“UTILIDAD DE LA FILOSOFÍA DEL DERECHO”

0

Desarrollar un análisis reflexivo sobre la “Utilidad de la Filosofía del Derecho” implica observar detenidamente el panorama de la Ciencia Jurídica, que es preciso delimitar el campo de actividad de la Filosofía General, para saber cómo la Filosofía del Derecho ejerce los mismos postulados pero en específico en el derecho.

Si la gran concepción de objetos ideales, de normas, de preceptos, pueden ser considerados como útiles en el derecho, concebidos reflexivamente por una mente jurídico-racional, que orienta a soluciones o a definiciones propiamente coronando a la Filosofía del Derecho por sobre otras disciplinas y ramas del mismo derecho, obliga a pensar que la Filosofía del Derecho es una meta ciencia, que analiza los conceptos más allá de su significado material, objetivo, que es una ciencia del ideal jurídico, como define la belleza de la Justicia, de la ratio iuris o más allá de la norma o del concepto jurídico.

Por tanto, construir una Filosofía del Derecho, implica romper paradigmas, abrir nuevas puertas al entendimiento humano en lo jurídico para orientar a un grupo humano que culturalmente tiene que desarrollar el derecho hasta sus últimas consecuencias.

La Filosofía del Derecho es una ciencia que requiere necesariamente de reflexión jurídica, de análisis de las sociedades, del auxilio de otras disciplinas que conlleven a la realización exacta de conceptos que se construyen con doctrinas, teorías, normas, contenidos jurídicos y datos que orienten a la verdad jurídica o del derecho.

Considero que no solamente la moral sino la ética, la lógica jurídica, la interpretación y argumentación que nace en cada concepto del derecho debe servir para enfocar debidamente la Filosofía que el derecho requiere, es decir, crear Filosofía Jurídica no es nada fácil, ya que se tiene que recurrir a la praxis del derecho en sus diversas materias.

Por lo que no podemos partir de criterios erróneos, antiéticos, deshonestos con nuestro raciocinio humano, mucho menos concebir criterios arbitrarios para una Filosofía del derecho que requiere solución a cada problema que se presenta en la práctica diaria del derecho, considerando que lo irracional se transforma en arbitrario, amoral, injusto e inequitativo. Por lo que la Filosofía del Derecho debe ser una disciplina que le de vida y fundamento al derecho que es una forma de vida como tal, por lo que, esta materia pretende cambiar al individuo, a la sociedad, a las instituciones, la seguridad pública, la paz, el bienestar social, la justicia social, esta disciplina debe formar criterios nuevos orientados éticamente para que el porvenir del derecho sea realmente aceptado como buen derecho, es la disciplina que todo profesional del derecho debe conocer para dar criterios ciertos y verdaderos, éticos y morales, jurídicos y sociales.

El Derecho se va fundamentando conforme va evolucionando el derecho a un fin social, sin embargo, no es dable dejar de lado la ética, la lógica, la deontología, la axiología, el deber ser de la norma, la semiótica, la hermenéutica, por lo que la Filosofía del derecho, echa mano de varias disciplinas del derecho para ir perfeccionando su doctrina, su teoría y más aún su propia filosofía. Si bien es cierto que la Filosofía del Derecho, parte del cuestionamiento de los fines del Derecho mismo, como la paz, la justicia social, la libertad, podemos afirmar que es una experiencia jurídica al servicio de los llamados operadores del derecho.

Cumple funciones sociales, está inspirada en principios morales que más bien deben perfeccionarse como éticos ya que la moral es cambiante y la ética debe ser útil para ser efectiva para ser valorada como ciencia filosófica.

Si la Filosofía del Derecho inicia con el hecho jurídico, la existencia y la praxis de las normas jurídicas, debemos entonces darles forma epistemológica, lógica argumentativa, debemos expresar esta disciplina con las ciencias de apoyo a la construcción de la Filosofía del Derecho. Estudiar el pensamiento filosófico jurídico, es desentrañar la realidad que existe en la democracia, en la justicia misma, si la reflexión conlleva a dar nuevos conceptos y acuñar nuevas ciencias en el derecho, la Filosofía Jurídica es un gran apoyo para abrir nuevos paradigmas en el desarrollo científico.

Por tanto, todas las disciplinas del derecho, estudiadas elemento a elemento,  concepto a concepto, dato a dato, partiendo desde el estudio del estado, la propiedad, la ley, derechos, etc., nos dan el referente obligado para reflexionar jurídicamente hacia nuevos conceptos que se van acuñando a medida que evoluciona el pensamiento humano, en lo jurídico.

