CARGANDO

Escribe para buscar

Opinión

Señor presidente, acceso, no es lo mismo que contar con Internet

Compartir

Carlos Villalobos

Con la masificación del internet, la consigna ha sido clara, este servicio se ha convertido en un bien preciado que ha provocado que se tenga que garantizar que todas y todos podamos acceder a su uso, esto implica que no solo se permita su accesibilidad, sino que además se extiendan los servicios.

Sin embargo, algo que es cierto es que sigue siendo un negocio, y al menos para el caso mexicano, la realidad es que las comunidades con baja densidad poblacional, no lo son. Estos municipios, al contar con menos de 250 ciudadanos, requieren de una alta inversión que pocas veces se ve convertida en ganancias.

A pesar de todos los matices que se puedan hacer al respecto de la administración federal anterior, algo que es cierto es que tomaron manos a la obra y se empezaron a gestar políticas públicas en favor del acceso a servicios digitales y del acceso de alfabetización de Internet.

Para 2024, el operador que en aquel momento fue seleccionado para llevar la batuta en el acceso a Internet en el país, Altan, tendría que cubrir el 92.2% de conectividad en el país como mínimo. Hoy el avance va más allá de lo esperado (ya que se han cubierto 35,000 poblados con menos de 250 habitantes).

Aunque hoy en día y también históricamente han existido servicios de internet satelital, este es demasiado caro y por lo tanto el objetivo de la cobertura se pierde.

Evidentemente ante los pocos, o nulos resultados, que se han visto con la administración del presidente Andrés Manuel López Obrador, el discurso, basado en ocurrencia, se ha centrado en que “todo México contará con acceso a Internet”.

¿Todo México puede contar con Internet como dice el presidente? Aquí vale la pena analizar sus palabras. Actualmente se tiene acceso a Internet y a servicios relacionados con este, el problema radica en los precios a los que se puede acceder. En un México en donde apenas se cubren necesidades básicas, el Internet en pleno siglo XXI sigue siendo un lujo y estando inmersos en un escenario pandémico, la crisis es todavía peor y la brecha de desigualdad aumenta exponencialmente.

El presidente y sus asesores no saben cómo funciona Internet y las plataformas que tenemos a nuestra disposición en el ciberespacio, la cobertura no es equivalente a tener servicio; aquí me explico, aunque yo viva en la ciudad de Oaxaca, cuento con cobertura de Internet, el problema es que si no pago el servicio, no puedo gozar de este.

El discurso traiciona y las acciones aún más, la antesala a una crisis monumental provocada por la COVID-19 (y malas decisiones de gobierno), aunado al debilitamiento de organismos autónomos (como el Instituto Federal de Telecomunicaciones) provocan que quienes no cuentan con cobertura de Internet y quienes sí cuentan con el servicio, pero con tarifas excesivas o servicios deficientes, poco a poco pierdan terreno en un mundo cada vez más interconectado.

Señor presidente, dar dinero en efectivo no lo es todo en el combate a la pobreza, el Internet y la garantía de un servicio eficiente, es un motor de desarrollo que requiere atención y análisis a detalle. ¿Quieren ganar elecciones de cara al próximo ciclo electoral? Simple, garanticen acceso y servicios decentes de Internet.

 

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

error: ¡El contenido está protegido!