¡Aborto va! Gritan mujeres en Oaxaca, esterilícenlas, aconseja la piedad religiosa

0

Por Rodrigo Islas Brito

A un día de que la ley para despenalizar el aborto antes de las primeras doce semanas de embarazo se vote en el Congreso del Estado de Oaxaca, las señales de que esta finalmente será aprobada se hacen más grandes frente a la cólera  y la impotencia de grupos religiosos o próvida que en chats internos de redes sociales hablan de que las mujeres que quieren abortar deben ser esterilizadas, e incluso en un inusitado acto de igualdad de género para sus algo misóginos designios, también a los hombres de quienes queden embarazadas.

“Esterilizar hombres y mujeres que prefieren su –libertad- a su responsabilidad, eso sí es bueno, además impedir que pasados los años esa gente pueda adoptar un niño”, expresa un usuario de whats app de nombre Jesús Alemán, en un chat que involucra a más partidarios y partidarias antiaborto que hablan sobre conformar grupos de fieles del interior del estado de Oaxaca que se trasladen al Congreso este 25 de septiembre para hacer frente a lo que llaman “la tiranía del  maligno”.

“Es muy importante que nuestro señor Arzobispo con su presbítero se involucren haciendo horas santas y lo más que se pueda”, dice otro usuario del chat sobre un Pedro Vázquez Villalobos que en su calidad de Arzobispo de Oaxaca ha estado más que activo en el tema incluso dando una conferencia de prensa este domingo en la que una doctora de nombre Alejandra Villa Avalos ha hablado a nombre de todas y todos los médicos y enfermeras del estado de Oaxaca, asegurando que aun con ley de por medio todas y todos se negaran a hacer abortos. Aun cuando ya llevan años y años en la oscuridad de cobrar entre mil y 5 mil pesos por practicarlos subrepticiamente.

Con una cantada probabilidad de que sean 28 los votos legislativos que este miércoles tipifique legalmente  que el aborto no es tal en Oaxaca si se practica antes de las 12 semanas de gestación, y que puede ser realizado ya se por una decisión personal de la mujer en cuestión, o por casos de violación o mal formación del producto, la joven abogada Alejandra Cruz López recuerda que el aborto en el estado ya es legal desde hace un tiempo en el Código Civil del estado en caso de violación o mal formación del producto con peligro para la vida de la madre, pero esto no pasa del papel gracias a autoridades que “prefieren ver a una mujer muerta o dando a luz a los doce años antes de tener problemas con su esposa o su sacerdote en la misa del domingo”.

Aunque sobre este particular, Cruz López matiza que en caso de aprobarse la ley de aborto, empezaran los desafíos sanitarios para las autoridades del sector Salud para satisfacer a cabalidad la demanda de un servicio médico que por ley (otra vez) ya es legal en un estado donde cada año se registran en promedio 2 mil 300 abortos clandestinos; donde por cada aborto registrado, existen en promedio cuatro no registrados lo que significa una cifra aproximada de 9 mil 200 abortos anuales reales.

“¿Cómo se establecerán las Clínicas abortivas particulares? ¿Bajo qué criterios sanitarios? ¿Cómo responderán los hospitales públicos ante esta problemática, cuando hoy sabemos bien que su capacidad de atención y respuesta a la ciudadanía es pobre, limitado e incluso de marcada ineptitud? ”, se pregunta la abogada como los nuevos estándares a responder por los Servicios de Salud de Oaxaca en caso de que la mencionada propuesta de ley sea finalmente aprobada.

Aun así Cruz López apunta que el aborto legal debe ser, sobre todo en un escenario de mujeres jóvenes abortando con pastillas abortivas que las conducen a un sangrado que en el peor escenario las puede acabar matando. “Hoy muchas mujeres en Oaxaca viajan a la Ciudad de México (donde la misma ley que está por ser votada en el estado fue aprobada hace doce años) para abortar , porque quieren, porque lo necesitan , porque es su cuerpo, porque son sus tiempos, no los tiempos de ten los hijos que Dios te mande y luego rézale mucho para que te ayude”, suelta la joven entrevistada, quien ha pedido que se dé un nombre ficticio para este recuento, pues cuenta que ella en algún momento en la universidad pasó por practicarse un aborto clandestino en Oaxaca.

