No más violencia contra las mujeres

0

Lecciones Constitucionales

Marco Antonio Baños Avendaño

El principio internacional de “Pacta Sum Servanda” que se interpreta que los derechos humanos en tratados internacionales tienen que cumplirse, actualmente en Oaxaca se tiene el gran reto de excluir la violencia contra las Mujeres.

Muchas mujeres son violentadas a diario, leemos y escuchamos de mujeres violadas, lastimadas o lesionadas, muertas, mujeres que sufren violencia doméstica, violencia física, psicológica, económica, mujeres que son acosadas por quienes tienen un celular y fotografiadas sin permiso del agresor, mujeres que tienen la encomienda de trabajo digno y son acosadas en su trabajo en su empleo, otras más son limitadas sus libertades, como el  caso de mujeres que son de poblaciones rurales y son explotadas en trabajos mal remunerados o sin nulo pago.

El respeto y la educación son factor de proteger los derechos de las mujeres, muchas mujeres han recurrido a las autoridades y la misma Fiscalía para la Mujer en Oaxaca, que ha funcionado efectivamente para resolver problemas de  mujeres y de familias enteras encontrando solución a sus problemas.

Por otra parte, el Estado de Oaxaca, necesita varios talleres de capacitación constante a la ciudadanía para resolver el gran problema de la falta de protección a las mujeres para que estén libres de toda forma de violencia.

La intimidad debe ser una fuente de derechos en los que hay que hacer conciencia de que la mujer en nuestra sociedad no debe maltratársele o limitársele algún derecho político electoral, como en los Sistemas Normativos Internos.

Eliminar la Discriminación, la falta de cuidado en el hablar y pensar en la mujer, la naturalidad que se ha perdido en reconocerles derechos humanos, las formas violentas sexuales con las que son tratadas, son ya eminentemente culturales en nuestra sociedad.

Muchas son abusadas, violentadas, son juzgadas socialmente, los seres humanos etiquetan lo que ven, las sexoservidoras también merecen no ser violentadas, bastante es el sufrimiento que la sociedad ejerce contra estas mujeres y este sector social a veces tolerable otras intolerable.

No necesitamos que la Organización Mundial de la Salud o la Suprema Corte de Justicia de la Nación o las instituciones del país, nos indiquen que las mujeres son seres humanos, necesitamos hacer suma conciencia de que las mujeres necesitan ser protegidas por todos los individuos, hombres, todas las mujeres que entre ellas practiquen la “sororidad” o la solidaridad para coincidir en sus derechos humanos sin ser “objetos útiles” para nuestra sociedad.

Todas las personas tienen derechos humanos, las mujeres atacadas por varones, en vía de celos, de falta de respeto, de ser asesinadas o violadas, nos hace pensar en el fracaso de los Derechos Humanos que deben ser garantizados por el Estado, momento a momento y minuto a minuto.

La violencia psicológica en las parejas es muy común, hay muchas mujeres que son víctimas en la mayor parte de su vida, las que tienen pareja son a veces presionadas a hacer sexualmente lo que no quieren hacer, las que están en sus hogares, obligadas a realizar trabajos forzados, las que casi esclavas, no tienen derecho a salir de sus casas so violencia de su pareja, los celos inferidos por personas ajenas a una familia, las injurias, las amenazas, los señalamientos, las mujeres que no son respetadas y las que teniendo resentimientos buscan afectar la vida de los demás, hay miles de factores derivados de la violencia y la maldad humana.

Las mujeres obligadas a contraer matrimonio, forman parte de la violencia sexual, las alumnas obligadas por el maestro para no ser reprobadas, las que son obligadas a tener sexo por dinero en las calles y luego se sube su video o fotografías de su desnudez, las que son contagiadas de enfermedades sexuales, las que tienen VIH, las que sufren siendo niñas la violencia intrafamiliar, las que son abusadas de muchas formas, las que son tocadas en el servicio público, las que les chiflan en la calle por su vestimenta, las que son abordadas por lascivos que las siguen en las calles.

En fin, hay muchas formas de violencia que hay que ir tipificando para que las normas establezcan todas y cada una de ellas, así, no podemos dejar de pensar en las mujeres que están en el ejército, las que son fiscales, las que son jueces, las que tienen problemas y sostienen un servicio público, las que son criticadas y violentadas en su dignidad por los medios de comunicación.

Hay mujeres que son explotadas, que siendo mujeres extranjeras, son sometidas como inmigrantes a prestar servicios sexuales, mujeres sin derechos humanos, tratadas como objetos sexuales, como simples mercancías en manos de quienes las explotan y buscan beneficios económicos a costa de ellas.

Hay un compromiso del estado, el deber de prevenir esta violencia, la falta de acciones sociales, la falta de este deber de prevenciones sobre el tema de los derechos humanos deben estar junto a los órganos del estado y jurisdiccionales, tener en cuenta que ya es necesario CREAR un organismo conjunto que vele constantemente por los derechos humanos de las mujeres que no ha existido por mucho tiempo en Oaxaca.

Es por ello, que la Comisión de Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca, con todas sus omisiones en este rubro, ha contribuido a que estos derechos humanos no se respeten en Oaxaca.

Es insuficiente su trabajo, ineficiente en todos sentidos, en el respeto simplemente de la mujer y sus derechos humanos, mientras la violencia sigue siendo cada vez más alta en nuestro Estado de Oaxaca, ya que no se previene de ninguna forma el riesgo de violaciones a Derechos Humanos.

Por otra parte, es visible la cantidad de mujeres que estudian en escuelas nocturnas, en donde no existe un solo policía, caminan largos y kilométricos caminos para llegar a sus hogares y no existe ni luz, ni seguridad pública, caminando en terrenos despoblados y muchas son víctimas hasta de la delincuencia organizada poniendo en riesgo su honor y sus propias vidas.

La falta de Seguridad Pública que debe ser garantizada por el Estado, la falta de Derechos Humanos y su capacitación a todo sector, que también debe ser garantizado por el Estado, la falta de un compromiso real con los derechos humanos es muy patente en nuestra violenta sociedad. Es la hora de hacer algo ante tanta violencia contra la mujer, no hay mañana, no queremos a ninguna mujer más violentada en su dignidad y sus derechos humanos. Es la hora del Estado para resolver este gran problema en Oaxaca.

 

Esta columna se reproduce en este medio informativo tal cual ha sido concebida por su autor. Las opiniones en ella expresadas no son necesariamente compartidas por este portal.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here