Diputados negocian terso y aprueban paquete económico 2020 con impuesto minero, Oaxaca

0

Rodrigo Islas Brito

El diputado priista presidente de la mesa directiva de la 64 legislatura, Jorge Villacaña, traga saliva. En la sesión de la aprobación del paquete fiscal y económico para el estado de Oaxaca para el 2020 ha llamado al orden y a sentarse en sus curules a un grupo de diputados que en un extremo del salón de sesiones han hecho un círculo. El coordinador de la bancada priista, Alejandro Avilés lo ha mirado de reojo a su correligionario y le ha dejado claro  que eso no va a suceder.

“Están negociando”, suelta una diputada desde su curul que no se le puede ver el rostro porque se ha agachado para poder soltar su diagnóstico. Villacaña toma nota y sigue con la sesión. En el cónclave negociador está Avilés exigiendo cumplir los tratos a toda la plana mayor legislativa de la ya de por si mayoritaria Morena. Horacio Sosa Villavicencio, presidente de la Junta de Coordinación Política (JUCOPO) , el taimado Ericel Gómez Nucamendi y el extrañamente preocupado Freddy Delfín,  lo miran con ojos de que hay que hacer para que este cuate no se ponga más difícil.

Una mujer asesora llega, mandan a traer al también diputado morenista Luis Alfonso Silva Romo, presidente de la comisión permanente de régimen, reglamentos y prácticas parlamentarias quien acude a la cita con la cabeza agachada como si fuera con rumbo a un regaño. Afortunadamente para todos, la cosa se arregla. La coma se cambia o se extiende, el apartado se amplía o se quita, y Avilés regresa contento a su curul con su suéter de un César Costa costeño de los sesentas.

Ha sido un largo camino para llegar a esta votación. Por lo menos veinte días de reuniones entre el secretario de finanzas del gobierno estatal, Vicente Mendoza  y los diputados, y de los 42 diputados y diputadas reuniéndose entre sí y con las fuerzas vivas de sus partidos políticos respectivos.

Después de que el Órgano Superior de Fiscalización del Estado de Oaxaca diera cuenta de un presunto desvío de 108 millones de pesos en las finanzas de la Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca (UABJO) hoy se sabe que la 64 legislatura le ha incrementado el presupuesto anual a la Universidad, sino del 45 por ciento pedido, si con un porcentaje cercano.

“¿Qué se le va hacer? Muchos de los diputados de esta legislatura venimos de ahí”, dice un diputado morenista frente a otro diputado también del mismo partido. Ambos para platicar del asunto piden resguardar su nombre.

Comentan que otra de las tardanzas para esta votación es que el gobierno de Alejandro Murat pedía se le otorgara un permiso especial para seguirse endeudando más si así lo consideraba conveniente, después de la deuda de 3500 millones que ya hace unos meses este mismo Congreso le autorizó además de el refinanciamiento de esa misma deuda a largo plazo por 13 mil 500 millones de pesos.

“Lo mandamos a la porra”, dice uno de los diputados en una expresión que en la realidad fue aún más explícita. Se les comenta que a este nivel y ritmo de falta de exigencia de transparencia sobre la UABJO, la que se supone es la máxima casa de estudios del estado, en algún momento la institución educativa terminará por reventar. “Puede ser”, es la reflexión de los legisladores.

Las votaciones se suceden una a la otra y sin problema alguno. Todo está cuasi planchado. Las semanas de reuniones y ponderación de intereses rindieron frutos. Dictámenes sobre reformar, adicionar y derogar disposiciones de la Ley de Coordinación Fiscal, sobre expedir la Ley de Ingresos para el estado para el ejercicio fiscal 2020, sobre expedir porcentajes, fórmulas y variables para la distribución de los fondos que integran las participaciones de los municipios del estado, y sobre finalmente expedir el presupuesto de egresos para el 2020 para el estado de Oaxaca, caminan con cierta rapidez.

Solo dos desacuerdos, en el Presupuesto de Egresos, el diputado petista César Morales Niño, pide que se sume un artículo transitorio en cuanto al presupuesto asignado a la coordinación general de comunicación social y vocería del gobierno del estado, así como a la inversión en obra pública

“Adquisición de estructura social tanto en licitaciones públicas, invitación y contratación directa se deberá contratar a empresas locales que cuenten con capacidad de respuesta inmediata, recursos técnicos y financieros. De lo contrario se tomarán en cuenta a empresas o contratista foráneos debidamente inscritos en el padrón de proveedores”, lee Niño en la tribuna.

Los diputados le aprueban por mayoría la petición. Luego Niño critica que en el documento de egresos que le dieron a leer a las y los legisladores se puede leer todavía que todo se está votando para el 2019, cuando ese año está a unos días de terminar. Sus colegas le responden que no sea quisquilloso, que fue mucha la prisa y que los errores de dedo se pueden remediar.

La diputada de Juchitán, Gloria Sánchez, integrante de la Comisión de Hacienda se pronuncia después contra de la creación de un nuevo impuesto sobre la extracción de materiales pétreos. El impuesto minero, el único que de los cinco nuevos impuestos propuestos por el gobernador Alejandro Murat  que sobrevivió a la Ley de Ingresos para el 2020.

Justo un día antes de que el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador haya dicho otra vez que no quitará concesiones mineras pero que no obsequiara otras nuevas, las y los diputados oaxaqueños de Morena han aprobado un impuesto que incluso el gobierno estatal había anunciado que quitó del paquete.

Sánchez dice que lo que hoy dice la ley estatal de Hacienda contraviene lo dispuesto en la ley general de equilibrio ecológico y protección al ambiente, ya que prevé destinar los ingresos a otros rubros y no a los rubros de remediación ambiental. Explica que el impuesto se aplicará a extracción de arcilla, arena, caliza, grava, roca, piedra y otros materiales. Jamás menciona la palabra minería.

Critica que el nuevo impuesto dicte que las cuotas que se aplicarán por metro cúbico de los materiales, lo cual a su parecer incrementara el costo de materiales básicos para la construcción, lo cual traerá inflación en Oaxaca a la hora de que alguien quiera construir cualquier edificación.

Recuerda que después de los sismos del 2017 el estado de Oaxaca sigue en proceso de reconstrucción, con miles de familias que aún no han podido superar las afectaciones económicas y patrimoniales. Gloria Sánchez vota en contra en lo particular, lo cual no hace gran diferencia.

El año termina y las y los diputados no se volverán a ver hasta el seis de enero. Abrazos y más abrazos se reparten y se traen. Alejandro Avilés habla por celular desde su curul poco antes de terminar la sesión, a quien lo escuche del otro lado del auricular le da la noticia de que todo fue miel sobre hojuelas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here