Los que sí y los que no tanto (II)

0
D. R. por sus autores.

Nudo Gordiano

Yuriria Sierra

Seguimos con los nombres de quienes están en el radar de alcanzar la candidatura presidencial y quienes tienen posibilidades de tener línea ascendente si, como dijimos aquí, enfocan bien su objetivo:

Aurelio Nuño. El secretario de Educación ha tenido buena racha desde la aprobación de la Reforma Educativa. Su actuar tras los sismos del 7 y 19 de septiembre lo acercaron a la gente. Las circunstancias que atravesaba el país lo hicieron salir a las calles y hacer a un lado el discurso oficial. De mantenerse por ese camino, Nuño podría ver elevada su popularidad: le hace falta sacudirse más el protocolo y mostrarse más a nivel de banqueta. Después de todo, una de las cosas que no se le puede reprochar a este gobierno fue la manera en como manejaron las crisis con el sistema educativo tras la aprobación de la reforma. Sin embargo, todavía le falta la plaza internacional y con el sector empresarial que ya tiene, desde hace años, muy ganado el secretario de Hacienda, José Antonio Meade, y eso es algo que difícilmente podrá construir en seis meses.

Miguel Ángel Mancera. Aunque no está “oficialmente” en campaña, sus aspiraciones son de todos conocidas. Incluso tenía fecha para dejar el Gobierno de la Ciudad de México o salir en pos de Doña Boleta Electoral, pero se atravesó el sismo y sus planes los dejó en stand by, aunque sólo para aplazar su decisión. Su respaldo y posibilidades vendrían si es elegido como el candidato del Frente Ciudadano, le iría mucho mejor que yendo sólo por el PRD; aunque, para que eso pase, tendría que ocurrir algo que hasta hoy no tiene indicio alguno de que pueda ocurrir: que Ricardo Anaya acepte que el candidato no (sea él) venga de las filas del blanquiazul.

María de Jesús Patricio, Marichuy. Como lo ha dicho desde que el EZLN anunció su participación en la elección, más que posibilidades reales de alcanzar la Presidencia, su nicho está en aquellos descontentos con el sistema democrático del país; que no son pocos, en su bolsa tiene a parte de la academia y la comunidad intelectual de nuestro país. Aunque Marichuy no sólo enfrenta los retos de cualquier aspirante independiente, como las fallas de la app para recolectar firmas, sino que, además, debe lidiar con los retos diarios que padece la comunidad a la que representa. Ella misma lo ha advertido desde hace unas semanas: cómo carajo van a reunir firmas dentro de la comunidad indígena, si no hay internet en las comunidades en la sierra. Para Marichuy, su triunfo será llegar a la boleta, pero el reto no es menor.

Armando Ríos PiterEl Jaguar, como también se le conoce, tras renunciar al PRD se le comenzó a ver como el “Macron mexicano”, más que por coincidencia ideológica, por las capacidades y operación con la que el francés logró llevar a su partido de recién creación a una victoria electoral del tamaño de la Presidencia. A Ríos Piter se le reconoce su juventud y sus ganas de un cambio generacional en la manera de hacer política, por eso la comparación con el Presidente europeo. Justo ese punto podría convertirse en la posibilidad de los electores de centro izquierda que no comulgan con el radicalismo, que no votarían por Andrés Manuel o algún personaje del blanquiazul pasado o presente.

De entre los varios nombres que aspiran por un lugar en la boleta electoral, son ellos quienes tienen posibilidades reales de crecer, junto con los ayer mencionados: Margarita Zavala y José Antonio Meade. Y es que, siendo realistas, no todos quienes buscan materializar su aspiración podrían convertirse en competitivos en una elección cuyo puntero lleva años en campaña. Por eso es que los partidos, candidatos y, claro, electores, deben evaluar mejor cuáles son las fortalezas de los respectivos personajes, si es que desean que la campaña del próximo año no esté cantada antes de empezar.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here