CARGANDO

Escribe para buscar

Adolfo Sánchez Pereyra Opinión

OPINIÓN | Hablando de modelos

Compartir

Adolfo Fernando Sánchez Pereyra.

Dije hace dos semanas que el nuevo gobierno federal seguiría caminando en la órbita del capitalismo nacionalista con pequeños ajustes asistencialistas para mitigar la falta de empleos y la pobreza. Y que la cuarta transformación significaría una vuelta al modelo originario de la Constitución de 1917, sobre todo en materia económica y política.

Separar el poder político del poder económico es una pretensión saludable pero en la práctica complicada por las redes existentes de lo económico que tienen nombres y apellidos y zonas completas de pertenencia de la economía nacional, valdría la pena corroborar hasta que grado la descripción que hicieran Alonso Aguilar y Jorge Carreón hacia la década de los años setenta en: México riqueza y miseria y en La burguesía, la oligarquía y el Estado (Nuestro tiempo) siguen teniendo vigencia o se han agudizado.

Y lo mismo en el caso de Oaxaca, después del estudio de Miguel Basáñez (1987) acerca de la composición del poder.

Parte de mis preocupaciones se centran en el corredor industrial del Istmo que promueve el nuevo gobierno federal que se supone sentará las bases del desarrollo industrial de la región, hecho que con certeza, provocará una redistribución de la propiedad y la riqueza como sucedió ya con la instalación del parque eólico de la Ventosa en detrimento de las formas culturales y económicas comunitarias que le dan sentido al istmo oaxaqueño.

La pregunta es ¿cuántos oaxaqueños serán expulsados de su región y cuantos otros tendrán que dejar el país para refugiarse en Canadá? Recordemos que esos procesos son de acumulación originaria de capital y que implican cambio de propietarios y demás variables que mejor deberían leer en el tomo 1 de El Capital.

El pueblo tendrá que seguir confiando en la palabra del presidente que prometió no reprimir al pueblo y desaparecer al CISEN.

Todo en su momento. Eso no quita que los partidarios del industrialismo globalizador desplacen sus acciones en forma independiente. Siempre hay que tener presente que existen esos intereses.

Así, con claro oscuros, hay que ver al nuevo gobierno. Creo en las palabras de José Revueltas acerca de lo posible y sus condiciones, Ensayo sobre un proletariado sin cabeza es una lectura obligada.

La oposición de la base del Poder Judicial a la reducción de sus supersueldos revela en que magnitud el modelo contrarrevolucionario del partido de Estado penetró las conciencias de los individuos.

Podríamos preguntar por ejemplo, ¿Qué hizo el Poder Judicial para impedir los despojos en el caso del parque eólico del istmo? Esas clases medias altas son un ejemplo de la fragmentación individualista.A esos individuos no les interesa el bienestar social ni la suerte de los otros.

La concentración de la riqueza los hace parte de un poder que solo ha perdido a su dirigente corporativo partidario pero que los mantiene íntegros para lo que depare el porvenir como ya se vio con su protesta.

Una pregunta final es: ¿pasará por alto la Corte el principio que no se puede ser juez y parte?

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

error: ¡El contenido está protegido!