CARGANDO

Escribe para buscar

CIOInforma Local

Denuncian nuevo caso de violencia obstétrica en Oaxaca

Compartir

Esmeralda, una mujer de 32 años, y su hija recién nacida están entre la vida y la muerte luego de una serie de presuntas negligencias médicas cometidas en el Hospital Civil de Oaxaca.

A la madre le extirparon la matriz sin su consentimiento luego de una ruptura uterina, y la bebé que nació por medio de cesárea, se encuentra intubada y con riesgo de daño cerebral, en caso de sobrevivir.

Familiares de Esmeralda explicaron que la tragedia comenzó la madrugada del lunes cuando la mujer fue ingresada al Hospital Civil “Aurelio Valdivieso” con labor de parto, luego de haber sido referida del Centro de Salud con Servicios Ampliados (CESSA) de San Jacinto Amilpas, con síntomas de preclamsia, es decir, una complicación grave del embarazo.

Los familiares fueron notificados a las 8:00 horas del lunes que se tomaría la frecuencia cardíaca al bebé y se revisaría la dilatación de la mujer, sin embargo, tres horas después se les informó que se le realizaría cesárea con el argumento de que la cuerda umbilical venía enrollada el cuello del bebé y la mujer no dilataba más.

Fue a las 17:40 horas cuando tras insistir en la situación de Esmeralda, el personal pidió a los familiares firmar una acta voluntaria para llevarse a su paciente porque, según dijeron, la operación ya no había sido necesaria y no requería más atención, pues el parto se presentaría posteriormente de forma natural. Sin embargo, los familiares se negaron.

Fue horas más tarde, durante la madrugada del martes cuando la familia fue informada de que Esmeralda había sido intervenida quirúrgicamente, pues, según les detallaron, la mujer presentó una grave hemorragia y su bebé estaba fuera del útero.

El resultado, lamentó la familia, fue que Esmeralda permanece intubada, al igual que su hija, quién tiene pocas posibilidades de vida y alta probabilidad de presentar consecuencias renales y cerebrales.

Ahora, la familia pide una investigación exhaustiva contra el personal médico encargado de la atención a Esmeralda y la aplicación de la ley para quien resulte responsable de los presuntos actos de negligencia y violencia obstétrica.

Este martes, los familiares protestaron al exterior del Hospital Civil y del Palacio de Gobierno para pedir la inmediata intervención de las autoridades gubernamentales.

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

error: ¡El contenido está protegido!