Diputados estrenan costoso gimnasio en Congreso de Oaxaca

0

Luego de cinco años de abandono, ayer miércoles, por el aval de diputados del PRI, Morena y PES fue inaugurado el gimnasio de costoso equipo que fue instalado, pero  inmediatamente abandonado por la 62 Legislatura.

La reapertura fue impulsada por la diputada de Morena, Inés Leal Peláez, como parte de sus tareas emanadas de la Comisión de Cultura, Física y Deporte, plasma el documento que fue dirigido al secretario de Servicios Administrativos del Congreso, Omar Maldonado Arango.

El documento fue firmado por los diputados Leal Peláez y Ángel Domínguez Escobar, de Morena; Fabricio Díaz, del PES; Yarith Tannos, del PRI. Se abstuvo de firmarlo la diputada de Morena, Hilda Graciela Pérez Luis y está fechado al 20 de febrero.

El gimnasio podrá ser utilizado por personal de base y confianza del Congreso del estado en horario de trabajo. Lo mismo por diputadas y diputados locales, pero no estará abierto al público en general. El acto de apertura fue encabezado por Inés Leal con personal sindicalizado.

Cabe recordar que en 2014, el entonces coordinador de la fracción del PRI, Alejandro Avilés Álvarez y presidente de la Junta de Coordinación Política, erogó alrededor de 727 mil pesos en la compra de los aparatos profesionales, la adecuación de baños y la construcción de una cafetería.

El equipo fue comprado por adjudicación directa a Eduardo Canseco Acosta, hijo de la exsecretaria general del PRI, Elizabeth Acosta.

El proveedor facturó 400 mil pesos por la venta del equipamiento del gimnasio, sin embargo, en el documento no detalló la cantidad de aparatos amparados en esta cantidad ni el costo unitario de cada uno.

La factura 472 indica que el pago se realizó en una sola exhibición. Además de la venta de los aparatos, Canseco Acosta fue el encargado de realizar los trabajos de acondicionamiento de los baños para el gimnasio, por el cual cobró 87 mil 702 pesos, según la factura número 474.

El hijo de la exsecretaria general del PRI también instaló al Congreso un kiosco de acero y concreto, que tendría las funciones de cafetería dentro de la sede legislativa. Éste actualmente se encuentra abandonado. La factura número 473 indica que la fabricación de este kiosco tuvo un costo de 240 mil pesos.

De acuerdo con el proyecto, el gimnasio sería para el uso de sus legisladores y los trabajadores administrativos sindicalizados y de confianza. Hasta el pasado mes de enero, el gimnasio permanecía cerrado, y el día de ayer fue reabierto.

 

Jaime Guerrero

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here