CARGANDO

Escribe para buscar

Destacado

Diputados traicionaron al pueblo, afirman ONG’s tras nombramiento de Peimbert, Oaxaca

Compartir

Álvaro Morales

Entre señalamientos de tráfico de influencias y haber incumplido con la tutela de las víctimas de abusos cuando se desempeñó como titular de la Defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca (DDHPO), Arturo Peimbert Calvo, personaje vinculado con el fundador de la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca (APPO), Flavio Sosa Villavicencio, fue nombrado el jueves pasado Fiscal General del Estado durante los próximos siete años.

Peimbert Calvo arribó al organismo autónomo en sustitución de Rubén Vasconcelos Méndez, quien renunció el pasado cinco de marzo, luego de cuatro años de gestión que se caracterizaron por sus constantes desencuentros con familiares de víctimas de homicidio y organizaciones civiles, principalmente las dedicadas a la defensa de los derechos humanos de las mujeres.

La llegada de Peimbert en nada distendió la postura de las agrupaciones civiles de la entidad, que han señalado al nuevo funcionario de haber incurrido en prácticas de abuso de poder durante su encargo como ombudsman y de ser una nueva imposición del PRI-gobierno en alianza con el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), que, a su vez, controla el Poder Legislativo local.

“El Grupo de Estudios sobre la Mujer “Rosario Castellanos” (GESMujer) hace notar que nuevamente se cumplió con la simulación de que existen procesos de convocatoria abierta, cuando en realidad es el Gobernador quien determina y el Congreso quien lo avala”, lanzó la organización feminista, 24 horas después de la designación de Peimbert.

Arturo de Jesús Peimbert Calvo, Fiscal de Oaxaca

“¿Cómo confiar en que habrá procesos de investigación y acciones a favor de la justicia?”, cuestionó el colectivo, que, incluso, afirmó que existe el riesgo de que con la llegada del nuevo fiscal las autoridades pretendan mantener la tónica impuesta por Rubén Vasconcelos Méndez, en el sentido de restar importancia a las más de 514 muertes de mujeres que se tenían documentadas en la entidad hasta el viernes pasado, antes de la ejecución de la política Ivonne Gallegos, precandidata del PAN a la presidencia municipal de Ocotlán de Morelos.

“La llegada de Arturo Peimbert a la Fiscalía es una señal negativa, pues existe el riesgo de que nada cambie, que se mantenga la posición de minimizar la violencia feminicida para no visibilizar a Oaxaca como un estado de alto riesgo para la libertad, la integridad y la vida de las mujeres y las niñas”, sentenció GES-Mujer.

Diputados traicionan al pueblo, dicen ONGs

Otra de las agrupaciones que mayor inconformidad mostró ante la llegada de Peimbert Calvo a la Fiscalía, fue Consorcio para el Diálogo Parlamentario y la Equidad, que junto con nueve organizaciones más y 50 activistas lanzó un pronunciamiento a través del cual acusó al Congreso de Oaxaca de haber traicionado al pueblo al avalar tal designación.

“Las diputadas y diputados traicionaron al pueblo oaxaqueño; su equivocación en la decisión de Rubén Vasconcelos (ex fiscal) nos ha costado la vida de 514 mujeres en Oaxaca. Les hacemos responsables del fracaso de Arturo Peimbert que se vislumbra como nuevo fiscal, una persona cómplice del poder, violenta y corrupta.

“Asuman el costo político de esta equivocación que pone en entredicho sus promesas de campaña cuando buscaron el voto de las mujeres”, sostuvieron las organizaciones firmantes: Asamblea Permanente de Víctimas, Sobrevivientes y Expresos Políticos de Oaxaca 2006-2007, Centro Calpulli A.C, Colectivo Unión de Mujeres por la Equidad, Comité Damián Gallardo Martínez, Consorcio para el Diálogo Parlamentario y la Equidad Oaxaca, Corriente del Pueblo Sol Rojo (CP-Sol Rojo), Espiral por la Vida, Frente de Egresadas ENRUVA, GES-Mujer e Hitandekas.

