CARGANDO

Escribe para buscar

Humberto Ferrusca

…100 días?

Compartir

“SIN CONCESIONES”….  Humberto Ferrusca

La idea de “los primeros 100 días de gobierno” de cualquier “gobierno”, es más una estrategia de comunicación institucional, que un resumen de acciones y resultados, quizá sirva solo para enmarcar mejor los deseos, las posibilidades y sus capacidades. Los primeros cien días de gobierno, que marcan la llegada de un nuevo proyecto, representan un desafío que define la posibilidad de desarrollar las propuestas y concepciones ideológicas y programáticas, los objetivos de los primeros días de gestión deberían asegurar un control efectivo de la administración, una señal clara a los poderes reales y sus intereses, y un compromiso de transformación hacia los ciudadanos, y eso ni ha pasado ni lo vimos en Oaxaca.

El pueblo de Oaxaca y su actual gobernador son muy diferentes por muchos aspectos, pero si encarnaran un ideal común, podrían aparecer como equivalentes; pues un ideal común sería visto entonces como lo que hay de más esencial en ellos y relegaría a un segundo término todos los aspectos por los cuales divergen el uno del otro, pero al menos hasta este momento, pareciera que hay un empeño en señalar o acentuar más las diferencias que las convergencias a pesar de los esfuerzos personales del propio gobernador y su familia no solo por legitimarse en la acción pública sino también como oaxaqueño, el novel gabinete que le acompaña, tanto el legal como el ampliado, en lo general se han mostrado incapaces, sin solvencia; su equipo de amigos (que no es el mismo) que desconocen la vida política y social de Oaxaca aunque su origen sea oaxaqueño, no cuentan con la experiencia para lidiar con la beligerancia y los costales de mañas que organizaciones, líderes sociales, actores políticos, autoridades municipales y agrarias portan y que creen que se instalaron en la corte de los Luises en Versalles y no en uno de los estados más pobres, atrasados y lacerados de este país, pero los amigos y los gabineteros tienen en común no solo su falta de sensibilidad, sino su esnobismo, su gusto por el dinero, su proclividad a la corrupción, su soberbia y su insolencia, su gran inconciencia que los hace creer que fueron acogidos en la gloria del Señor y como él, por ese acto son también infalibles, sin cerciorarse del daño que hacen al titular del ejecutivo estatal, a quien le podemos seguir otorgando el beneficio de la duda, pero preocupa que si ellos no son conscientes de lo que hacen, alarma que el gobernador ni siquiera lo perciba, sabemos las condiciones en las que recibió el estado, pero a pesar de eso tiene incrustados a algunos de los cómplices con los que contó Gabino desde la LXII Legislatura, para muestra, un presidente municipal de la costa que ya ha creado tensiones innecesarias que incluyeron difunto en la región y otro en la cartera más importante del gabinete que tiene secuestrado al estado mediante marchas, protestas y tomas que lo hacen ver absolutamente inútil, rebasado e incompetente, a este caballero le podemos reconocer su capacidad estratégica, su astucia, y seguramente muchas otras capacidades, pero también le reconocemos su pragmatismo sus historias de corrupción y su salida fácil, negociar todo con dinero, y cuando se inician las negociaciones así se termina a merced de los negociantes pues no habrá dinero que alcance, ha llevado a la mesa del gobernador que debiera ser la última instancia, a cualquier grupo de gritones (sin descalificar sus causas) que hagan suficiente ruido y generen suficientes problemas, pues si hasta el inútil de Gabino mediante el gobierno federal puso quietos a la Sección XXII que son los mejores amigos de Oaxaca y que ya le quitaron al gobernador el margen de acción, y que les devolvió sus “privilegios” y el acceso al dinero que urgía obtuvieran para que no se extinguiera ese responsable y comprometido movimiento social que tantos beneficios ha traído al estado, a sus niños y a sus jóvenes.

El discurso de campaña con sus ejes temáticos y los compromisos contraídos que dieron los resultados que obtuvo el gobernador, deben legitimar en resultados y acciones de gobierno cualquier cosa que pretenda emprender, pero debe tener claro que él no es el peje, él si ganó y las tareas de campaña ya terminaron, el primero no dejara de hacer campaña durante los próximos 7 años y Alejandro debe dar satisfacciones a sus electores, respuesta a los oaxaqueños y ejemplo a sus detractores, en la sensibilidad popular las cosas aun no marchan, incluso para muchos ni siquiera han arrancado, ha sido un gobierno que solo ha hecho acuerdos y co gobierna a través de acciones del gobierno federal, ha concluido obras que se quedaron en la papelera y/o en proceso, no ha actuado en contra de los que dejaron al estado postrado y en quiebra, la sequía le complica el futuro, la delincuencia organizada sigue rampante y en acción en calles de regiones y municipios asi como al interior de su gabinete, invitar paletas socializa al personaje pero no satisface las necesidades, los primeros 100 días nos muestran un personaje deseoso, comprometido, pero aun sin resultados, no como dice el ex líder del sol azteca, que si tuviera vergüenza cerraría la boca, pues su actuación como cómplice de la pasada administración no le da autoridad moral ni para ver de frente, aunque la desvergüenza se lo permita y que habla de falta de resultados por 100 días pero que calló el fracaso y el saqueo de seis años, o como el senador y dirigente de un partido que acusa a todos de todo, que emprende todo con todos, pero que hace mutis respecto a las complicidades y compromisos que lo proyectaron al lugar que hoy ocupa.

Gobernador, revise sus prioridades y primordialmente las de Oaxaca y los oaxaqueños, véase en el ejemplo de su amigo el presidente de la Republica y el fracaso de su estrategia de comunicación, no la replique en Oaxaca, no haga actos bonitos o monumentales en los que solo lleva aplaudidores que quizá tengan compromiso pero que fundamentalmente tienen solo salario y avidez por avanzar en la política, el poder o el dinero y aplauden a todo aunque no valga nada, eso ofende no solo a la necesidad y las esperanzas de la población, ofende hasta a la inteligencia del pueblo, un acto para difundir 100 días y aparecer con camisa campañera y mangas arremangadas, rodeado por cortesanos ataviados a todo lujo con tal de aparecer en la foto y preocupados por hacer que los vean ahí y difundirlo en las redes, fue un acto absolutamente snob, vacuo, sin contenido y que nos muestra que el concepto de la política que hay en ese equipo, solo nos deja un sabor de boca poco agradable, lo que hemos visto en 100 días y lo que quisieron decirnos que paso en ellos son cosas diferentes, los de la realidad son unos y los de la historia del acto son otros …100 dias?

Etiquetas:

También podría gustarte

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Historias relacionadas

error: ¡El contenido está protegido!