“Un planeta dentro de otro planeta”: el estudio que confirma que el núcleo interno de la Tierra es “sólido y blando”

0

Regresa a tus épocas de colegio y trata de recordar lo que te enseñaron sobre las capas que conforman el planeta Tierra.

Si no recuerdas nada no te preocupes, pues un nuevo hallazgo sugiere que debemos replantear lo que hasta ahora sabíamos del núcleo interno del planeta.

Un equipo de científicos de la Universidad Nacional de Australia afirma que obtuvieron las pruebas para confirmar que el centro de la Tierra es sólido, algo que hasta ahora era solo una sospecha.

Descubrieron, además, que es sólido y más blando de lo que se pensaba.

“Esto significa que se puede deformar más fácilmente y tiene varias implicaciones para entender sus composición mineral y el interior profundo de la Tierra”, le dice a BBC Mundo el ingeniero físico Hrvoje Tkalčić, coautor de la investigación.

Entre las implicaciones que menciona Tkalčić están la comprensión de fenómenos como la rotación del núcleo central respecto al manto de la Tierra, los cambios en la duración de los días y el campo geomagnético que influye directamente sobre la vida en la superficie de la Tierra.

“El núcleo central de la Tierra es una profunda cápsula del tiempo, desde la cual podemos entender el pasado, el presente y el futuro del planeta”, dice Tkalčić.

Tkalčić describe el núcleo central como “un planeta dentro de un planeta”.

“Es una esfera caliente con una masa de cien quintillones (1 seguido de 30 ceros) de toneladas de hierro y níquel que yace a 5.150 kilómetros debajo de nuestros pies, a la espera de ser descubierta”.

Por ahora llegar a esas profundidades resulta imposible, así que la manera de aprender del núcleo interno es a través de las ondas sísmicas.

La clave estuvo en analizar las llamadas “ondas J”, un tipo de onda que solo puede viajar a través de objetos sólidos.

Hasta ahora, la rigidez del núcleo central no estaba bien determinada porque no había una observación directa de las ondas que lo atraviesan.

“Con este estudio lo logramos”, explica Tkalčić. “Detectamos la presencias de ondas J, medimos su velocidad en el núcleo central y con base en ello, obtuvimos una medida de su rigidez”.

De acuerdo con la revista Science, donde fue publicado el estudio, este hallazgo “concluye 80 años de búsqueda de la prueba de la solidez del núcleo central”.

Las ondas J del interior de la Tierra son tan pequeñas y débiles que siempre ha sido el “Santo Grial” que los sismólogos han querido hallar.

En este caso, en vez de buscar la llegada directa de ondas J, Tkalčić y su colega Thanh-Son Phạm se enfocaron en hallar las similitudes entre varios de sismogramas ubicados en distintas partes del mundo.

Esto les permitió construir una “huella digital” de las ondas sísmicas de la Tierra, a partir de la cual pudieron detectar las ondas J y medir su velocidad con una certeza sin precedentes.

El hallazgo, aunque resulta prometedor, hace que surjan nuevas preguntas.

“Aún nos queda saber cuál es la causa física de que el núcleo central sea menos rígido de lo que esperábamos”, dice Tkalčić.

“Aún estamos en una etapa de descubrimiento sobre su composición química, qué otros elementos además del hierro y el níquel la componen, de qué tamaño son los granos, qué tan rápido se solidifican, qué tan viejos son…”.

En todo caso Tkalčić es optimista.

“La comprensión de otros planetas se basa en la comprensión de nuestro propio planeta, y un día, cuando la humanidad se embarque en ese viaje espacial en busca de nuevos mundos, ese viaje será posible gracias a este conocimiento”.

BBC

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here