CARGANDO

Escribe para buscar

Política

¿Quiénes son exactamente sus enemigos los conservadores, señor presidente?

Compartir

Rodrigo Islas Brito

“Afortunadamente no pasó a mayores. Tiene que ver con las diferencias que existen. No alentamos nosotros eso”, aseguró Andrés Manuel López Obrador sobre los gritos de traidores, chayoteros y ustedes ni mexicanos son, que seguidores suyos profirieron contra la Caravana por por la Verdad, la Justicia y la Paz conformada por más de 1200 personas que ayer llegaron al Zócalo de la Ciudad de México procedentes de una caminata de cuatro días proveniente del estado de Morelos, comandados por los activistas Javier Sicilia y Julián LeBaron

“Se puede decir, es que el presidente cuestiona a los conservadores”, dijo AMLO en su conferencia de prensa mañanera de este lunes y con una sonrisa se respondió a si mismo con un “ofrezco disculpa por anticipado, pero si los voy a seguir cuestionando”.

Sin que hasta ahora haya registro de que algún reportero le haya preguntado al presidente que entiende por la palabra conservador y a quien exactamente se refiere cuando apalabra un término que usa para calificar a todo aquel o aquella que se muestre contrario a sus designios o que demandante acciones por parte de su gobierno, Obrador habló de hipocresía.

“Los conservadores corruptos son los responsables de la crisis de México”, volvió a decir sin especificar nuevamente ni nombres ni localizaciones. “Y como todos los conservadores son muy hipócritas, desde su doctrina, la hipocresía, se olvidan de lo que hicieron”, apuntó sin especificar acto alguno

“Hay organizaciones afines al conservadurismo que en el tema de la violencia no están demandando una explicación a los gobiernos que tomaron la decisión de enfrentar la inseguridad con el uso de la fuerza”, expresó el mandatario en un punto que coincide con la razón por la que un grupo de seguidores del obradorismo estaban ayer en la plancha del zócalo justo cuando la anunciada marcha por la paz se presentó.

El grupo obradorista argumentó estar ahí para conjuntar firmas para que se juzguen a expresidentes corruptos pero de paso hicieron por expulsar a los miembros de la caravana del zócalo acusándolos de que solo venían a provocar a base de más insultos, empujones y manoteos, impidiéndoles llegar al templete donde tendría lugar el mitin para demandar la atención de un presidente que justo enfrente, en el Palacio de Gobierno en el que vive, había anunciado desde días antes que no los iba a recibir para no exponer su investidura presidencial con insultos.

Aunque al final los insultados fueron otros, como las palabras en contra de Julián LeBaron de haber él mismo causado la masacre contra mujeres y niños y niñas de su familia acontecida el pasado cuatro de noviembre de 2019 en Bavispe, Sonora. ¡Es un honor estar con Obrador!”, “¡Asesinos, asesinos, asesinos!”, fueron los gritos con los que los obradoristas tundieron a la familia LeBaron. Cuestión de la que el honorifico AMLO se deslindó, aunque de alguna manera también justificó.

De la marcha por la paz, el presidente dijo una vez más que “respeta a todos los que se manifiestan”, pero que ya “había quedado en que no podía recibirlos” y explicó sus motivos”, asegurando que el “Gabinete de Seguridad” los recibió para atender sus demandas. “Entregaron un documento tanto un escrito como un estudio del CIDE, que por cierto es del 2018, pero ellos son atendidos como todos los ciudadanos”, abundó AMLO

Cuestión sobre la que cabe señalar que Sicilia y LeBaron rechazaron reunirse con el secretario de seguridad pública, Alfonso Durazo y la secretaria de gobernación Olga Sánchez Cordero que anunciaron estarlos esperando , y enviaron una comisión representativa de la caravana.

De lo pasado este domingo y que un grupo de sus simpatizantes insultaran a personas cuyos familiares han sido asesinados, desaparecidos, calcinados, y a cuya unión el mismo mandatario calificó de puro show, también se tradujo en la conferencia presidencial en un tema que hoy luce más desbocado que nunca, la violencia extrema en el estado de Guanajuato, donde de acuerdo con el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP), el año pasado se registraron 4.494 homicidios, en una cifra mayor a la de estados con añejos problemas de narcotráfico y guerra de carteles de las drogas, como Tamaulipas, Sinaloa o Guerrero.

Cuestión sobre la Obrador comentó literal que en cuanto a homicidios  Guanajuato “se nos está saliendo de lo normal”. Amlo observó que hay bandas criminales que ahí se están confrontando, cuestión sobre la que analistas atribuyen la violencia a peleas por el mercado de drogas en pequeñas dosis, es decir el narcomenudeo,  y sobre todo por apoderarse del robo de combustible, conocido como “huachicoleo”, en una  disputa feroz, barrio a barrio y a veces calle a calle por el control de esos mercados.

“Lo de Guanajuato es algo que estamos atendiendo  es complicado y en efecto hay mucha violencia, el fin de semana estuvo muy difícil en Guanajuato. Llegó al 20 por ciento de los homicidios nacionales, sólo ahí y estamos trabajando para que se resuelva. No tenemos homicidios en Durango, Nayarit y Sonora e incluso ha habido disminución de homicidios en Tamaulipas, pero Guanajuato se elevó mucho”, informó el mandatario.

Sobre esto según reportes de prensa Las organizaciones que disputan el estado son el Cartel Jalisco Nueva Generación (CJNG) y el Cartel de Santa Rosa de Lima, especializada en “huachicoleo”, Sobre lo que el gobernador de la entidad Diego Sinhue Rodríguez Vallejo aseguró que hoy Guanajuato necesita mayor respaldo del gobierno federal y en particular de la recién creada Guardia Nacional.

La corporación envió a la entidad más de cuatro mil elementos pero “están mal distribuidos” y permanecen en sus cuarteles, asegura el gobernador. “De nada sirve tener bases de operación con los elementos guardados, necesitamos que salgan a vigilar, a hacer operativos”, dijo Sinhue a la prensa estatal.

En respuesta, el gobierno federal ha asegurado desde hace semanas que existe poco apoyo de las autoridades de Guanajuato a las operaciones contra la violencia. El mismo presidente López Obrador ha acusado al panista Sinhue Rodríguez de ser el gobernador del país que menos asiste a las reuniones de seguridad que se realizan todos los días.

Pues estos encuentros entre autoridades estatales y representantes del Ejército y la Marina para atender los problemas cotidianos de violencia es uno de los pilares de la estrategia de seguridad del gobierno de López Obrador, quien en su conferencia de este lunes no hizo mayor referencia a lo que básicamente parece haberse convertido ya en un pleito político entre el gobierno estatal guanjuatense y el gobierno federal.

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

error: ¡El contenido está protegido!