“No es una dadiva, es justicia histórica”: Universidad Comunal se vuelve ley en Oaxaca

0

Rodrigo Islas Brito

“La Universidad Comunal de Oaxaca no está en la lógica de llevar la educación al pueblo, sino sobre que son los mismos pueblos los que tienen que hacer su propia educación, revitalizando las formas de pensamiento, planteando a la comunidad como un nuevo modelo ético organizativo, político y emancipador”, comenta el profesor Damián Gallardo Martínez de la Universidad Comunal Intercultural de San Antonio Huitepec “Nuestro Camino”, sobre la aprobación constitucional con 31 votos a favor del establecimiento ante la ley de un reglamento que norme públicamente a la Universidad Comunal Intercultural de Oaxaca.

La cual tiene ya más de quince años de existencia a través de una red llamada UACO (Universidad Autónoma Comunal de Oaxaca) que imparte una propuesta educativa comunitaria, independiente y autónoma en varios centros comunales del estado comprendiendo a comunidades ubicadas en los Valles Centrales y en la Sierra Sur y Norte del estado de Oaxaca, como Tlahuitoltepec, Huitepec, Guelatao, Comitancillo, Yahuiche y Colotepec.

“No son dadivas, es un momento de justicia histórica, es el reconocimiento a un sistema educativo comunal distinto al convencional que normalmente se conoce”, establece Rigoberto Vázquez de UACO de Tlahuitoltepec, quien asegura que la exigencia del derecho como pueblos originarios a la educación es algo por lo que se ha venido pugnando siempre.

Jaime Martínez Luna, teórico histórico de la comunalidad, celebra por su parte que a dos siglos de distancia por fin se le dé al pueblo la facultad constitucional de diseñar su propia educación, a lo que Gallardo Martínez, preso durante más de seis años en el penal de Puente Grande en Jalisco, por su activismo contra la Reforma Educativa del gobierno de Enrique Peña Nieto, considera que lo sucedido ayer en el Congreso de Oaxaca arroja una serie de nuevos paradigmas para la educación en México.

Ayuuk, mazateco, chinanteco, todos los pueblos originarios de Oaxaca quedan incluidos en este reconocimiento de la Universidad Comunal como una institución pública que puede ofrecer planes de educación superior ya sea en nivel licenciatura, maestría o doctorado. Donde hasta antes de esto cada centro de la mencionada red se había visto en la necesidad de solventar su no reconocimiento ante la Secretaría de Educación Pública o simplemente de no elegir esa ruta, y funcionar hasta ahora sin un reconocimiento oficial entre comillas, pues su labor ya había quedado legitimada por las autoridades comunitarias y por las propias asambleas del pueblo.

“Es un decreto que nos corresponde, es una posibilidad de avance y de compartirlo entre todos”, comenta Rigoberto Vázquez. A lo que Damián Gallardo resalta como un paso importante el que se ha dado de lo regional a lo comunal, además de que Oaxaca se torna en vanguardia con esta legislación que va sobre una exigencia de reconocimiento que concentra los ánimos de muchos otros pueblos originarios del país.

El antes preso político establece que cada proceso educativo de cada comunidad posee características muy particulares, en el caso de San Antonio Huitepec se ha desarrollado una curricula con la misma comunidad y su asamblea con el establecimiento de una licenciatura llamada Desarrollo comunal y territorio que corresponde a las necesidades económicas y filosóficas del propio pueblo.

Por su parte el pintor y lingüista Niceforo Urbieta, asesor de todo el proceso, comenta que el decreto de meter en la ley a la Universidad Comunal es la respuesta a demandas históricas de los pueblos originarios, pues desde la llegada de Hernán Cortes se dio la invención de un colonialismo que fue siempre en una lucha frontal contra el pensamiento de los pueblos originarios.

“Lo de hoy significa la posibilidad de retomar el diálogo en el lugar en el que quedó hace cinco siglos”, asegura Urbieta compartiendo que el nombre de Oaxaca en sí significa en zapoteco la posibilidad de una vida diferente donde el destino de la especie es transformarse en verdaderos seres humanos regidos por la sabiduría y no por la guerra y todas las formas de visión militarista de la vida.

Se les comenta a los presentes que este decreto sobre una Universidad Comunal en Oaxaca llega en el momento en el que existe en Oaxaca una andanada de imposición de proyectos extractivistas destructores sobre territorios de pueblos originarios.

“En el caso de la Sierra tenemos claro que nos encontramos en un momento coyuntural de defensa del territorio, en el que esos proyectos no solo no se han eliminado sino todo lo contrario. Están las consultas amañadas que se están dando en varias comunidades indígenas”, comenta Rigoberto Vázquez. A lo que Gallardo Martínez asegura que el tema educativo en las comunidades también se construye desde una perspectiva del territorio, como una extensión que va sobre lengua y la cultura.

“Vemos al territorio desde las mismas mallas curriculares que permean a la Universidad Comunal, desde un punto de vista pedagógico. A través de la prolongación de ese territorio vemos una reivindicación de vida, de la necesidad de los jóvenes de reposicionarse frente a los grandes ecocidios que hoy se están sucediendo. La comunidad y reaprendizaje es lo que nos debe conducir al bien común”, define finalmente Berenice Irasema, coordinadora académica de la Universidad Comunal Intercultural de San Antonio Huitepec.

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here