Oaxaca no es de los gobernantes, es de los Oaxaqueños!

0

Sin Concesiones

Humberto Ferrusca

Tenemos en la pródiga tierra Oaxaca, unas expectativas y un desencanto sistémico que ha sido producido por y para los oaxaqueños a través del tiempo, es decir, despertar de un mal sueño en una pesadilla, eso es la cotidianidad de la política estatal, esperamos que algún redentor nos ”rescate” de la debacle en la que nos han sumido los gobernantes estatales o municipales a través del tiempo, con algunas diferencias pero con una consistente conducta de corrupción y soberbia, de arrogancia y desprecio que hace parecer que la constante es la incapacidad y la incompetencia, y estoy convencido que no es así, creo que quienes alcanzan altos cargos están ahí por méritos y capacidades, aunque sin duda esto se puede ver influido por el favor de algún encumbrado personaje que impulsa algún proyecto o persona, pero que sin duda no basa el favor en la sola idea de ocupar un espacio en la administración pública, sino en la respuesta a las necesidades del cargo, a integrar en un equipo poderoso de gobierno a alguien de confianza, o ser considerado parte de ese equipo, la otra vía es, que quien gobierna elige a quienes acompañarán en el proceso de gobierno al amigo o compañero, que dada esa relación y su propia capacidad, harán sinergia para alcanzar el éxito en la gestión, pero, eso simplemente no ha pasado, algo en el proceso impide la adecuada integración, el trabajo armónico, la responsabilidad y la capacidad, se empañan, por el simple empeño de no entender que ser equipo de gobierno no es dedicarse al saqueo, ni dedicarse a quedar bien con el “jefe”, o cumplirle a quien ayudó a llegar al cargo, el problema radica en que todos se han olvidado que trabajan para Oaxaca y los oaxaqueños, que su principal obligación, es cumplir el deber de cumplir, con sus obligaciones como servidores públicos.

En el proceso de deterioro institucional al que estamos sometidos en nuestro estado, llegamos al punto de que la rumorología de los oráculos futuristas, de proyectos de justicia inalcanzables no solo por improcedentes, sino por absurdos, no hay recetas mágicas, no hay soluciones milagrosas, la realidad obliga a entender que el trabajo constante, la disciplina administrativa y la honradez del gobierno es imperativa para iniciar cualquier mejora que deberá de ser en caso de darse, un proceso largo y que requiere un acompañamiento de la sociedad, en la que cada uno de nosotros de acuerdo a nuestras capacidades y potencialidades, debemos ajustarnos también a los mismos principios; trabajo, disciplina, ahorro y honradez son las únicas vías parta alcanzar el progreso, personal, familiar y social, no deben ser agentes distintos los encargados de lograr que la sociedad alcance mejores niveles de vida, no es posible tener gobernantes que se enriquecen con el empobrecimiento institucional, no con el empobrecimiento de la sociedad, despojar del erario a Oaxaca no significa que los oaxaqueños son pobres por esa sola razón, los gobiernos no generan riqueza, no generan empleo, no generan bienes, no influyen en las cadenas de producción ni de comercialización, su participación que es solo normativa no magnifica ni entorpece las tareas de los agentes económicos a menos que asuma una posición injerencista.

En los últimos 12 años en Oaxaca crecimos a una tasa promedio anual de 2%, de acuerdo a los datos del Indicador Trimestral de la Actividad Económica Estatal (ITAEE) pero su crecimiento está por debajo del crecimiento nacional (2.4%), y es el cuarto estado con menor crecimiento, empatado con Baja California, en ese periodo; sólo después de Tamaulipas (1.8%), Chiapas (1.7%) y Campeche (-4.2%). Incluso es superado por su vecino Guerrero, que creció 2.1% promedio anual en los últimos 10 años.

Poco más de 60% de nuestra economía se concentra en las actividades terciarias, es decir, los sectores de servicios y comercio. En especial, se concentra en los servicios inmobiliarios y de alquiler de bienes inmuebles e intangibles y en comercio.

En los últimos 12 años Oaxaca generó cuatro mil 538 empleos formales promedio al año, de acuerdo a los datos de los trabajadores registrados en el IMSS. Es decir, generó sólo 12% de la meta anual de 38 mil 600 empleos anuales que se deben generar en Oaxaca para darle cabida a los jóvenes que se incorporan a la población económicamente activa.

A pesar de que Oaxaca tiene la segunda menor tasa de desempleo (2.1%), sólo por arriba de Yucatán, es el estado con la mayor informalidad laboral,  del total de trabajadores, 74.6% son informales (excluyendo a los trabajadores agropecuarios). Si se incluye a los trabajadores agropecuarios esta cifra aumenta a 82%, además, en los últimos 10 años aumentó su informalidad laboral, de 2006 a 2016 aumentó la tasa de informalidad laboral de 70.4% a 74.6%.

Los sectores con las mayores tasas de informalidad son la agricultura (97.8%), la construcción (89.7%), la industria manufacturera (89.3%) y restaurantes y servicios de alojamiento (88.5%), el porcentaje de los trabajadores que laboran en el gobierno estatal (excluyendo a trabajadores de escuelas, hospitales, clínicas o instituciones de asistencia) disminuyó de 4.4% en 2006 a 3.8% en 2016; Oaxaca es el segundo estado, sólo por debajo de Chiapas, con la mayor tasa de condiciones críticas en la ocupación, es decir, 22.2% de sus trabajadores se encuentran en alguna de las siguientes condiciones: 1) trabajando menos de 35 horas a la semana por razones de mercado (no pueden encontrar otro trabajo), 2) trabajando más de 35 horas semanales con ingresos mensuales inferiores al salario mínimo, 3) trabajando más de 48 horas semanales ganando hasta dos salarios mínimos.

