Ataque terrorista en mezquita de Egipto deja más de 300 fallecidos

D. R. por sus autores.

Share

Agencias: Xinhua

El Cairo, Egipto.- Militantes armados atacaron una mezquita en la provincia egipcia de Sinaí del Norte, durante las oraciones del viernes; éstos portaban la bandera del Estado Islámico, según dijo la agencia oficial de noticias MENA.

Ningún grupo ha reivindicado el ataque que se saldó con 305 muertos, entre ellos 27 niños, y 128 heridos.

“Fueron entre 25 y 30 los militantes que abatieron a tiros a los fieles congregados para la oración del viernes”, informó el sábado una declaración del fiscal general, citado por la agencia estatal de noticias MENA.

El caso será abordado como “un caso supremo de seguridad estatal de emergencia”, agregó, añadiendo que el ataque tuvo lugar después de que el imam de la mezquita comenzara su sermón.

El fiscal general anotó que los terroristas viajaban en cinco jeeps y que prendieron fuego a siete automóviles de los fieles antes de huir de la escena

 

También afirmó que el ataque tuvo lugar después de que el imam de la mezquita iniciara su sermón.

Condena EU ataque a mezquita

La Casa Blanca condenó “en los términos más enérgicos” el letal ataque perpetrado en la mezquita de Sinaí del Norte, Egipto.

La Casa Blanca expresó su pésame por los muertos y heridos y dijo que “no toleraremos a los grupos bárbaros que afirman actuar en nombre de la fe, pero atacan recintos de oración y asesinan a inocentes e indefensos mientras rezan”.

Estados Unidos exhortó a la comunidad internacional a “cuestionar de forma colectiva la ideología extremista que forma la base de su existencia”.

Con anterioridad, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, también condenó el “ataque terrorista horrible y cobarde” por Twitter.

Por otra parte, la vocera del Departamento de Estado, Heather Nauert, dijo que “este ataque contra personas rezando es un acto de maldad desorbitada”.

“Seguiremos apoyando a Egipto y al pueblo egipcio ahora que enfrentan el azote del terrorismo”, indicó.

Un artefacto explosivo colocado fuera de una mezquita cerca de ciudad Arish, Egipto, estalló antes de que militantes dispararan contra los devotos.