CARGANDO

Escribe para buscar

#EnLaRed Nacional

José Eduardo, detenido, golpeado y violado por policías; murió tras 13 días de agonía

Compartir

José Eduardo Ravelo Echeverría, “El Güero”, tenía 23 años cuando murió luego que  policías lo detuvieron ilegalmente, lo esposaron, golpearon y lo violaron en la parte trasera de la patrulla y también al interior de una celda, en Yucatán.

Era miércoles, 21 de julio, cuando el joven -originario de Veracruz- caminaba por el parque de San Juan en el Centro Histórico de Mérida, se dirigía a una entrevista de trabajo, pero nunca llegó.

Un día después de la agresión sexual, el jueves 22 de julio, José pidió ayuda a su madre, María Ravelo Echevarría, quien viajó de Veracruz a Mérida para ayudarlo, ya que él no podía caminar solo por las lesiones. Para el 24 de julio, María logró conseguir un pasaje y acompañó a su hijo al hospital Agustín O’ Horán, en Mérida, para recibir atención médica.

“Cuando llegué a Mérida encontré a mi hijo vomitando sangre, no podía respirar ni moverse, le pedí que se alistara para ir al hospital Agustín O’ Horán, no nos atendieron como esperaba, dado la gravedad de lo sucedido. El doctor solo le preguntó si era gay y yo le respondí que él ya dijo que no es gay y aunque fuera nadie tiene derecho a golpearlo y violarlo”

Decidió ir a la Fiscalía General del Estado (FGE) a interponer la denuncia, la cual quedó asentada en la carpeta de investigación 433/2021. José rindió su declaración y lo revisó el médico legista; posteriormente, lo trasladaron  de emergencia al hospital Agustín H´Orán, en donde quedó internado.

José no sobrevivió y falleció el martes 3 de agosto. El último reporte que le dieron a María es que el joven tenía muy dañados los riñones, había sangre en un pulmón y daño cerebral. “Nunca imaginé que me iba a llevar a mi hijo muerto”, lamentó.

“El Güero” llegó a Mérida hace cuatro meses, decidió mudarse porque unos amigos le contaron que Yucatán era el estado más seguro de México, nunca pensó que perdería la vida camino a una entrevista de trabajo. La policía lo arrestó, según declaró su madre, por verse “sospechoso”.

Este sábado, las autoridades de Yucatán, informaron que fueron capturados 4 policías municipales, presuntos responsables de la muerte de José Eduardo.

Ayer, María -su madre- llevó el ataúd hasta las puertas del Palacio de Gobierno para exigir justicia.

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

error: ¡El contenido está protegido!