidir con el pensamiento y mejorar con el arma de la letra y la lectura lo que otros no han podido cambiar con acciones más robustas pero menos eficientes, para Sartori como para muchos liberales, la democracia es el camino… esa coincidencia, nos hará recordarlo más allá de su partida.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here