LA HORA CERO…

0

El proceso electoral en el país continua con la dinámica y el curso que marca el calendario aprobado por el Instituto Nacional Electoral (INE), los precandidatos independientes y de todos los partidos, han hecho proselitismo de acuerdo a sus posibilidades o en la dinámica que menos los comprometa fiscal y legalmente, para incurrir lo menos posible en actos que pongan en riesgo su probable registro como candidatos oficiales de los partidos, las coaliciones o en la modalidad de independientes.

El reloj electoral avanza constantemente hacia la hora determinante, nos acercamos irremediablemente a la cita que todos los mexicanos tenemos con una elección que supone inaugurará un parte aguas en la historia  moderna, para muchos ese momento será “la hora cero” de la democracia, el punto de inflexión que permita proseguir hacia mejores condiciones de vida, con la visión del que resulte triunfador, pero con la participación de la pluralidad que gane los espacios en disputa, para estar vigentes en lo que tiene que ser la época de construcción bajo ritmos, reglas y condiciones nunca antes vividas.

La ciudadanía en su conjunto, tiene la difícil pero bien aquilatada tarea de analizar, conocer, estudiar, contrastar, propuestas, perfiles, agendas, para definir la orientación de sus confianzas a través del sufragio, tendrán que ser necesariamente meses de mucha reflexión, de darse el tiempo de buscar los argumentos sólidos que nos hagan por la vía democrática e institucional, construir el presente y futuro.

Ni los candidatos, ni los partidos y mucho menos los electores tienen una tarea fácil, porque la responsabilidad es mayúscula, hoy como en ninguna época la decisión debe ser razonada, porque esta en “juego” el avance, estancamiento o desarrollo del país y no elegir bien cuando hay todas las herramientas para hacerlo, sería imperdonable.

Este domingo concluye una fase del proceso electoral, el termino de las precampañas electorales marca veladamente el inicio de la etapa mas compleja en los ajustes, las definiciones, la claridad o polarización, antes de iniciar la etapa final de la campaña y jornada electoral.

La ciudadanía ha estado en estos dos meses “expuesta” a los mensajes de todos los partidos y candidatos, algunos tendrán un panorama claro, la mayoría espera una etapa más contundente en el mensaje y las propuestas, las definiciones que hacen la diferencia esperan todavía los tiempos venideros para irse concretando.

La imaginación de las estrategias en positivo deberán tener un impacto contundente para mover al electorado, pero la perversidad de las “campañas negras” jugarán un papel determinante, la ciudadanía movida en ocasiones más por el morbo que por la propuesta, debe estar en alerta máxima para no equivocarse en la definición, arrollados por la voracidad del señalamiento y descalificación, que le gana terreno a la propuesta con seriedad.

La disputa por los cargos de elección popular federal tendrán un alto contenido de carga negativa, estarán acechados por las ambiciones que representa el poder presidencial o legislativo federal, como antesala de rutas de poder estatal, por eso la legitimidad y la fuente de votos estará en la disputa por presidencias municipales y diputaciones locales de donde emanan los votos que nutran la victoria de los candidatos a diputados federales , senadores y presidente de la República.

Bajo estas condiciones las determinaciones que se tomen a nivel local, definirán en gran medida el resultado de la elección presidencial, con ciudadanos cada ves más involucrados en ese tipo de contiendas locales, serán ellos la parte neural del proceso electoral a favor de cada uno de las coaliciones o partidos que los postulen, buenas definiciones, operaciones de “cicatrización” o desatinos, se verán reflejadas en los resultados que de a conocer la autoridad electoral por la tarde-noche del primero de julio.

La “hora cero” ha comenzado a vislumbrarse con mayor claridad, la campaña y la jornada electoral, están prácticamente al alcance de los mexicanos, los analistas, columnistas, políticos y todos los ciudadanos cuentan con sus pronósticos de resultados, las encuestas nos dan un panorama pero no la certeza total; ya iniciado oficialmente el periodo de campaña, tendrán mucho que ver las propuestas y aciertos, pero mucho contarán los errores y desaciertos, la ciudadanía parece castigar más al que se equivoca, que beneficiar al que hace las cosas bien, ahí puede estar la diferencia entre el que gane y los que pierdan.

El verdadero espíritu de la democracia se encuentra en la participación efectiva de los ciudadanos en cada una de las fases del proceso electoral y por supuesto en la asistencia para depositar el sufragio en las urnas de manera libre y responsable, esta tendría que ser la principal tarea de los partidos políticos, las instituciones democráticas, los candidatos: incentivar la participación de los mexicanos desde el municipio más pequeño, hasta la urbe de mayor población.

Todos los cargos de elección popular encontrarán su legitimidad en la acentuada participación de los ciudadanos, en la medida de la participación serán los resultados de los que gobernaran o representarán a los mexicanos, en los distintos cargos de elección popular. La posibilidad de reclamar, tiene implícita la obligación de participar.

La “hora cero” el próximo primero de julio, tiene que comenzar con una participación efectiva desde este momento, exigir propuestas, compromisos, hechos, se da en la medida que los ciudadanos se muestran participativos, los procesos electorales están diseñados para todos los mexicanos, no para que sean espacio para unos cuantos, buscar mejores gobiernos y representantes con lleva la posibilidad de consolidar una sociedad mas responsable y participativa, en las coincidencias encontraremos la posibilidad de construir, en las diferencias la posibilidad de caminar con pluralidad.

Termina una etapa y comienza la cuenta regresiva para que llegar a la “hora cero” del México en el que deseamos vivir, literalmente estará en nuestras manos el diseño de ese escenario, aprovechemos esa posibilidad para el día de mañana no reclamar lo que no fuimos capaces de construir…

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here