CARGANDO

Escribe para buscar

Agenda CIO General Local

Aviadores y empresas fantasma pulverizan recursos de Salud, acusa líder sindical en Oaxaca

Compartir

 

Álvaro Morales

Al menos 30 por ciento de la nómina que conforman los Servicios de Salud de Oaxaca (SSO) está integrada por aviadores, ya sean ex funcionarios que ostentaron altos cargos al interior de la dependencia desde el sexenio de Heladio Ramírez López, hace 35 años, o recomendados, amigos o familiares que han sido incorporados a la nómina tanto por las actuales como las pasadas autoridades, denunció el secretario de Organización de la Sección 35 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Secretaría de Salud (SNTSA), Carlos Alberto Pérez Bautista.

Heladio Ramírez López, político priísta, ex gobernador de Oaxaca.

La anterior, así como la comisión de otros actos ilegales, como el desvío de recursos a través de la contratación de empresas fantasma para la supuesta realización de obras o la presunta adquisición de medicinas, pueden explicar por qué la Secretaría de Salud de Oaxaca vive actualmente un colapso financiero, que mantiene, de nueva cuenta, a los hospitales sin medicinas ni insumos, a pesar de los recursos multimillonarios por más de 40 mil millones de pesos que ha recibido el sector salud de Oaxaca durante los últimos 15 años.

Pérez Bautista, ex delegado sindical en el Hospital Civil, sostuvo en entrevista con Agenda CIO, que si las autoridades efectuaran una auditoría a la nómina de aquella dependencia, encontrarían en ella a servidores públicos que desempeñaron algún rol en su interior hace 35 años y que hoy continúan cobrando sin trabajar, en actos “inadmisibles”.

Este lunes, CIO Información reportó que durante los últimos tres sexenios, el presupuesto ejercido por los Servicios de Salud de Oaxaca (SSO) se ha cuadruplicado, al pasar de mil 879 millones de pesos ejercidos durante el periodo fiscal 2005 a 7 mil 716 millones de pesos previstos para este 2021, de acuerdo con información de la Cuenta Pública y del Presupuesto de Egresos del Estado de Oaxaca.

A pesar de ello, el director de aquella entidad gubernamental, Juan Carlos Márquez Heine, anunció la semana pasada que la dependencia pediría una ampliación presupuestal de mil 600 millones de pesos durante 2021, a efecto de que no caiga en un colapso presupuestal, que incluiría el dejar de pagar un porcentaje de la nómina.

“No hay transparencia en el manejo de esos recursos (recibidos por los Servicios de Salud de Oaxaca); no sabemos en qué se están gastando… en los hospitales y los centros de salud no existen medicamentos ni material de curación; tampoco insumos ni equipo de protección para los trabajadores.

“En esta pandemia (de Covid 19) ha existido el pretexto ideal para hacer una (supuesta) inversión de recursos de miles de millones de pesos que manda la Federación, (pero) si tú le preguntas a un trabajador si él ha recibido equipos de protección para poder atender a la población te va a decir que no”, sostuvo el dirigente.

Los reportes de las cuentas públicas de 2010 a 2020, consultados por Agenda CIO, indican que, en esa década, los secretarios de salud de Oaxaca han administrado más de 41 mil 862 millones de pesos, sin que existan documentos que precisen cuál fue el destino de ese monto.

CIFRAS

En 2005, la Secretaría reportó un gasto en los Servicios de Salud de Oaxaca (SSO) por mil 879 millones de pesos; en 2006, la erogación creció a 2 mil 730 millones de pesos, y en 2007, permaneció en 2 mil 414 millones de pesos.

En 2008, la “inversión” en todo el sector salud de a Oaxaca y en asistencia social fue de 4 mil 568 millones de pesos; en 2009, de 6 mil 311 millones de pesos y en 2010, de 2 mil 783 millones de pesos.

Durante el gobierno de Gabino Cué Monteagudo, el gasto en el sector salud de Oaxaca fue de, según los reportes, de 2 mil 380 millones de pesos, en 2011; 3 mil 407 millones de pesos, en 2012; 4 mil 38 millones de pesos, en 2013; 4 mil 204 millones de pesos, en 2014; mil 751 millones de pesos en 2015 y 4 mil 266 millones de pesos en 2016.

