CARGANDO

Escribe para buscar

Agenda CIO General

Fracasa llamado de la autoridad; ciudadanos incumplen con separación de basura y calles se inundan de desechos

Compartir

Álvaro Morales

A pesar del llamado de las autoridades para que la sociedad cumpla con la separación de la basura inorgánica y orgánica y, además, no abandone sus desechos en la vía pública, cientos de toneladas de residuos sólidos amanecieron durante este martes y miércoles en diversas calles y avenidas de la capital del estado, al cumplirse cinco días de la suspensión indefinida del servicio de recolección por el cierre del tiradero de la Villa de Zaachila.

A lo anterior, se suma el fracaso, durante sus primeras horas, del programa alternativo implementado por el gobierno municipal de Oaxaca de Juárez, que desde este miércoles pretendió reanudar el servicio de recolección de desechos orgánicos, un proceso que, sin embargo, se llevó a cabo con diversas contrariedades debido a que la ciudadanía ignoró el llamado de separar los desechos y decidió tirar por igual basura orgánica e inorgánica.

Mientras las cuadrillas de trabajadores del área de Servicios Municipales batallaban para separar los residuos a fin de utilizar para composta la basura orgánica, decenas de puntos fueron inundados por miles de bolsas de desechos que fueron abandonados por la sociedad.

La rampa de basura, ubicada en la Central de Abasto, fue reportada al borde del colapso debido a la acumulación de residuos de diversos tipos, después de que las unidades recolectoras no han podido ingresar desde el viernes pasado al tiradero a depositar las 400 toneladas de basura que se generan a diario en la ciudad de Oaxaca y sus 13 agencias municipales.

Sobre las riberas del Río Atoyac, comerciantes y ciudadanos que habitan en inmediaciones del Mercado de Abasto, comenzaron la quema de cientos de kilogramos de desechos que permanecían sobre los camellones y que han vuelto intransitable la zona.

Al mismo tiempo, la acumulación de basura se hizo patente sobre la calle de Nuño del Mercado, Colón e Hidalgo, así como en la colonia Reforma, al norte de la ciudad, principalmente en el entronque de las calles de Azucenas y Sabinos.

Los desechos también comenzaron a acumularse en grandes dimensiones en el cruce de la calle Argentina y la Carretera Internacional 190, a la altura del municipio de Santa Lucía del Camino, mientras que vecinos de las colonias Adolfo López Mateos parte alta, Manuel Sabino Crespo y Ampliación Manuel Sabino Crespo de la ciudad de Oaxaca, amenazaron con cerrar una calle que se ha convertido en un muladar desde antes de la crisis de la basura y se ha incrementado en estos días.

Congreso, llamados al aire

Este miércoles, con 27 votos a favor, el Congreso de Oaxaca solicitó la intervención de los gobiernos federal, estatal y municipal para habilitar un nuevo espacio para el depósito de desechos sólidos, ante el cierre del basurero municipal.

Sin embargo, durante los años previos, el Poder Legislativo nunca exigió a las autoridades estatales y municipales cumplir con sus obligaciones constitucionales para garantizar el correcto procesamiento de los residuos generados por sus habitantes.

Este día, los legisladores coincidieron en la importancia de que esta problemática que afecta a la ciudadanía y el medio ambiente, sea resuelta, por lo cual exhortaron “a las autoridades a coordinarse y generar posibles soluciones para disminuir la contaminación”.

Los representantes indicaron que el basurero ubicado en la Villa de Zaachila, “recibió durante 42 años residuos sólidos de 25 municipios, incluida la capital oaxaqueña y Sola de Vega, lo que causó severos daños al medio ambiente y que éste fuese rebasado ante la cantidad de los desechos, que al año suman 162 mil toneladas”.

Este lunes, el edil de Oaxaca de Juárez, Francisco Martínez Neri, informó que los habitantes de la colonia Renacimiento de la Villa de Zaachila determinaron el domingo no cumplir los acuerdos signados horas antes con las autoridades de los municipios que conforman la zona metropolitana y que utilizan el relleno sanitario para desalojar los residuos sólidos generados en sus demarcaciones.

En un primer momento, se había establecido que tanto el municipio de Oaxaca de Juárez como tres ayuntamientos más podrían seguir utilizando el tiradero municipal durante tres meses, al tiempo que otros 20 municipios podrían tener acceso durante los próximos 30 días.

“Esa minuta no fue aceptada, no fue validada; no obstante, que los presidentes municipales firmamos (el convenio), al igual que pobladores y representantes de colonias de Zaachila, de ese lugar donde se depositan los residuos sólidos y el propio presidente municipal de Zaachila”, dijo Martínez Neri.

“Este asunto nos lleva a una problemática muy seria, yo diría que podría considerarse una especie de crisis porque 25 municipios no tendrían lugar donde depositar sus residuos sólidos y nos llevan a la necesidad de tomar decisiones fuertes en Oaxaca”, admitió.

“Hay varias cuestiones en las que se han venido trabajando. Nosotros venimos buscando espacios desde hace varios meses para poder depositar nuestros residuos; no es sencillo, a ningún municipio le gusta una situación así, no obstante que les hemos propuesto que nos es una manejo como se viene manejando”, agregó.

Una opción que contempla la autoridad municipal, de acuerdo con el edil, es recabar la basura inorgánica y, posteriormente, conformar “pacas” de basura que serían enviadas a la cementera Cruz Azul, en la región del Istmo de Tehuantepec, para que sea utilizada como combustible.

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

error: ¡El contenido está protegido!