Muertes y más muertes: Oaxaca, segundo lugar en violencia política en México

Share

Álvaro Moralesºº

Con un total de 11 personajes políticos asesinados entre septiembre de 2020 y mayo de 2021, Oaxaca se situaba hasta el martes pasado como la segunda entidad del país con los registros más elevados de violencia política, únicamente superado por Veracruz donde se contabilizaban 16 crímenes.

De acuerdo con la consultora Etellekt, las 11 personas ejecutadas en territorio oaxaqueño durante los ocho meses que han transcurrido del actual proceso electivo –incluidos en la lista candidatos, militantes de partidos políticos, activistas y familiares– estaban vinculadas, en su mayoría, con grupos opositores a los gobiernos de los municipios donde se suscitaron los hechos.

A su vez, Integralia Consultores informó que Oaxaca, con ocho casos, empatado con Tabasco, se ubicaba como la entidad del país con el mayor número de candidatas y candidatos que actualmente reciben protección por parte de la Guardia Nacional, después de haber denunciado amenazas de muerte en su contra.

Tanto Etellekt como Integralia dieron a conocer sus últimas cifras acerca de ese fenómeno después del asesinato de la candidata de Movimiento Ciudadano a la alcaldía de Moroleón, Guanajuato, Alma Barragán, ocurrido el 25 de mayo, mientras encabeza un mitin.

En el caso de Oaxaca, el último hecho de violencia política que puso en riesgo la vida de las víctimas se registró alrededor de las 9:00 horas del pasado 19 de mayo, cuando sujetos no identificados atacaron a tiros el vehículo en el que viajaba el candidato del PRI a la presidencia municipal de Mariscala de Juárez, en la región de la Mixteca, Hugo Jairo Hernández.

Tras la agresión, el aspirante resultó ileso; sin embargo, una hija menor de edad del abanderado resultó herida a la altura del abdomen. Al momento del ataque, Hernández también era acompañado por su esposa.

“Salí a dar una vuelta con mi tema de recorrer, tomarle fotos a mis bardas (con publicidad) e ir a visitar a unas personas que no tenían conocimiento. Cuando le estaba tomando foto a una de mis bardas, me echo de reversa para ir por otra cuando alcanzo a escuchar que mi esposa me dice ‘aguas’… Veo una camioneta; ya se estaban bajando con armas y se pusieron la capucha, y nos comenzaron a disparar”, narró la víctima, horas después, ante los medios de comunicación de Huajuapan de León, cabecera distrital de Mariscala.

En esa misma entrevista, el candidato acusó a las autoridades de Mariscala de Juárez, encabezadas por José Rodolfo Sánchez Arrazola, miembro del Partido Unidad Popular (PUP), de ser los autores intelectuales de la agresión.

“Tengo la plena seguridad y el conocimiento pleno que (de) esta travesura o este atentado tiene conocimiento el presidente municipal de Mariscala y su síndico municipal; ustedes conocen como se trata la región y ellos aseguraban que, le hiciera como le hiciera, ellos iban a ganar. Entiendo, no soy novato en esto y ellos son los autores intelectuales de este atentado contra mí y mi familia”, resaltó.

Hace tres días, Etellekt informó que junto con Oaxaca y Veracruz, el resto de las 10 entidades del país en las que se ha suscitado la mayor cantidad de asesinatos de personajes políticos son Guerrero, con ocho crímenes; Guanajuato, con siete; Baja California Norte, con seis; Estado de México, con cinco; Morelos, con cinco; Jalisco, con cuatro; Michoacán, con cuatro, y Puebla, también con cuatro.

Eso no es todo, pues Integralia Consultores recordó que el comandante de la Guardia Nacional, Luis Rodríguez Bucio, el pasado 21 de mayo, reportó que Oaxaca y Tabasco, con ocho casos en cada uno, son las entidades del país con el mayor número de candidatas y candidatos que actualmente reciben protección por parte de aquella institución, después de haber denunciado amenazas de muerte en su contra.

Michoacán, con seis aspirantes con protección de la Guardia Nacional, y Guerrero, con cinco, se ubican en tercero y cuarto lugar.

Etellekt también resaltó que hasta la semana pasada, en la entidad se habían registrado 54 agresiones contra personajes políticos y candidatos a puestos de elección popular, entre las que existen casos de tentativa de homicidio, amenazas y agresiones físicas.

Últimos asesinatos entre enero y abril

Los últimos asesinatos de personajes políticos ocurridos en Oaxaca se suscitaron entre enero y abril pasados.

El 13 de abril, hombres desconocidos asesinaron a tiros a Leobardo Díaz Cruz ex edil de Ejutla de Crespo y padre de la actual presidenta estatal del Partido Acción Nacional (PAN), Natividad Díaz Jiménez, así como del actual candidato del PAN a la presidencia municipal de Ejutla de Crespo, Leonardo Díaz Jiménez.

Los hechos ocurrieron alrededor de las 15:00 horas en el estacionamiento de una ferretería localizada sobre la avenida Símbolos Patrios, en inmediaciones del centro comercial Walt Mart, al sur de la ciudad de Oaxaca, cuando Díaz Cruz permanecía cerca de la puerta del copiloto de la unidad en la que se transportaba y fue sorprendido por sus victimarios, quienes le dispararon en al menos una ocasión a la altura de la cabeza; su muerte fue prácticamente instantánea.

La familia del hoy extinto recibió condolencias de prácticamente todos los sectores políticos del país, incluido el Comité Ejecutivo Nacional panista.

Tres semanas y media antes de aquel crimen, el 20 de marzo de 2021, la precandidata del Partido Acción Nacional (PAN) a la presidencia municipal de Ocotlán de Morelos, Ivonne Gallegos Carreño, fue ultimada a tiros cuando circulaba, junto con su chofer, a bordo de una camioneta sobre la carretera federal 175.