Empresas fantasma venden desde medicinas hasta papelería, afirma

“Existen situaciones que hemos denunciado de manera personal”, agregó, al respecto, Pérez Bautista.

“Existen en este momento empresas fantasma que están vendiéndole a salud desde material de curación hasta medicamentos, equipamiento para los hospitales, equipamiento para los laboratorios, papelería; (existen) constructoras fantasma que están entrando a robarse el presupuesto… no vemos nosotros por ningún lado ninguna obra importante en los SSO”, lamentó.

En la actual administración estatal, de acuerdo con los informes financieros, los SSO recibieron 4 mil 454 millones de pesos en 2017; 5 mil 163 millones de pesos en 2018; 5 mil 709 millones de pesos en 2019 y 6 mil 707 millones de pesos en 2020. A ellos, deben sumarse 7 mil 716 millones de pesos presupuestados para este 2021.

“Como siempre, se han prometido la terminación de muchas obras que están inconclusas, obras que en su momento fueron creadas por una necesidad de atención a la población y que por cuestiones políticas no se han terminado.

“Ha venido gente, incluso, de la Dirección de Infraestructura del gobierno federal, del Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi), pero en este momento Oaxaca es una tierra sin ley. El Insabi no puede radicar más recurso a Oaxaca porque los SSO no han podido entregar un informe detallado de sus activos y de sus pasivos, eso es lo que ha complicado hasta este momento el asunto y que exista una solvencia financiera para poder solventar los gastos mínimos de operación en los hospitales.

Que nómina se transparente, demanda

 

–Las actuales autoridades acusan que la mayor cantidad del presupuesto de los SSO se van en el pago a trabajadores, ¿qué opina?

-Nosotros como sindicato jamás nos hemos negado a que se revise la nómina y que se publique, que se transparente esa nómina… Hay mucha gente que está en una nómina secreta, que tiene compensaciones que son insultantes para los trabajadores, gente que no tiene ninguna función y que están contratados por los SSO y que perciben un sobresueldo como una compensación por una labor que no realizan.

“Es necesario que, en realidad, se haga una reingeniería en los Servicios de Salud para que se pueda transparentar todo el recurso que hay (y se sepa) cuántos trabajadores tenemos, quiénes están realmente laborando, quiénes no y es ahí donde se ha trabado el asunto”.

Juan Carlos Márquez Heine, actual titular de los Servicios de Salud de Oaxaca.

–¿El gobierno no quiere transparencia?

–El gobierno no quiere transparentar. Los gobiernos anteriores, los funcionarios que llegaban en cada administración se han quedado en la nómina, hasta este momento siguen cobrando; eso es algo inadmisible, si queremos en verdad sanear las cuentas de salud.

(Se debe) revisar cuántos aviadores hay, qué sueldos tienen y en qué se gasta el presupuesto en salud; eso nadie lo sabe, solamente el Secretario de Salud y la gente que está en su equipo de trabajo. Ellos pueden decir que (los recursos) se gastan en mantenimiento, pero esa es una gran mentira, porque no hay ningún hospital en estos momentos que se esté rehabilitando o donde se estén haciendo obras…

 

–¿Qué porcentaje de la nómina de los SSO es conformada por aviadores?

–Estoy seguro que alrededor del 30 por ciento, eso es lo que ha estado causando durante muchos años el desfalco de los SSO. Deberíamos revisar cuántos trabajadores tienen una compensación que no está acorde a sus funciones… Eso es algo que tiene que ver con una reingeniería y que se ha estado anunciando siempre con bombo y platillo (sin que se concrete).

–¿Desde cuándo existen ese tipo de prácticas, de mantener en nómina a los ex funcionarios?

–Desde hace muchísimos años, quizá desde Heladio Ramírez López (1986-1992): (algunos) de los funcionarios que llegaron con él todavía siguen ahí (en nómina)… (también de) José Murat, (Ulises Ruiz), Gabino Cué. Esa es una práctica que se ha hecho para poder darle un premio a sus funcionarios, lo que finalmente está provocando esta crisis financiera.

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

error: ¡El contenido está protegido!