¿Quién es?

La incursión de Arturo Peimbert Calvo en puestos de primer nivel en la función pública del estado, data de 2010, cuando fue incorporado en el equipo de gobierno del aliancista Gabino Cué Monteagudo (PAN-PRD-PT-Convergencia).

Sin embargo, su llegada a la alta burocracia se gestó cuatro años antes, durante el conflicto social de 2006, cuando Peimbert simpatizó y defendió la movilización de la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca (APPO) desde la dirección de la Comisión Diocesana de Justicia y Paz, bajo la coordinación del sacerdote católico Wilfrido Mayrén Peláez.

Esto último, de acuerdo con diversas fuentes consultadas por CIO Información, le permitió al abogado por la Universidad Autónoma “Benito Juárez” de Oaxaca  (UABJO) continuar su vida política al lado de los personajes que impulsaron el conflicto social de 2006, hasta incorporarse al equipo de Gabino Cué Monteagudo.

Primero, Cué Monteagudo lo convirtió en colaborador de su primer círculo de gobierno; sin embargo, dos años después, en 2012, fue impulsado por la corriente appista liderada por Flavio Sosa Villavicencio –entonces diputado local– para encabezar la Defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca (DDHPO), órgano autónomo instaurado en aquel año.

Polémico desde el principio

Antes y durante su designación como defensor de los derechos humanos –en mayo de 2012–, diversos candidatos que competían junto con él para convertirse en el primer ombudsperson de Oaxaca cuestionaron que Peimbert no procediera de la sociedad civil, como se había propuesto y, además, que no cumplía con los requisitos de la convocatoria, pues en ella se pedía que los aspirantes no hubiesen desempañado cargos públicos en el corto plazo.

Una de las más críticas hace nueve años fue Yésica Sánchez Maya, a la fecha, dirigente de Consorcio para el Diálogo Parlamentario y la Equidad, quien lamentó que el Congreso local apoyara tal designación.

De acuerdo con material periodístico divulgado en aquel entonces, el ocho de mayo de 2012, un día antes de aquella elección, el padre Wilfrido Mayrén –su ex coordinador– publicó una carta en la que anticipaba la llegada de Arturo Peimbert a la DDHPO y pedía paciencia a sus detractores.

Mientras Sosa Villavicencio negó haber apadrinado a Peimbert Calvo, diversos cargos al interior de la Defensoría fueron entregados a personajes cercanos al appista.

Así, el ex dirigente del PRD logró un control indirecto del organismo por medio de personajes afines, que ocuparon algunos de los puestos principales: la Secretaría Ejecutiva, que fue encabezada por Jorge Sosa, primo de Flavio, al tiempo que la secretaria particular de Arturo Peimbert era sobrina de Flavio Sosa; también distribuyó cuotas en la Defensoría Especializado en Atención a Defensoras, Defensores de Derechos Humanos y Periodistas.

Asesinato en vehículo de la Defensoría

Dos años después del arribo de Arturo Peimbert a la DDHPO, en 2014, los activistas Ignacio García Maldonado y Emanuel López Martínez fueron asesinados a bordo de un vehículo cuando circulaban sobre la carretera federal 190 Oaxaca-Istmo.

García Maldonado perteneció a la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca (APPO) durante el conflicto político y social de 2006 y López Martínez fue policía estatal y escolta de Flavio Sosa Villavicencio, cuando éste fue diputado local del Partido del Trabajo, y ambos viajaban en un vehículo de la Defensoría de los Derechos Humanos de los Pueblos de Oaxaca (DDHPO).

En su momento, cuestionado al respecto, Arturo Peimbert indicó que el vehículo permanecía disposición de la organización Comuna, de la cual era militante Ignacio García Maldonado y líder Flavio Sosa.

Polémica labor

Durante el tiempo que permaneció en la Defensoría, Peimbert fue criticado por activistas por ausentarse de la entidad y encomendarle sus funciones a subalternos, lo que se tradujo en el rezago de diversos expedientes considerados de alta relevancia.

