Municipio transparente o fallido

0

Lecciones Constitucionales

Marco Antonio Baños Avendaño

No cabe duda que las intrigas en cualquier gobierno repercuten en la sociedad, en el pueblo y cada paso fallido que se da en la atención de una comunidad, la ciudadanía, se traduce en falta de credibilidad de quien gobierna un Municipio constitucional. No se puede cupularmente darle la espalda al pueblo sobre la transparencia.

Por otra parte, el grave problema de la basura es latente en todo Oaxaca y la falta de cultura de la transparencia es frecuente. Por un lado, se afirmó que hay desfalcos de millones de pesos del anterior Ayuntamiento, pero si una administración no denuncia judicialmente la falta de transparencia, existe corresponsabilidad, uno por no haber sido transparente y otro por no denunciar sobre los recursos que son del pueblo, siendo ambas administraciones culpables de no servir con honradez.

La información no se conoce por el pueblo, no se sabe de sanciones penales, no hay responsabilidad de quienes representan el Municipio de la ciudad de Oaxaca. En cuanto a dar información veraz y oportuna, las prácticas de transparencia y rendición de cuentas no existen para ser conocidas ampliamente por los oaxaqueños.

Nuestro Municipio es una persona moral, susceptible de tener derechos y contraer obligaciones; es muy cierto que con una personalidad jurídica puede tener muchísimas obligaciones y tiene funciones perfectamente definidas, pero no sabemos a ciencia cierta por qué hay tantas irregularidades en el servicio a la ciudadanía.

Se habla de un Plan Anual de Obras, priorización de Recursos, del fondo 3 del Ramo 33 de carácter federal y reglas de operación estrictas, pero no sabemos a ciencia cierta, el por qué no se informa debidamente a la ciudadanía con transparencia lo que se aplica en cada colonia, en cada agencia.

Del Gobierno municipal del trienio anterior hay una deuda de 400 millones de pesos, sin embargo, nuestras agencias municipales siguen con muchos problemas de seguridad pública, agua potable, alumbrado público, irregularidades de SAPAO en cobros indebidos que deben ser canalizados a la Profeco, y una mala atención generalizada a los ciudadanos por parte del Gobierno municipal en todos los servicios consagrados en el artículo115 constitucional.

Por otra parte, las cantidades que se administran deben de transparentarse, no hay estrechas relaciones de los habitantes de Oaxaca con los órganos de representación del Municipio, que son, en primer término el Ayuntamiento y enseguida el presidente municipal; no hay reglamentación o norma de Convives, hay inconformidades y protestas generalizadas en toda la ciudad de Oaxaca.

No hay capacitación a policías viales, hay abusos de autoridad por parte de muchos de ellos levantando placas vehiculares, molestando ciudadanos,  se debe dignificar a nuestra Policía Vial constantemente, porque se debe atender mejor a la ciudadanía.

No hay denuncia penal contra los malos administradores, no basta la queja o denuncia ante las Contralorías del Estado y municipal, la Auditoria Superior del Estado, la Auditoria Superior de la Federación, la Secretaría de la Función Pública del Gobierno federal, sino se debe denunciar desfalcos ante el Ministerio Público federal y estatal si hay responsabilidades o robos a la Hacienda pública.

La ciudadanía no sabe lo que pasa en el Gobierno municipal, sólo paga impuestos, recibe maltratos, no tiene seguridad pública eficiente; no tenemos una ciudad que se equipare urbanísticamente a otras ciudades del país, o en limpieza, no tenemos buenas fachadas, pintadas, tampoco repavimentación adecuada en calles donde es necesaria, no tenemos buena iluminación en diversas colonias. Se necesita más participación de los servidores públicos, los beneficios no se ven, simplemente no se ven.

Nuestro municipio ha recibido a visitantes nacionales y extranjeros, sin embargo, no conocemos hasta el día de hoy las cantidades de cobro o ganancias que arrojó la Guelaguetza; nuestras fiestas que antes eran gratuitas para el pueblo, no sabemos a qué o donde se aplicarán estas cantidades recibidas de derechos de piso de vendimias, mercaderías, impuestos, etc., y ya los empresarios oaxaqueños piden un tercer lunes del cerro por los altos beneficios.

No se pretende hacer un señalamiento político de ningún género, sino defender una deliberación que debe ser discutida y analizada por la ciudadanía, ya que hoy por hoy debemos cuidar las manos de todo el Ayuntamiento. Debemos especificar para beneficio de la gente, que exista la responsabilidad de rendir cuentas a los medios, a la ciudadanía, lo que no se hizo con los anteriores servidores públicos.

Hay muchos problemas atrás de un Ayuntamiento, la transparencia, la rendición de cuentas, el endeudamiento millonario debe ser señalado penalmente; mientras tanto, existirá corresponsabilidad de servidores públicos municipales, un Cabildo y su presidente deben de ser responsablemente transparentes, dar a conocer en la red internet o la página correspondiente del Municipio oaxaqueño, lo que se aplica de recursos públicos, su ejercicio, su costo, los beneficios a la Ciudad de Oaxaca.

La información está vedada al público, no se puede saber el uso de los recursos, no sabemos y es generalizada la duda, de cuáles son los recursos y su priorización constante en las agencias y colonias.

Finalmente, si un servidor público sabe de desfalcos debe denunciarlos, si los oculta, es corresponsable; si es omiso ante las millonarias cantidades gastadas, es también responsable. Ningún servidor público o funcionario se puede salir por la tangente autocalificándose de no saber la norma para responsabilizar o investigar, por lo que si no hay austeridad, si no hay planeación, si no hay eficacia en cada espacio de servicio del Gobierno municipal, si no hay  eficiencia en cada servicio, y por último, si se afirma por cada Servidor Público o funcionario municipal, que no se tiene facultad para acusar, no habrá sino complicidad de ambos trienios, anterior y actual, por no conocer y respetar las leyes que deben aplicarse eficientemente, para no señalar en el futuro, penalmente, los oscuros manejos de nuestra Hacienda municipal.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here