Siempre son días de muertas.

0

Ivonne Matteo

Entre las festividades que culminan cabe bien recordar a las más de 95 mujeres que han perdido la vida violentamente tan sólo en lo que va del año. La impunidad e indiferencia son quienes sepultan sus cuerpos en Oaxaca.

“De nada sirven los pronunciamientos del Gobernador si no hay  justicia” señala Ximena Avellanada, presidenta del Grupo de Estudios para la Mujer Rosario Castellanos, y con desasosiego se cuestiona cómo es posible que si más del 50 por ciento de la población pertenece al sexo femenino sea este el grupo más violentado.

Miles de mujeres marcharon disfrazadas de catrinas en la ciudad de México, eran catrinas aciagas y enardecidas que con firmeza gritaron ¡Vivas nos queremos!

Al mismo tiempo, las integrantes de diversas organizaciones feministas en el estado se reunieron en la alameda para realizar el ritual del Día de todos los Santos en memoria de las fallecidas, jurándose a sí mismas y a las que yacen debajo de la tierra, no dejar de luchar hasta alcanzar la justicia.

Y es que de acuerdo con la Comisión Nacional de Derechos Humanos(CNDH) siete de cada 12 asesinatos de mujeres que se registran en América Latina ocurren en México, y la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos contra la Mujer por Razón de Género subraya que cada dos horas una mujer es violentada en Oaxaca, posicionando al estado entre los primeros cuatro donde más feminicidios se ejecutan.

Los tiempos no son los mismos, por un lado la mujer tiene más espacios para adquirir información y tomar conciencia sobre sus derechos y libertades, pero a la par la violencia ha aumentado, las mujeres son asesinadas por vivir esa libertad, por vestirse, pensar y actuar enfrentando viejas prácticas, “La sociedad no acepta nuestras libertades y el estado no garantiza nuestros derechos” condena Elizabeth Mosqueda del Consorcio para el Diálogo parlamentario y la Equidad en Oaxaca.

Desde enero y hasta inicios de noviembre, GesMujer tiene un registro de 98 mujeres asesinadas violentamente, la mayoría de estas en la región de Valles Centrales. “Hay impunidad y permisividad. El hombre violenta porque sabe que no se le castigará” señala la presidenta.

Lamentablemente, los hombres tampoco aceptan la responsabilidad ni la gravedad de la situación que hoy vive el sexo femenino. De acuerdo con Lidia Marusia Andrade, titular del Centro de Reeducación para Hombres que Ejercen Violencia contra las Mujeres, durante este año se han brindado tratamiento psicológico y realizado actividades de concientización para 93 hombres que han violentado a una mujer,  sin embargo más de la mitad de ellos asisten por mandato judicial y no por voluntad.

Surge la necesidad de no ignorar que las mujeres ya no pueden caminar con tranquilidad en la entidad, que la inseguridad golpea a todo ser humano pero que son ellas quienes más vulnerabilidad presentan. Se debe aceptar que el estado está fallando y que los reclamos de las organizaciones no gubernamentales exigiendo justicia se deben atender con prontitud y efectividad, la impunidad lo único que deja a la vista es la fractura social y la mediocridad institucional en la que se encuentra Oaxaca.

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here