En 2016 el ingreso laboral per cápita en Oaxaca (todos los ingresos laborales entre la población total) es de mil 141 pesos al mes y en 2006 era de 857 pesos. Aunque pareciera un aumento en pesos corrientes, en términos reales es una disminución de 9.9%, ya que han aumentado menos que la inflación en ese periodo. A nivel nacional el ingreso laboral per cápita es de dos mil 46 pesos al mes, la pobreza desde el punto de vista de los ingresos laborales ha aumentado. En 2006 el porcentaje de la población que no podía adquirir la canasta alimentaria (955 pesos al mes en zonas rurales y mil 335 en zonas urbanas) con el ingreso laboral de su hogar era de 59.7%, para 2016 es de 63.2%. Oaxaca es el segundo estado con mayor porcentaje de su población en esta condición, después de Chiapas.

Durante 2014 Oaxaca exportó mil 570 millones de dólares, es el octavo estado con menores exportaciones en ese año, del total de exportaciones en 2014, 60% (940 millones de dólares) provinieron de las exportaciones de aceites de petróleo.

Durante 2015 Oaxaca recibió 180.9 millones de dólares por concepto de inversión extranjera directa, inversión captada principalmente por el comercio. Dicha inversión representó 0.6% de la IED que recibió el país durante ese año.

Nuestra deuda pública reportada a la SCHP: entre 2006 y el primer trimestre de 2016 Oaxaca incrementó el monto de su deuda pública como porcentaje de su PIB en 3.4 puntos porcentuales al pasar de 0.9% a 4.4% de su producción, mientras tanto, el incremento a nivel nacional como porcentaje del PIB fue de 1.3 puntos porcentuales, al pasar de 1.6% a 2.9% de la producción nacional durante el mismo periodo.

En términos de valores, la deuda pública reportada por Oaxaca a la SHCP aumentó de mil 506.2 millones de pesos en 2006 a 12 mil 756.8 millones de pesos en el primer trimestre de 2016. El incremento más alto durante este periodo en términos relativos se dio entre 2006 y 2007, al pasar de mil 506.2 millones de pesos a cuatro mil 245.3 millones de pesos, incremento de 182%. Asimismo, entre 2012 y 2013 la deuda pública de Oaxaca se aumentó sustancialmente al pasar de cinco mil 660.4 millones de pesos a 10 mil 154.7 millones de pesos, un crecimiento de 79%, Oaxaca ha contraído dicho nivel de deuda entre 2006 y 2016 a una tasa de interés promedio ponderada de 6.9%.

Entre 2006 y 2015 Oaxaca recibió por concepto de participaciones pagadas a entidades federativas (Ramo 28) un promedio de 11 mil 918 millones de pesos anuales. El promedio de participaciones otorgadas a las entidades en total durante el mismo periodo fue de 461 mil 661 millones de pesos, por lo que Oaxaca ha recibido en promedio 2.6% de las aportaciones totales en los últimos 10 años, asimismo, a través del Ramo 33 (Aportaciones Federale) la federación transfiere recursos a los estados y municipios condicionando su gasto al cumplimiento de ciertos objetivos (Fondo de Aportaciones para la Nómina Educativa y Gasto Operativo, Fondo de Aportaciones para los Servicios de Salud, Fondo de Aportaciones para la Infraestructura Social, entre otros). Oaxaca ha recibido por concepto de Aportaciones federales entre 2006 y 2015 un promedio de 24 mil 006 millones de pesos anuales, lo cual representa 4.9% del total de aportaciones que la federación ha hecho en promedio en total a todos los estados anualmente.

La tasa de analfabetismo en la población mayor a 15 años es de 13.3%, mientras que a nivel nacional es de 5.5%.

De acuerdo con el Sistema de Información para la Planeación del Desarrollo del Estado de Oaxaca, que utiliza los datos correspondientes a la Encuesta Intercensal 2015 del INEGI:

40.65% de las viviendas particulares utilizan combustible para quemar leña o carbón sin chimenea, lo cual tiene un impacto negativo en el medio ambiente e incrementa la susceptibilidad a padecer enfermedades de las vías respiratorias, 25.06% de las viviendas particulares en Oaxaca no disponen de drenaje; es decir, una cuarta parte de las viviendas en el estado, 49.46% de la población ocupada en el estado recibe hasta dos salarios mínimos como retribución por su trabajo, 16.5% de la población de 15 años y más en Oaxaca cuenta con primaria incompleta, 16.9% de la población en Oaxaca no tiene acceso a ningún tipo de servicio de salud.

De acuerdo con la Encuesta Intercensal 2015 del INEGI, en términos de servicios de salud:

81.7% de la población en Oaxaca está afiliada a algún sistema de salud, de los cuales, 14.58% pertenecen al sistema IMSS, 6.99% pertenecen al sistema ISSSTE e ISSSTE estatal, 1.48% pertenecen al sistema Pemex, Defensa o Marina, 78.34% pertenecen al sistema Seguro Popular o para una Nueva Generación, 0.70% pertenecen a alguna institución privada, la suma de estos porcentajes supera el 100% debido a las personas que están afiliadas en más de una institución de salud.

Con quien y para que queremos hacernos cargo del panorama, que en términos generales es desconocido hasta para los servidores públicos, pensar que un iluminado con aspiracionales ideas luminosas y revolucionarias podría revertir el proceso de deterioro por un solo acto de voluntad es absurdo por decir lo menos, se requiere planeación, trabajo, compromiso, responsabilidad, honestidad, un gran equipo de colaboradores capaces y profesionales y el indiscutible concurso de la sociedad en general, Oaxaca no es de los gobernantes, es de los Oaxaqueños!

@FerruscaOax

Esta columna es reproducida en este medio informativo tal cual ha sido concebida por su autor.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here