CARGANDO

Escribe para buscar

Destacado

Zona triqui de Oaxaca, tierra de sangre y fuego

Compartir

Álvaro Morales

Al menos 21 muertos, tres de ellos niños, y un número indeterminado de lesionados, incluidos también menores edad, es el saldo arrojado por alrededor de 11 ataques armados perpetrados en la región triqui del estado durante el año pasado, un territorio que desde hace 40 años es disputado a sangre y fuego por cuatro organizaciones sociales y que actualmente es considerado como uno de los puntos con mayor conflictividad del estado.

De las 21 víctimas fatales contabilizadas durante el año pasado, 13 se registraron en menos de 90 días, entre el 29 de septiembre y el 27 de diciembre, en una ola de violencia que ha puesto en entredicho la posibilidad de que sea signado un acuerdo de paz en aquella zona, que es controlada por el Movimiento Unificador y Lucha Triqui (MULT), la Unidad de Bienestar Social de la Región Triqui (Ubisort), la Confederación Nacional Campesina (CNC) y el Movimiento Unificador y Lucha Triqui Independiente (MULTI); todas, acusadas de tener vínculos con grupos paramilitares.

De acuerdo con pronunciamientos emitidos por las agrupaciones que coexisten en la microrregión, 14 de los fallecidos eran militantes del MULT, cinco de la Ubisort y en dos casos no se determinó la ideología de las víctimas.

En octubre pasado, la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) demandó a los gobiernos estatal y federal garantizar las condiciones para que no se continúen vulnerando las garantías universales de niños, mujeres y varones que habitan en los municipios de Santiago Juxtlahuaca y Constancia del Rosario, en la microrregión triqui.

El último hecho violento se suscitó el pasado 27 de diciembre, cuando un hombre identificado como Justo Santos Quiroz, de 27 años, y militante del MULT fue asesinado a tiros en el centro de Putla de Guerrero.

El hoy extinto, oriundo de San Juan Copala, fue interceptado cuando caminaba en la vía pública por dos sicarios que lograron darse a la fuga.

Un día antes, la Ubisort denunció la irrupción en Tierra Blanca Copala, en Juxtlahuaca, de grupos paramilitares que atacaron a los pobladores, lo que dejó decenas de lesionados y obligó a más de 100 familias a huir del lugar.

Autoridades del gobierno federal y estatal corroboraron los hechos y, desde entonces, intentan brindar acompañamiento para que los ciudadanos afectados puedan retornar.

El 10 de diciembre, una familia de cinco integrantes adherida al MULT fue atacada a tiros y asesinada; las víctimas fueron identificadas como un matrimonio, así como sus dos hijas de 10 y 17 años y una mujer de 75 años. Otros tres niños resultaron con heridos.

El 16 de noviembre, un militante de la Ubisort, identificado como Ismael Cruz García, murió, y una persona más resultó lesionada, luego de que fueran emboscados sobre la carretera 85 Juxtlahuaca-Carrizal.

El 20 de noviembre, fue asesinado Gabino Ávila Martínez, líder regional del MULT; el 25 de noviembre también fue muerto Maurilio Hernández Martínez, otro líder del MULT, en Putla Villa de Guerrero.

El 13 de octubre fue atacado Epifanio de Jesús Martínez, miembro de la Ubisort,  quien murió dos días después; el 29 de septiembre fueron ejecutados tres integrantes de una familia que simpatizaba con el MULT; el 10 de mayo la Ubisort denunció la ocurrencia de otro ataque armado en los límites con el municipio de San Pedro Chayuco, donde un menor de 14 años murió el quedar atrapado entre el fuego cruzado y un hombre más resultó herido.

Asimismo, el 10 de abril perdieron la vida tras un nuevo ataque a tiros dos activistas del MULT, y el dos de marzo autoridades de la agencia la Laguna Guadalupe, Putla Villa de Guerrero fueron atacadas con saldo de dos personas muertas.

De acuerdo con el gobierno estatal, durante los primeros nueve meses de 2020, en Oaxaca se contabilizaban 321 conflictos agrarios activos, de los cuales 25 eran considerados de alto riesgo, 58 de mediano riesgo y 238 de bajo riesgo; a ellos, debían sumarse otros 301 conflictos municipales para conciliar internamente entre los cabildos o, en su caso, entre los ayuntamientos con sus agentes municipales o sus agentes de policía.

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

error: ¡El contenido está protegido!