Gallegos y su acompañante fueron sorprendidos por los sicarios cuando transitaban en las inmediaciones del acceso a Santo Tomás Jalieza, un municipio localizado en el distrito de Ocotlán, 30 kilómetros al sur de la ciudad de Oaxaca.

El cadáver de la mujer quedó en el asiento del copiloto, mientras que el conductor quedó malherido detrás del volante y fue trasladado a un hospital para que recibiera atención médica; sin embargo, murió el 11 de abril.

En 2015, el esposo de la precandidata, identificado como José Luis Méndez Lara, también fue ejecutado a balazos en Ocotlán de Morelos y cinco años antes, en 2010, el empresario Manuel Benítez Manzanares, quien era compañero de fórmula de Ivonne Gallegos y había resultado electo como diputado local por el PAN, fue secuestrado semanas antes de que rindiera protesta como legislador.

Ante la ausencia de Manzanares, Gallegos Carreño fue designada como diputada local en la 61 legislatura –2010-2013–.

Un mes y medio antes del crimen perpetrado en contra de Ivonne Gallegos, el presidente municipal de Chahuites, en la región del Istmo de Tehuantepec, Leobardo Ramos Lázaro, fue asesinado a balazos el cuatro de febrero de 2021.

Ramos Lázaro, que cumplía su segundo periodo como munícipe, fue atacado cuando circulaba a bordo de una camioneta marca Toyota placas RX-74-158 de Oaxaca, en calles de la colonia San Antonio, perteneciente al barrio Juchi de Chahuites.

En 2020, Ramos Lázaro, quien era militante del partido Movimiento Ciudadano, fue acusado de haber estado involucrado en el asesinato del activista Modesto Valencia Baltazar habitante de Chahuites e integrante del Frente Democrático Pro Defensa del Pueblo.

El homicidio de Valencia Baltazar ocurrió en marzo de 2020 y meses antes, el defensor se había confrontado con Leobardo Ramos, tras acusarlo de incurrir en actos de corrupción.

Otro hecho vinculado con pugnas políticas ocurrió el 23 de enero de 2021, cuando el cadáver de Fidel Heras Cruz, activista y presidente del Comisariado Ejidal de Paso de la Reina, Jamiltepec, fue hallado en la comunidad de La Esperanza, en el municipio de Santiago Jamiltepec.

Heras Cruz era uno de los principales opositores a la construcción de la presa Paso de la Reina y al proyecto hidroeléctrico del Río Verde y había mantenido diversos desencuentros con autoridades de Santiago Jamiltepec y un grupo de caciques de la misma municipalidad, por la extracción de material pétreo del río Verde.

Dos meses después, del asesinato de Heras Cruz, otro activista de Paso de la Reina, quien durante los últimos años había formado parte de la vida política de la región a través del partido Morena, Jaime Jiménez Ruiz, también fue ultimado a tiros.

Jiménez Ruiz, en su momento, también fungió como agente municipal de aquella localidad y encabezó el movimiento opositor a la instauración de la hidroeléctrica de la Comisión Nacional de Electricidad (CFE).

Además de las ejecuciones de Heras y Jiménez, entre el 14 y 15 de marzo, en la misma zona, se registraron las ultimaciones de otros tres miembros de la comunidad, identificados como el suplente del agente municipal, Raymundo Robles Riaño, y sus acompañantes Noé Robles Cruz y Gerardo Mendoza Reyes.

Después de aquellos crímenes, el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, sostuvo que el proyecto de la hidroeléctrica sería cancelado.

El segundo proceso más violento de la historia

En lo que corresponde al ámbito nacional, la consultora Etellekt indicó que hasta el martes pasado
88 personajes políticos del país habían sido asesinados durante los últimos meses, incluidos 34 aspirantes y candidatos a puestos de elección.

De los 34 aspirantes y candidatos asesinados, detalló, 29 pretendían competir por puestos del ámbito municipal (alcaldías, regidurías y sindicaturas) y de ellos, ellos el 89 por ciento eran personas opositoras a los alcaldes que gobiernan en los municipios que buscaban gobernar o representar.

Otros cuatro aspirantes y candidatos asesinados se habían postulado por diputaciones estatales y todos eran opositores a los gobiernos estatales, mientras que una víctima restante se trataban de un aspirante a una diputación federal, opositora al gobierno federal.

Asimismo, refirió que de los tres candidatos asesinados en mayo, todos pertenecían a Movimiento Ciudadano.

En materia de género, agregó que de las 88 personas políticas asesinadas, 14 eran mujeres y de los 34 aspirantes y candidatos asesinados, siete pertenecían a ese mismo género.

Finalmente, resaltó que los 34 asesinatos de aspirantes contabilizados hasta el 25 se mayo se registraron en 16 de las 32 entidades y en 32 municipios, al tiempo que los partidos que conforman la alianza opositora al gobierno federal (PAN-PRI-PRD), concentran 39 de las 88 personas políticas asesinadas en todo el país, equivalente al 44 por ciento del total.

A su vez, Integralia Consultores informó que, según sus cifras, entre septiembre de 2017 y abril de 2018, en México se documentó el asesinato de 85 personajes políticos, tres más que los registrados en el mismo periodo de 2020-2021.

Sin embargo la organización recordó que el proceso electivo de hace tres años ha sido catalogado como el más violento de la historia moderna de México, por lo que la sociedad deberá permanecer a la expectativa de los números finales que arroje el ciclo actual, una vez concluida la jornada electoral de este año y la entrega de las constancias de mayoría a todos los ganadores.