En la historia del pensamiento humano, la Filosofía del Derecho ha estado presente, así como en las diferentes teorías de la justicia, sin embargo, el pensamiento filosófico se debe desentrañar de lo político, para que sea propiamente jurídico, esto, conlleva a determinar que la Filosofía del Derecho debe comprender conceptos elevados, conceptualmente y en estricto jurídicos, que nos orienten a la evolución de conceptos filosóficamente correctos, lógicos en el derecho.

En la actualidad, los fundamentos filosóficos de los Derechos Humanos, descansan en la dignidad humana, que ha evolucionado en su conceptualización hasta la protección del medio ambiente, los derechos cibernéticos, la bioética en el derecho o el derecho urbanístico, que requieren de nueva filosofía del derecho para perfeccionarse constantemente. Las relaciones que guarda el mismo Derecho con otras disciplinas, como la antropología, psicología, medicina, urbanismo, ecología, etc, nos hacen reflexionar en su avance, evolución y desarrollo de pensamientos nuevos en la Filosofía del derecho, hacia la construcción de nuevos paradigmas.

Elaborar por tanto una Filosofía del Derecho, tiene obligadamente que ver con la ética, con la lógica, con la epistemología, saber prever con claridad y orden, certidumbre y verdad todo su objeto de estudio, marcar un nuevo horizonte de reflexión pues debe aclarar confusiones, explicar conceptos o realidades que están fuera de alcance de cualquier otra ciencia jurídica.

Si la filosofía atiende el ideal conceptual, es su función perfectible a cada dato, es concebible perfecta en su descripción, mejorar la vida social implica pensar con criterios de perfección, por lo que perfeccionar conceptos, instituciones, y para hacer más pacíficas las relaciones entre los hombres es todo un reto dado que las sociedades se conjugan con millares de ideas, conceptos o características diversas.

La Filosofía del Derecho es una ciencia formativa pero además busca soluciones a la realidad jurídica existente y da soluciones conforme a la praxis del derecho. Las expectativas de Justicia o de Derechos Humanos, son una expectativa de derecho que no ha sido respetada con valores de Verdad, de Bondad, de Justicia, mucho menos de ética, debemos acudir no sólo a la Jurisprudencia, sino a la Filosofía del Derecho que aclara, da luces al entendimiento jurídico y humano, de dignidad, de grandeza del derecho frente a las contingencias o gran violencia social que se presenta en la práctica.

La espada de Salomón, el derecho estudiado, debe ser recto, útil, ético, cortante de violaciones para satisfacer las necesidades de Justicia, por lo que la rectitud, la brillantez del Derecho, debe usarse con sabiduría, con la ciencia que la lógica indica para interpretar el problema, la norma, su aplicación, su interpretación y argumentación correcta y verdadera.

Finalmente, el usuario del Derecho, el operador del derecho, llámese Juez, Abogado, Licenciado en Derecho, Secretario Ministerial o Fiscal, o quien esté involucrado en la interpretación y aplicación de una norma o descripción de un gran problema, necesariamente tienen que recurrir a salidas conceptualmente científicas, correctas, verdaderas, asertivas, en donde la Filosofía del Derecho es aplicable ya que reflexionar los valores del Derecho, junto a la Jurisprudencia, razonar el derecho es tarea de esta gran materia, considerada sagrada para todo el derecho, la Filosofía del Derecho, es un gran instrumento para poder transformar el mismo derecho, la gran ilusión de la práctica de cada Derecho Humano, debe servir para estructurar un discurso atinado donde el Derecho se ejerza conforme la Dignidad Humana, fuente inagotable de ética, de lógica, de evolución del derecho revolucionario francés, que proclama la igualdad de todos los hombres y que acude a transformar nuestras normas constitucionales para dar un resultado ético y de poder ciudadano.

Si el metalenguaje, la metáfora llevada a rango de Justicia, un día puede o podrá ser posible si concebimos a la retórica científica a la Filosofía del Derecho, como un regalo ético, limpio, puro, lleno de belleza para admirar y contemplar el derecho como algo sagrado, elevado, lleno de  conceptos aún indescifrables y que solamente la ciencia del derecho, su teoría jurídica o las ciencias jurídicas aún no descubiertas, nos llevarán a la gran casa de la justicia en donde los paradigmas solamente se abrirán como puertas a quienes porten la llave de oro de la Filosofía del Derecho, para combatir el genocidio, la esclavitud, las formas de violencia que denigran al ser humano, los barbarismos, las intolerancias en su dignidad e integridad humanas. GRACIAS DR. FERNANDO CORONADO FRANCO, por enseñarme tan maravillosa disciplina de Amor Científico al Derecho

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here