CARGANDO

Escribe para buscar

Agenda CIO Local

Gobierno recibe más 6 mil mdp anuales para Salud; médicos exhiben desabasto en Oaxaca

Compartir

 

Álvaro Morales

Durante los últimos tres sexenios, el presupuesto ejercido por los Servicios de Salud de Oaxaca (SSO) se ha cuadruplicado, al pasar de mil 879 millones de pesos ejercidos durante el periodo fiscal 2005 a 7 mil 716 millones de pesos previstos para este 2021, de acuerdo con información de la Cuenta Pública y del Presupuesto de Egresos del Estado de Oaxaca.

A pesar de aquellos recursos multimillonarios, durante las últimas dos administraciones estatales, la de Gabino Cué Monteagudo y la de Alejandro Murat Hinojosa, las dos que han dispuesto de mayores cantidades de dineros públicos, el sector salud de la entidad permanece sumido en una crisis de desabasto de medicinas, así como de falta de equipamiento y materiales de curación para que médicos y enfermeras puedan otorgarle a la sociedad un trato digno, en un fenómeno que la Defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca (DDHPO) ha confirmado como violaciones a los derechos humanos la sociedad.

Los reportes de las cuentas públicas de 2010 a 2020, consultados por Agenda CIO, indican que, en esa década, los secretarios de salud de Oaxaca han administrado más de 41 mil 862 millones de pesos, sin que existan documentos que precisen cuál fue el destino de ese monto.

Todo lo contrario, a partir de 2015, las protestas por parte de las corrientes no oficialistas de la Sección 35 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Secretaría de Salud (SNTSA) se han intensificado en todo el estado a través de paros, protestas de brazos caídos, cierre de instalaciones y manifestaciones callejeras para denunciar las limitaciones con que labora el personal, pero también para acusar actos ilícitos al interior de la dependencia, como desvío de recursos y peculado.

En mayo de 2015, durante el cierre de 17 hospitales y 250 clínicas rurales, los sindicalistas exigieron a las autoridades estatales el otorgamiento de medicamentos, material de curación y equipamiento, así como la contratación de personal, tras calificar como insostenibles las condiciones de precariedad que prevalecen en los centros médicos de estado.

Debido a que las protestas y el cierre de diversas áreas hospitalarias se prolongaron durante más de 20 días, la Defensoría de los Derechos Humanos de Oaxaca se vio obligada a emitir una Alerta Temprana en demanda de que el gobierno estatal resolviera tal problemática y dejara de incurrir en violaciones a los derechos humanos de la sociedad.

Cinco meses antes del comienzo de aquella protesta, el gobierno de Oaxaca había reportado inversiones durante 2014 por 4 mil 204 millones de pesos en el sector salud de Oaxaca, cantidad que, en teoría, se sumó a otros mil 751 millones de pesos que fueron invertidos en el mismo rubro en 2015.

Pese a tales aseveraciones, el sindicato del sector salud afirma que las carencias en los hospitales y clínicas de Oaxaca se han mantenido en los mismos niveles de 2015 durante los años posteriores.

“La falta de recursos genera incapacidad para garantizar de forma efectiva el derecho a la protección de la salud, a pesar de que el Estado tiene la responsabilidad de facilitar a toda la población que requiera de los servicios de salud, especialmente a quienes están en condiciones socioeconómicas menos favorables, lo cual no acontece en el caso que nos ocupa…”

“Es evidente que los trabajadores en paro no exigen mejoras en sus percepciones laborales sino el otorgamiento de medicamentos, insumos, equipos, espacios, medios, contratación de personal y demás puntos necesarios para otorgar de manera adecuada el servicio médico”, resolvió la DDHPO en 2015, al emitir la Alerta Temprana.

Seis años después, en julio de 2021, los trabajadores del Hospital Civil de la ciudad de Oaxaca volvieron a efectuar una serie de movilizaciones en exigencia de material de curación, insumos y medicinas, pues acusaron que el desabasto había llegado al 90 por ciento; es decir, de cada 10 medicamentos requeridos, nueve no existían en “stock”.

“No tenemos ni desinflamatorios”, acusó el secretario de la Subsección 07 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Secretaría de Salud, Alberto Vázquez San Germán, la semana pasada, antes del cierre de algunas áreas hospitalarias y la realización de bloqueos callejeros y marchas en demanda de atención del gobierno del estado.

Sin embargo, a pesar de ello, año con año, la autoridad, por medio de sus cuentas públicas, le notifica al Congreso de Oaxaca inversiones millonarias, sin que éste cuestione o promueva acciones de fiscalización para confirmar la postura del Poder Ejecutivo.

En 2005, la Secretaría de Salud reportó un gasto en los Servicios de Salud de Oaxaca (SSO) por mil 879 millones de pesos; en 2006, la erogación creció a 2 mil 730 millones de pesos, y en 2007, permaneció en 2 mil 414 millones de pesos.

En 2008, la “inversión” en todo el sector salud de a Oaxaca y en asistencia social fue de 4 mil 568 millones de pesos; en 2009, de 6 mil 311 millones de pesos y en 2010, de 2 mil 783 millones de pesos.

Durante el gobierno de Gabino Cué Monteagudo, el gasto en el sector salud de Oaxaca fue de, según las cuentas públicas, de 2 mil 380 millones de pesos, en 2011; 3 mil 407 millones de pesos, en 2012; 4 mil 38 millones de pesos, en 2013; 4 mil 204 millones de pesos, en 2014; mil 751 millones de pesos en 2015 y 4 mil 266 millones de pesos en 2016.

Finalmente, la actual administración estatal, reportó inversiones por 4 mil 454 millones de pesos en 2017 únicamente en los Servicios de Salud de Oaxaca; 5 mil 163 millones de pesos en 2018; 5 mil 709 millones de pesos en 2019 y 6 mil 707 millones de pesos en 2020. A ello, se suman 7 mil 716 millones de pesos presupuestados para este 2021.

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

error: ¡El contenido está protegido!