Puigdemont se va a Bélgica y contrata a abogado de ETA

D. R. por sus autores.

Share

Notimex

El abogado belga Paul Bekaert confirmó que asesora al expresidente de la Generalitat de Cataluña, Carles Puigdemont, según publica el diario L’Echo y difunde la cadena pública flamenca de televisión VRT.

El letrado flamenco lleva 30 años defendiendo a miembros de ETA que buscaron refugio en Bélgica.

Según L’Echo, Puigdemont y Bekaert se reunieron esta tarde en la capital comunitaria, donde también entró en contacto con otros abogados, en una visita organizada por el exjefe de la oficina de la Generalitat en Bruselas, Amadeu Altafaj, también destituido por el Ejecutivo central español.

El rotativo apunta a que durante su estancia en la capital comunitaria mantendrá contactos con las autoridades flamencas.

Sin embargo, durante la jornada de este lunes tanto el ministro del Interior belga, Jan Jambon, del partido nacionalista flamenco N-VA, como esa formación política, se desmarcaron de la visita de Puigdemont.

En la misma línea, el portavoz de la N-VA, Joachim Pohlmann, confirmó que, si Puigdemont se encuentra en la capital belga, ciertamente no es por la invitación de ese partido.

Puigdemont viajó a Bruselas junto a cinco exconsejeros de su Gabinete, que, como él, fueron destituidos el pasado viernes por un decreto del Ejecutivo español para restablecer la legalidad tras la declaración de independencia de esa región.

El viaje de Puigdemont a la capital belga, con escala en Marsella, Francia, se produce después de que el secretario de Estado belga para la Inmigración, Theo Francken, miembro también de los nacionalistas flamencos, afirmara este domingo que el expresidente de la Generalitat tiene la opción de solicitar asilo político en Bélgica.

El gabinete del primer ministro belga, el liberal Charles Michel, rechazó hacer ningún comentario sobre la visita.

En cambio, otras fuentes belgas afirmaron que, por el momento, no se ha producido ninguna demanda de asilo por parte de Puigdemont ni de sus consejeros.

Afirmaron, además, que Bélgica es un Estado de Derecho en el que las peticiones de asilo son tramitadas por instancias neutras.

Por su parte, el comisario general belga para los refugiados y los apátridas, Dirk Van den Bulcke, explicó que para que su país conceda asilo a otro ciudadano europeo, deben existir señales serias de persecución o de que corre riesgos en el país de origen.