CARGANDO

Escribe para buscar

Destacado General Nacional Opinión

OPINIÓN l Los Derechos, también son digitales #NoAlPAdrón y a la #FiscalíaEspía

Compartir

Carlos Villalobos

En México se han librado desde la sociedad civil batallas épicas por la defensa de diversos derechos, como la diversidad sexual, el aborto, el derecho al voto, la defensa de prestaciones laborales, sin embargo, en plena era de las tecnologías de la información, la cobertura mediática que ha tenido la defensa de los derechos humanos en el ámbito digital, ha sido nula, a pesar de los acontecimientos de esta semana.

Por un lado, el medio internacional El País, a través de diversas investigaciones logró descubrir que la fiscalía general de la república desde 2018 ha desembolsado más de diez millones de dólares para la contratación de software dedicado a la recopilación de datos sin permiso y para la vulneración de equipos digitales, es decir, se gastó en menos de 2 años 10 millones de dólares en software espía.

Presumiblemente el gasto, de acuerdo a las investigaciones de El País y Reporte índigo, indican que los blancos a espiar fueron candidatos de fuerzas opositoras al régimen, pero este tema fue peligrosamente sepultado en el devenir de la agenda pública inmersa en un contexto electoral, provocando así, que el tema ni siquiera fuera abordado en “el ejercicio de transparencia más importante del presidente”, es decir en la mañanera de lunes a viernes.

Lo peligroso de no tener este tema en el radar, radica principalmente en una sola tónica ¿Qué o quiénes son blanco y porque no se sigue el debido proceso si es necesaria la intervención de telecomunicaciones? y si damos por hecho que “sea necesaria esta práctica” ¿Por qué no se ha utilizado para neutralizar blancos más importantes como líderes criminales o amenazas a la nación?

En otro orden de ideas, desde el senado, se aprobó el Padrón Nacional de Usuarios de Telefonía Móvil, el cual obligará a todos los proveedores de servicios a que sus usuarios entreguen información, que va desde el numero de teléfono, nombre, pasando por la CURP hasta inclusive tener que registrar huellas dactilares e iris.

Esto en una operación fast track, que fue sustentada en pro de “la seguridad de las y los mexicanos para combatir y registrar a quienes realizan extorsiones”, sin embargo, como ya es costumbre, la mayoría reinante en el senado demostró nulo conocimiento al respecto.

Por ejemplo, el hecho de que el Instituto Federal de Telecomunicaciones(IFT) tenga que concentrar los datos de todos los usuarios de telefonía móvil del país, requeriría una infraestructura extremadamente poderosa, para que no se vulneren los datos de usuarios, cosa que hasta hoy no se ha resuelto el procedimiento.

Por otra parte, al exigir un plazo de no más allá de 2 años para el registro de todos los usuarios, el gobierno estaría coartando la posibilidad de comunicación de ciudadanos, ya que de no estar registrados teóricamente no podrían tener acceso a una línea de telefonía móvil y además esto generaría la creación de un mercado negro de líneas telefónicas, por mencionar algunos problemas.

Es importante que justamente en este periodo electoral, presionemos a quienes buscan ser nuestros representantes en el congreso nacional y en el congreso estatal para garantizar, al menos iniciativas que protejan nuestros derechos como ciudadanos digitales, ya que de los contrario, poco a poco dejaremos de conocer el internet como hasta hoy lo conocemos, libre, privado y con nula intervención del estado.

Personalmente digo #NoAlPadrón, porque valoro mis datos y los de mis cercanos, porque se pugne por procesos justos y que sea a través de procesos judiciales legales y simétricos, pero que además se promueva una cultura de la protección en la red desde pequeños, para evitar, o al menos intentar tratar de evitar, extorsiones o engaños en la red.

Las y los mexicanos, merecemos leyes e instituciones que nos protejan, aunque sean en el ciberespacio.

Etiquetas:

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

error: ¡El contenido está protegido!