¿Por qué son tan importantes las elecciones de hoy en EEUU?

0

La campaña más cara en la historia de las elecciones de medio mandato en Estados Unidos tiene las horas contadas. Millones de estadounidenses acuden este martes a las urnas para renovar el Congreso de la nación, pero también la gran mayoría de los parlamentos estatales, una treintena de cargos de gobernador y numerosos ayuntamientos.

El presidente Donald Trump no está en ninguna de las papeletas, pero estos comicios son también un juicio a su gestión y determinarán su capacidad para legislar en los dos próximos años. Todos los indicios apuntan a una elevada participación, superior al 37% del electorado que votó en las legislativas del 2014. Los demócratas aspiran a darle la vuelta al mapa político, aprovechando el rechazo visceral que Trump genera entre sus bases.

La batalla por el Congreso

El plato fuerte de estas elecciones se dirime en el Congreso. Se renuevan los 435 escaños de la Cámara de Representantes y algo más de un tercio en el Senado, 35 de los 100 escaños, dado que se disputan también dos elecciones especiales por la renuncia antes de tiempo de los senadores que los ocupaban.

Los republicanos tienen actualmente mayoría en las dos cámaras: 51-49 en el Senado y 235-193 en la Cámara de Representantes, donde hay siete escaños vacantes. El control del Capitolio les ha permitido legislar sin buscar consensos, aunque las disensiones internas dentro del partido y la pírrica mayoría que ostentan en la Cámara alta les ha impedido aprobado demasiadas leyes de calado.

El control de los estados

En un sistema federal como el estadounidense, las decisiones adoptadas en los parlamentos estatales son casi más importantes para la vida del ciudadano que las que llegan del Congreso federal. Pero también tienen mucha influencia para determinar el resultado en las elecciones nacionales por su capacidad para redefinir los contornos de las circunscripciones electorales, una práctica que se conoce como ‘gerrymandering’. Consiste esencialmente en modificar las fronteras de la circunscripción en función del perfil demográfico de su población para beneficiar las opciones electorales del partido que manda.

Los conservadores controlan actualmente 33 de los 50 estados, además de dos tercios de los escaños en los parlamentos estatales. En estas elecciones se renueva 36 cargos de gobernador, 23 de ellos ocupados actualmente por republicanos. Las batallas en FloridaOhioMichigan o Pensilvania se seguirán muy de cerca porque todo ellos son estados sin un color político definido, de modo que el resultado podría servir para predecir lo que sucederá en las presidenciales del 2020.

La predicción de las encuestas

Los demócratas confían en una ola azul para darle la vuelta al mapa político, pero las encuestas no son del todo concluyentes. Tienen un 85% de probabilidades de recuperar la Cámara de Representantes, según la media de los sondeos de ‘FiveThirtyEight’. La última encuesta de la CBS les da 225 escaños, siete más de los que necesitan para la mayoría, aunque en 13 de los distritos el margen de error es amplio.

En el Senado, sin embargo, sus probabilidades no pasan del 14%. En gran medida porque sus representantes defienden la gran mayoría de escaños en juego y 10 de ellos se libran en estados donde Trump ganó en 2016. La campaña del presidente en los últimos días ha estado más centrada en asegurar el Senado que en darle la vuelta a los sondeos en la Cámara de Representantes.

El control de los estados

En un sistema federal como el estadounidense, las decisiones adoptadas en los parlamentos estatales son casi más importantes para la vida del ciudadano que las que llegan del Congreso federal. Pero también tienen mucha influencia para determinar el resultado en las elecciones nacionales por su capacidad para redefinir los contornos de las circunscripciones electorales, una práctica que se conoce como ‘gerrymandering’. Consiste esencialmente en modificar las fronteras de la circunscripción en función del perfil demográfico de su población para beneficiar las opciones electorales del partido que manda.

Los conservadores controlan actualmente 33 de los 50 estados, además de dos tercios de los escaños en los parlamentos estatales. En estas elecciones se renueva 36 cargos de gobernador, 23 de ellos ocupados actualmente por republicanos. Las batallas en FloridaOhioMichigan o Pensilvania se seguirán muy de cerca porque todo ellos son estados sin un color político definido, de modo que el resultado podría servir para predecir lo que sucederá en las presidenciales del 2020.

La predicción de las encuestas

Los demócratas confían en una ola azul para darle la vuelta al mapa político, pero las encuestas no son del todo concluyentes. Tienen un 85% de probabilidades de recuperar la Cámara de Representantes, según la media de los sondeos de ‘FiveThirtyEight’. La última encuesta de la CBS les da 225 escaños, siete más de los que necesitan para la mayoría, aunque en 13 de los distritos el margen de error es amplio.

En el Senado, sin embargo, sus probabilidades no pasan del 14%. En gran medida porque sus representantes defienden la gran mayoría de escaños en juego y 10 de ellos se libran en estados donde Trump ganó en 2016. La campaña del presidente en los últimos días ha estado más centrada en asegurar el Senado que en darle la vuelta a los sondeos en la Cámara de Representantes.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here