“Fue terrible. Era el negocio de un doctor y una enfermera. Y lo hacían en el consultorio del médico. Estaba esa sensación de indefensión, de que estaba haciendo algo contra la ley y que como tal nada me garantizaba que iba a salir de ahí con vida.  O si no iba a acabar tirada muerta desangrada en un terreno baldío. Fui sola. Mi madre ya me había dicho una y otra vez durante toda mi secundaria y prepa que si quedaba embarazada en algún momento, iba echarme los nueve meses encerrada, iba a tener al bebé y luego ella  iba a encontrar la manera de regalarlo”, narra la joven mujer destacando lo afortunada que se siente de que las amenazas maternas hayan quedado en meros cuentos de terror.

“Mi madre es muy religiosa, temerosa de Dios, por lo tanto no cree en el aborto, pero tampoco creía en tener a una hija madre soltera con un hijo de quien sabe quién”, explica Cruz López. Informa que su madre aún no sabe ni sabrá que ella tuvo un aborto a los 19 años.

Ya entrada en términos de que lo que esta nueva ley en caso de ser aprobada legislativamente este 25 de septiembre en Oaxaca debe manifestar por sobre todas las cosas es “el respeto al derecho de la mujeres a hacer lo que quieran y necesiten sobre su cuerpo, sin ser castigadas por ello”.

“Ya basta de criminalizar a las mujeres como si esto fuera la Santa Inquisición y todo el mundo fuera un monje calvo con problemas no resueltos con sus madres. Ya basta de esta costumbre religiosa de propagar el odio sobre la mujer y sobre si está no se comporta lo casta, lo abnegada o lo puta que el dogma patriarcal machista y profundamente misógino necesite”, comenta Alejandra y ríe.

Entrando a términos legales, la legalista observa que con esta nueva ley lo que se debe garantizar gubernamentalmente hablando es el que se disminuya drásticamente el número de muertes, lesiones e infecciones de las mujeres producidas por abortos clandestinos en condiciones insalubres, así como los abusos de quienes realizan estos abortos. “Si el gobierno de Morena le está entrando al tema nacionalmente como parece, que lo haga, pero con políticas de salud públicas que verdaderamente respalden lo que viene y que no se queden en demagogia de izquierda.”, apunta.

“Como sabemos, la penalización jamás ha disminuido el número de abortos, la mujeres que deciden abortar lo hacen aun siendo o no penalizadas. Pero de aprobarse esta nueva ley lo que su va a disminuir es el miedo, el riesgo y la culpabilidad”, resume la entrevistada, recordando que la propuesta de ley en cuestión realmente no despenaliza la interrupción del embarazo, sino que contemplan sanciones como seis meses de prisión o 300 días de trabajo comunitario a la persona que interrumpa el embarazo posterior a las 12 semanas de gestación y hasta nueve años de cárcel a la persona que obligue a abortar a una mujer contra su voluntad.

Por lo pronto organizaciones defensoras de derechos humanos, asociaciones de mujeres feministas como Marea Verde se ha pronunciado en su exigencia de que la nueva ley sea verdaderamente votada y aprobada este miércoles, anunciando que se le debe hacer frente a las tácticas anunciadas por diputados panistas y priistas que han anunciado desde la lectura de ley la semana pasada que buscaran que esta propuesta sobre la legalización de la interrupción de embarazo antes de las doce semanas, sea sometida a consulta de si o no a la población. “Los derechos no se consultan”, han respondido mujeres de colectivos y organizaciones. Este miércoles de votación en el Congreso se avizora épico.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here