Código Penal de Oaxaca sobre acoso sexual está llenó de inconsistencias y ambigüedades

0

Rodrigo Islas Brito

El código penal del estado de Oaxaca presenta deficiencias en su definición del tipo penal de acoso sexual, al punto de que no alcanza a tutelar de manera veraz e inclusiva los derechos de las mujeres a la integridad, la dignidad y a una vida libre de violencia. Cuestión sobre el que la diputada local del partido Morena, Elisa Zepeda, asegura que la mencionada ley en su artículo 241 que rige legalmente que el tema está circundado por términos y expresiones que tornan en ambigüedades lo que debería ser autentica claridad.

“Quien por cualquier medio con fines lascivos asedie a persona de cualquier sexo, con quien no existe relación de subordinación”, es solo inicio del mencionado artículo penal sobre el que Zepeda empieza a notar problemas, pues obliga a que para la existencia del delito de acoso sexual tiene que establecerse que el fin del acto deba ser la lascivia lo que resulta prácticamente imposible de comprobar por la parte acusadora.

“Basta que el acusado aun admitiendo el hecho manifieste que su fin era halagar a la víctima o iniciar una conversación mediante piropos”, apunta Elisa, quien también observa que el concepto asedio no está definido de manera precisa en el orden jurídico local ni en la práctica, ni en la doctrina jurídica. Deficiencia en la tipificación que establece que en Oaxaca el acoso sexual para ser considerado un delito debe haber sido ejercido de una manera que se le pueda medir como reiterada.

“La precisión esa de cualquier sexo elimina el componente de género que implica en sí misma la violencia mediante acoso sexual que generalmente se ejerce contra mujeres y niñas “, apunta la legisladora destacando como el punto más irregular de toda la ley esa parte que marca que el acoso sexual se da solo cuando quien acosa tiene una relación de subordinación con la persona que es acosada.

Para Zepeda el detalle es muy simple pues presume que la subordinación puede presentarse no solo en los ámbitos laborales y académicos, cuando está abarca también las relaciones familiares e interpersonales. Luego para la legisladora, quien ya presentó una iniciativa de ley para reformar del código penal todo lo enunciado a lo que considera inexactitudes, prosigue en su análisis.

“La ley penal del Estado también marca que el acoso sexual perturba el derecho al libre tránsito, cuando este no debiera ser el bien jurídico tutelado sino el principio de dignidad inherente a la persona humana, y con él la libertad de estar o trasladarse.

Zepeda comenta que en su estudio de otras leyes y reglamentos referentes al acoso sexual de otras entidades del país como Chiapas o Ciudad de México, o países de Latinoamérica como Argentina y Perú, a diferencia de la ley penal oaxaqueña si están expresados diversos elementos subjetivos como “con el propósito de afectar su dignidad”, “con la intención de molestar o agredir”, o donde establecen expresiones que van la posibilidad de un daño que deber ser tasado para la actualización de la falta como “causándole intimidación” o “que afecten o dañen su integridad”.

“La aproximación en esos países es la correcta. La violencia sexual es en sí un agravio a la integridad, degradante y humillante en si misma. Donde no es necesario en las motivaciones o el fin perseguido por el activo, ni en los efectos posteriores para la víctima”,  finaliza la diputada.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here