CARGANDO

Escribe para buscar

Agenda CIO

En 21 años, 151 periodistas han sido asesinados en el país

Compartir

Álvaro Morales

Veracruz, Oaxaca, Guerrero, Chihuahua y Tamaulipas acumulan 88 crímenes de periodistas; es decir, el 58.66 por ciento de los asesinatos documentados entre 2001 y 2022 

 

Durante los últimos 21 años, en México han sido asesinados 151 periodistas, con Veracruz, Oaxaca, Guerrero, Chihuahua y Tamaulipas, como los cinco estados más peligrosos para aquel sector, reveló un estudio de la agencia especializada en estudios de opinión Tresearch.

Tresearch indicó que entre Veracruz, Oaxaca, Guerrero, Chihuahua y Tamaulipas acumulan 88 crímenes de periodistas; es decir, el 58.66 por ciento de los asesinatos documentados entre 2001 y 2022

Veracruz, donde el lunes pasado fueron ultimadas a tiros las reporteras Yesenia Mollinedo Falconi y Sheila Johana García, se ha consolidado como la entidad donde más profesionales de la comunicación han sido asesinados, con un total de 33 víctimas contabilizadas en dos décadas, precisó la publicación.

Mientras tanto, Oaxaca y Guerrero se ubican en segundo lugar nacional con 15 periodistas asesinados, seguidos de Chihuahua y Tamaulipas, donde hasta el 10 de mayo se habían registrado los crímenes de 13 y 12 reporteros.

De los cinco estados que aparecen como los más violentos para los reporteros mexicanos, dos han continuado siendo escenarios de crímenes en lo que va de 2022: Veracruz, donde el 10 de enero fue ultimado José Luis Gamboa Arenas, y donde el lunes nueve de mayo fueron asesinadas Yesenia Mollinedo Falconi y Sheila Johana García Olivera, y Oaxaca, donde el pasado 11 de febrero fue privado de la vida Heber López Vázquez en Salina Cruz, Oaxaca, en la región del Istmo de Tehuantepec.

 

Otras entidades donde durante los últimos cuatro sexenios han sido abatidos decenas de comunicadores son Sonora, Michoacán y Sinaloa, con siete casos en cada uno; Coahuila, con cinco; Baja California, Quintana Roo y Tabasco, con cuatro casos cada uno, así como Durango (3), Estado de México (3), Zacatecas (3) Baja California Sur (2), Chiapas (2), Ciudad de México (2), Guanajuato (2), Jalisco (2), Morelos (2), Nuevo León (2), Puebla (2) y Nayarit y San Luis Potosí, con un caso en cada estado.

En sentido opuesto, el sitio especializado resaltó que en Aguascalientes, Hidalgo, Querétaro, Campeche, Colima, Tlaxcala y Yucatán no han sido reportados asesinados de reporteros entre 2001 y 2022.

34 asesinatos con López Obrador en el poder

Únicamente en lo que va del sexenio del presidente Andrés Manuel López Obrador, 34 reporteros han sido asesinados, de acuerdo con cifras del investigador y articulista de El Universal, Alberto Aziz.

“Cualquier país que aspire a ser una democracia real tiene que cuidar la libertad de expresión. En México discutimos de forma obsesiva las normas del juego electoral, el financiamiento o la institucionalidad, pero se olvida uno de los factores más importantes: la libertad de expresión y el derecho a la información que se violentan cotidianamente con las agresiones a periodistas, el asesinato de informadores, con el maltrato que hace el presidente de la República en un mal entendido derecho de réplica”, criticó el especialista en una columna publicada este 10 de mayo, en las diversas plataformas del rotativo editado en la Ciudad de México.

11 asesinatos en 4 meses

A su vez, Zona Docs “Periodismo en resistencia”, informó que durante los primeros cuatro meses y nueve días de este año, en el país fueron asesinados 11 periodistas.

El primer crimen fue perpetrado el 10 de enero en Veracruz, donde la víctima fue José Luis Gamboa Arenas, director del medio digital Inforegio, que pereció víctima de heridas producidas con arma punzocortante en un aparente asalto.

El segundo asesinato ocurrió el 17 de enero en Baja California Norte, donde el fotoperiodista Margarito Esquivel Martínez, especializado en nota roja, fue abatido a tiros; en el mismo estado, pero el 23 de enero, Lourdes Maldonado López fue víctima también de disparos de arma de fuego, a pesar de que se encontraba bajo la tutela de un esquema de protección a periodistas.

Tres años antes de su muerte, la comunicadora había acudido a una conferencia matutina del presidente López Obrador para denunciar que había recibido amenazas de muerte.

Roberto Toledo, camarógrafo y editor de video de Monitor Michoacán, fue asesinado a balazos el 31 de enero por dos sujetos que lo interceptaron cuando ingresaba a unas oficinas.

El 11 de febrero de 2022, Heber López Vázquez, periodista y director del portal Noticias Web de Salina Cruz, Oaxaca, fue atacado a tiros cuando ingresaba a su estadio de grabación, habilitado éste en su domicilio. Pobladores del lugar detuvieron a dos de los responsables cuando pretendían darse a la fuga y los entregaron a la policía local.

Horas después de la detención de los sujetos, se informó que uno de ellos es hermano de Arminda Espinoza Cartas, ex agenta municipal de Salinas del Marqués y cuya información divulgada por López Vázquez la vinculaban con presuntos actos de corrupción.

El sexto comunicador ultimado fue Juan Camero Zazueta, el 24 de febrero en Sonora. Camero era exfuncionario municipal del municipio de Empalme y antes de ser acribillado a tiros había fundado el portal web El Informativo.

Juan Carlos Muñiz, reportero del medio digital Testigo Minero, se convirtió, el cuatro de marzo, en la séptima víctima de 2022, tras ser atacado a tiros en el interior de un vehículo de su propiedad; once días después, el 15 de marzo, Armando López Linares, director de Monitor Michoacano, fue asesinado a tiros al interior de su domicilio.

López Linares fue ultimado un mes y medio después del asesinato de su colaborador Roberto Toledo; el medio, había denunciado hostigamiento por parte de las autoridades municipales de Zitácuaro, Michoacán.

El cinco de mayo pasado, Luis Enrique Ramírez Ramos, columnista político del diario El Debate.

A través de su columna El ancla, el 17 de febrero pasado, demandó justicia para sus colegas asesinados con un texto titulado “Nos queremos vivos y vivas para ejercer la libre expresión”.

El periodista, de 59 años, fue ultimado a golpes y su cuerpo fue envuelto en plástico negro y tirado a las afueras de Culiacán en un camino de tierra, de acuerdo a la fiscalía del gobierno de Sinaloa. Desapareció entre la noche del 3 de mayo, día mundial de la libertad de prensa, y la madrugada del 4 de mayo.

El pasado nueve de mayo, las periodistas Yessenia Mollinedo Falconi, director del portal El Veraz, y la reportera Sheila Johana García Olivera fueron abatidas a tiros por sujetos desconocidos en el estacionamiento de una tienda Oxxo en el municipio de Cosoleacaque al sur de Veracruz..

Los hechos ocurrieron en el estacionamiento del Oxxo en la colonia Cerro alto del municipio, cuando se encontraban estacionadas y fueron atacadas a balazos por desconocidos. Ambas murieron en el lugar dentro del automóvil gris Ford de modelo atrasado.

Ambas mujeres eran madres de familia y, hasta el momento, las autoridades no han detenido a los responsables de los hechos.

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

error: ¡El contenido está protegido!