CARGANDO

Escribe para buscar

Opinión

La vacuna que sustenta el discurso de un país entero

Compartir

Por Carlos Villalobos

La investidura del titular del ejecutivo está protegida por un manto estelar, basado en buenos deseos e intenciones, que verdaderamente todos los mexicanos esperamos, sin embargo, la ejecución de estos han dejado mucho que desear y la intempestiva irrupción de la pandemia por Sars-COV2 solo los ha expuesto.

La jugada de comprar la vacuna Sputnik V les salió a la perfección, pero recordemos que el anuncio de la adquisición de esta, se realizó semanas antes de tener los suficientes estudios para comprobar su efectividad y por tanto la vacuna ni siquiera había sido analizada por la COFEPRIS (que es el órgano que se encarga de autorizar o rechazar la entrada de este tipo de medicamentos)

La vacuna, o siquiera pensar en la vacuna, desde su aparición en el imaginario mexicano, se ha convertido en el principal soporte del discurso ante los nulos resultados frente a la pandemia. Sin duda alguna, la vacuna es un gran logro para la humanidad, en menos de un año logramos hacer un antídoto ante este gran mal.

Sin embargo, esto no implica una solución en corto tiempo, la gente va a seguir muriendo, la gente va a seguir padeciendo la crisis económica, la gente va a seguir infectándose, porque al menos para el caso mexicano, el proceso de vacunación no va al ritmo que nos vendieron hace meses y por tanto, todo sigue quedando en deseos y buena fe.

Hoy la única forma de evitar, o aminorar, las secuelas de esta pandemia, es dejar atrás los buenos deseos y verdaderamente tomar medidas, ya que después de que nos vacunemos, vamos a tener que levantar las piezas de absolutamente todo lo que se ha roto. Miles de empresas colapsadas, inversiones perdidas, personas que han fallecido y un horizonte que nunca volverá.

Evidentemente el discurso que se basa en que “México es un país pobre” se derrumba con una simple  revisión al top 20 de economías mundiales. NO somos un país pobre y afortunadamente tenemos acceso preferencial a las vacunas y no por una gestión, sino que simplemente destacamos como país.

Este proceso proceso(o intento) de recuperación va a ser largo, doloroso y el discurso se ha centrado solo en las vacunas y no como vamos a lidiar con el momento posterior a que más del 80% de las y los mexicanos estemos vacunados(que es la cifra mágica en la que coinciden varios epidemiólogos especialistas).

La vacuna NO  es la solución a todo, la vacuna necesita aplicarse ya y de forma efectiva; la vacuna no es una pócima mágica, es el principio del fin de esta pesadilla. El tratamiento para lidiar con el pensamiento que “la vacuna es la solución”  es el siguiente: mejores medidas, estrategias claras, mejor comunicación; pero sobre todo hablar menos y  hacer más.

Antes de continuar endiosando la aplicación de la vacuna tenemos que reformular un gran pacto social, porque solo en colectivo y a través de alianzas podremos sacar de esta emergencia a nuestro país.

Lo que ha metido en problemas  a esta administración no es lo que no saben hacer, sino lo que creen que saben , hoy se toman decisiones a ciegas y que no se contextualizan; como lo estimados de fallecidos al principio de la emergencia o la compra prematura de las vacunas Sputnik V.

El discurso tiene que quedar atrás, que se acepten los errores que se han cometido y que se fomente la colaboración entre gobernantes, oposición y ciudadanía tiene que ser nuestro objetivo, el país es mas grande que un virus o que un discurso, eso sí, ojalá pronto las acciones de gobierno dejen de ser actos de fe y se pasen a hechos basados en datos concretos y ciertos.

Etiquetas:

También podría gustarte

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

error: ¡El contenido está protegido!