CARGANDO

Escribe para buscar

Sociedad

¿Cuánto te cuesta montar tu ofrenda en un mercado público?

Compartir

Notimex

CIUDAD DE MÉXICO.- Una de las tradiciones más representativas de los mexicanos llega en noviembre, cuando se montan las ofrendas de Día de Muertos.

Independientemente de lo que a cada persona le gustaba comer y beber en vida,  una ofrenda tradicional debe llevar papel picado, flores de cempasúchil, frutas, flores de terciopelo, pan de muerto, calaveritas de azúcar, velas, agua y sal  y por supuesto, la foto del difunto.

Evocar a nuestros seres queridos puede llevarnos a gastar un mínimo de 200 pesos, que podrá incrementarse dependiendo del tamaño de la ofrenda y de la cantidad de elementos que incluyamos.

Al hacer un recorrido por varios mercados públicos, este diario pudo constatar que los precios no varían mucho: las hojas de papel picado  cuestan desde dos  hasta cinco pesos la pieza; un ramo de diez flores de cempasúchil va de 35 a 40 pesos; el ramo con diez flores de terciopelo, cuesta desde 40 hasta 60 pesos.

Hay veladoras cuyos precios oscilan desde diez pesos en vaso chico o hasta de 40 pesos,  si tienen una imagen grabada.

En el caso de las calaveras de azúcar, el precio varía dependiendo del tamaño, por lo que las podemos encontrar desde 15 hasta 60 pesos. Ahora bien, si  las calaveras son de  chocolate, hay un incremento considerable, ya que pueden encontrarse desde diez y hasta 80 pesos; y el pan de muerto, dependiendo del tamaño puede ir desde los 10 hasta los 100 pesos.

Si integramos a nuestra ofrenda el dulce de calabaza o la calabaza en tacha ya cocinado,  tiene un costo de 50 pesos el kilo. La preparación de algún platillo –como un plato de mole con arroz y una pieza de pollo– cuesta 50 pesos; una cerveza, 25 pesos; una botella de tequila, 120 pesos; la mandarina, 15 pesos el kilo, mientras que la caña; ocho pesos el kilo.

Cientos de personas que acudieron a los mercados públicos para comprar lo necesario para preparar la ofrenda de muertos invirtieron lo que su bolsillo permitió para honrar la memoria de quienes ya se fueron y con ello continúan con una tradición que van trasmitiendo de generación en generación.

El Jardín del Arte, en las calles de Sullivan, Rosas Moreno y Villalongín, en el corazón de la colonia San Rafael,  es desde hace 62 años una galería al aire libre donde cada domingo exponen su trabajo 350 artistas plásticos.

Ayer, como todos los años, se montó una ofrenda para recordar a los artistas muertos.

Una enorme catrina, junto con papel picado, flores de cempasúchil, fruta tradicional como naranjas, cañas así como los platillos que en vida gustaban a los artistas y algunas obras que realizaron.

Enrique Zúñiga Cordero, Zukor, mejor conocido como el artista del universo, falleció el pasado 27 de octubre, fue recordado por sus amigos, al igual que el fotógrafo Enrique Segarra, de 95 años, quien falleció el 1 de octubre.

Varios artistas plásticos entre quienes están Alfonso Ordóñez Álvarez, Eduardo López y Rosa María Malpica, montaron esta ofrenda para rememorar a quienes se adelantaron en el camino.

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

error: ¡El contenido está protegido!