CARGANDO

Escribe para buscar

Destacado General Nacional Opinión

El semáforo verde, que es rojo, por fin llegó a Oaxaca

Compartir

Carlos Villalobos

Así como se le ha reiterado desde esta columna de opinión, la urgencia por forzar la “nueva normalidad” en las calles, en un contexto electoral, es escalofriante.

Por un lado, el presidente de la república sale a decir en su misa de 7, que todos los médicos del sector privado tienen que “esperar su turno” a pesar de que estén tratando COVID-19 también. Por otro lado, las declaraciones de una gris secretaría de educación, nos daban pistas que en cualquier momento, se iba a forzar, al menos a las escuelas a volver a las aulas.

Hoy es clara la estrategia, la base electoral más fuerte de MORENA va a poder recibir la vacuna Cansino en próximos días, el magisterio; y no malentiendan la oración anterior, me parece excelente que un grupo organizado tan grande ya esté dentro de los planes, el problema radica en que al menos en la ciudad de Oaxaca las personas de la tercera edad que recibieron la primer dosis de la vacuna Pfizer, después de casi 21 días no han recibido la segunda.

¿Cómo garantizamos el que en escuelas donde ni siquiera cuentan con drenaje lleven a cabo protocolos de bioseguridad? ¿La estrategia Aprende en Casa no ha rendido los frutos que se esperaban? 

Desde semana santa, y un par de días antes, me atrevería a decir que las y los oaxaqueños, así como visitantes nacionales y extranjeros, ya traían tatuado el semáforo verde en la cabeza, cuando al menos en la entidad, los centros de atención COVID-19 están repletos. 

En un mensaje, el viernes por la noche el gobernador del estado, Alejandro Murat, salió en cadena estatal y en redes sociales a anunciar este “suceso”; el paso a semáforo verde, sin antes dejarle un “cariñito a Gattel y compañía” escudándose con que la determinación de este avance del semáforo, así como el relajamiento de las medidas sanitarias corresponden a una decisión del “Consejo de Salubridad Federal”, cuando en realidad desde hace meses la Secretaría de Salud se había lavado las manos, permitiendo que cada estado pudiera determinar el estado de su semaforización. 

Hoy Ixtlán de Juárez, nos pone el ejemplo, determinando a través de su cabildo semáforo amarillo, para no relejar las medidas sanitarias y reforzando la importancia del rol de autoridades locales.

De cara a la elección, sería extremadamente negligente que cambien los semáforos a verde para incitar a la movilización de masas, respetemos al electorado, pero sobre todo respetemos la vida, TODAVÍA NO HAY CURA A LA COVID-19 y su rol como autoridades tiene que ser tomado con responsabilidad.

Que todos los suspirantes y aspirantes a cargos de elección popular, muestren un poquito de amor propio y el amor que tanto le pregonan a sus comunidades, no pongan en riesgo a los ciudadanos de nuestras pueblos, el poder por el poder no sirve para nada, si la gente sigue muriendo por irresponsabilidades que se pueden evitar.

Etiquetas:

También podría gustarte

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

error: ¡El contenido está protegido!