De acuerdo con información de la periodista oaxaqueña Ivonne Mateo, citada en la columna Zona Roja del también periodista oaxaqueño Ismael García, en los siete años de Arturo Peimbert al frente de la Defensoría, el organismo se posicionó como el segundo ente con mayor ineficacia en el país.

“Tanto la Comisión Nacional de Derechos Humanos, como el Instituto Nacional de Estadística y Geografía han documentado y revelado el rezago institucional que alcanzó la Defensoría en el periodo de Peimbert Calvo, pues de acuerdo con los datos, en 2018, Oaxaca ocupó la segunda posición en los organismos defensores con mayor burocracia, tardando hasta cuatro años en resolver quejas ciudadanas.

“Asimismo, en ese año, los datos oficiales colocaron a Oaxaca como la tercera entidad con menor respuesta ante violaciones a derechos humanos y lideró como la entidad con mayor número de recomendaciones nacionales en trámite”, detalla el trabajo consultado.

Mientras tanto, a finales de octubre de 2019, el sitio “Eme Equis” hizo también un análisis respecto al desempeño de Peimbert Calvo, reseñó Ismael García: “A partir de 2017, las actividades de orientación jurídica en derechos humanos concedidas a la ciudadanía en Oaxaca muestran una reducción constante. Este periodo coincide con la llegada de Alejandro Murat Hinojosa, quien asumió la gubernatura el 1 de diciembre de 2016.

“De acuerdo con informes de la Defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca (DDHPO), que hasta mayo era dirigida por Arturo Peimbert, en 2016 se registraron 11 mil 834 orientaciones, en 2017 hubo 9 mil 355 y para 2018 se dieron 7 mil 982.

“Al comparar la primer cifra (año en que todavía no era gobernador Murat Hinojosa) con la última es 32% menos”.

Arturo Peimber dejó la Defensoría de los Derechos Humanos el nueve de junio de 2019.

 

Denuncia en La Haya

Sin embargo, una semana antes, el dos mayo de 2019, Arturo Peimbert acudió a la Fiscalía de la Corte Penal Internacional (CPI) de La Haya, con sede en Holanda, para presentar una acusación sobre los hechos de represión acontecidos en Oaxaca en 2006 y 2007.

En el expediente acusó a los expresidentes Vicente Fox y Felipe Calderón, así como al entonces gobernador de la entidad, Ulises Ruiz, por delitos de desaparición forzada, ejecuciones extrajudiciales, desplazamiento forzado, tortura y detenciones arbitrarias, los cuales, afirmó, podrían ser tipificados como crímenes de lesa humanidad que recaen bajo la competencia de la Corte Internacional.

De acuerdo con fuentes periodísticas, Arturo Peimbert realizó el viaje a Holanda con el asesoramiento y compañía de Flavio Sosa Villavivencio y César Mateos, ambos fundadores de Comuna, la APPO e impulsares de la llegada del ex ombudsman a la Fiscalía General del Estado de Oaxaca.

Cinco meses después, en octubre de 2019, Arturo Peimbert participó como candidato en el proceso de designación del nuevo titular de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), donde sucumbió ante Rosario Piedra Ibarra.

“Cartas y cartas y cartas y cartas en contra de su perfil y de su trayectoria”, recriminó, en ese momento, la senadora de Morena por Guanajuato, Martha Lucía Micher, al comienzo de un mensaje lanzado en contra de Peimbert Calvo y sus aspiraciones de convertirse en defensor nacional de los derechos humanos.

En aquel momento, diversas organizaciones emitieron múltiples pronunciamientos en su contra.

Sin embargo, un año y cinco meses después, la aplanadora de Morena en el Congreso local, principalmente las fracciones lideradas por el senador Salomón Jara y la corriente política de los hermanos Flavio y Horacio Sosa Villavicencio, lo convirtieron en nuevo Fiscal de Oaxaca.

Etiquetas:

También podría gustarte

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

error: ¡El contenido está protegido!