Al Tren Maya los únicos que no lo quieren son los que no nos quieren: Obrador comparte su filosofía

0

Rodrigo Islas Brito

Andrés Manuel López Obrador  ha anunciado que escribirá una ambiciosa obra de análisis sobre el conservadurismo en México, su gran adversario, cuando cumpla su mandato presidencial en cinco años. Será una obra que le llevará años. Volvió a decir que no se reelegirá, ni se meterá de cacique político después de eso. Se dedicará a escribir filosofía.

Se dijo resistente y acostumbrado a la crítica, como con lo publicado por el columnista Raymundo Riva Palacio, a quien calificó como no objetivo porque le consta, quien basándose en una publicación de un periódico estadounidense escribió que a su administración se le está investigando por supuestos nexos con el gobierno de Irán, cuestión que el mandatario negó por completo.

Versiones sobre su futuro fue las que trató el mandatario en su conferencia mañanera de prensa de este martes. El jueves dijo que habrá en esa misma conferencia un informe completo con el secretario de salud, Jorge Alcocer Varela, sobre el hoy polémico Instituto de Salud para el Bienestar y las pautas que se seguirán para firmar los convenios al respecto con los estados de la República, de los cuales en cinco de ellos, Coahuila, San Luis Potosí, Nuevo León, Tamaulipas, se han presentado ya amparos  de ciudadanos y políticos ante el Poder Judicial de la Federación para que se mantenga el Seguro Popular con sus lineamientos de gratuidad en atención, cirugías y medicamentos.

AMLO dijo que presentará cada semana los adelantos del plan de salud pública, por lo que espera que el 1 de diciembre quede «ya establecido el sistema de salud de calidad y gratuito».  «Se va a hablar con directores y personas, también con los institutos de salud, el servicio va a ser gratuito, se les va a reponer lo que obtienen por las cuotas de recuperación», aseguró una vez más en una conferencia que inició con información sobre la muy anunciada venta desde hace más de un año del avión presidencial José María Morelos y Pavón, comprado por el gobierno federal durante el pasado gobierno de Enrique Peña Nieto.

Obrador recordó que en el proceso de subasta de los aviones y helicópteros se ha contado con el acompañamiento de la oficina de transparencia de la ONU para que «se cumpla con todos los procedimientos».

«Que no se rematen los aviones, los helicópteros, a precios bajos, que sea a partir de un evalúo y que se lleve a cabo un seguimiento transparente», dijo a lo que el  director de Banobras, Jorge Mendoza Sánchez, informó que el gobierno mexicano decidió que el avión presidencial regresará a México de Estados Unidos, para su resguardo por parte de la Fuerza Aérea Mexicana y su posterior exhibición junto con otras aeronaves a subastar donde se pondrán a la venta 28 unidades, entre ellas el tan manido avión presidencial.

Esto con posibilidades de comprados únicos, venta en copropiedad o más personas asociadas y la renta del activo. Con opciones para venderlo a un sólo comprador, o en una venta compartida a una sociedad de 12 empresas, o en una renta por hora.

Obrador definió entonces al tren maya como la obra de inversión e infraestructura que más tiempo va a demandar en su sexenio, sobre el que dio a conocer que ya comenzaron con las licitaciones y en este primer trimestre espera se entreguen ya los primeros contratos para cinco de los siete tramos que comprenderá la obra Palenque-Escarcega, Escarcega-Campeche, Mérida, Valladolid, Tulum Cancún, la cual en su totalidad abarcará cerca de mil 500 kilómetros de extensión.

A la pregunta sobre como el derecho de vía se está negociando con las comunidades por las que pasará el tren maya dijo que ya se hizo una consulta amplia con estas y las personas de la región y que la mayoría está de acuerdo. “Me consta, yo no podría decir mentira, en las asambleas habla con la gente y no hay oposición. Los que no nos quieren inventan cosas”, dijo el presidente.

Para los primeros cinco kilómetros y los primeros cinco tramos  AMLO dijo que la convocatoria está hecha y que este será para turismo y pasajeros, asegurando que el tren maya ira por la línea que ya existe es una vía de carga. A lo que el mandatario aseguró que la principal razón de la magna obra es el desarrollo del sureste mexicano que posee el setenta por ciento del agua del país, pero que se mantiene como una región rica con un pueblo pobre que fue abandonado  y sobre el que gobiernos anteriores no invirtieron nada.

Obrador aclaró que de Valladolid a Tulum es un nuevo derecho de vía que ya se consiguió y que hoy le apuesta, frente a la sobredemanda de trabajo que ya tienen los constructores de las Secretaria de la Defensa con la construcción del aeropuerto de Santa Lucia y demás refinerías, a que las empresas constructoras que ganen las licitaciones cumplan en sus deberes o si no serán exhibidas a nivel mundial como fraudulentas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here