Diputada denuncia negligencia hacia su hijo y otros niños en Hospital Nacional del ISSSTE

0

Rodrigo Islas Brito

En un hecho poco común en el devenir legislativo nacional, en la sesión de este ocho de enero en la 64 legislatura de Oaxaca, la diputada María de Jesús Mendoza Sánchez denunció en tribuna que su hijo de nombre Juan Pablo de once años de edad está internado en el Hospital de Alta Especialidad Centro Médico Nacional 20 de Noviembre, del ISSSTE (Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado) en la Ciudad de México, y dijo que el inmueble está en condiciones de abandono y desinterés médico y eso lo comparte con otros niños internados.

“La situación de las Instituciones de salud en México es crítica”, dijo luego en entrevista la diputada, informando que su hijo está internado en el mencionado nosocomio desde el primero de diciembre. “Él puede morir”, comenta Mendoza Sánchez, al igual que lo hizo en tribuna, asegurando que existen días en que no hay médicos a cargo en el área de pediatría del 20 de noviembre.

“No hay un gastroenterólogo pediatra, está de vacaciones al igual que la neumóloga. No hay quien se quede a dar seguimiento a los niños y a las niñas ahí internados. Son personas que llegan en estado delicado que necesitan una atención inmediata y que solo son revisados por médicos residentes que no tienen la facultad para dar información sobre cómo está realmente el paciente, ni para tomar una decisión que resulte crucial en su estado de salud”, declaró la diputada del Partido Acción Nacional.

Antes en tribuna al decir las mismas cosas fue posteriormente interpelada por otros diputados de la legislatura, como los morenistas Gloria Sánchez López quien dijo que problemas de atención en el sector salud del país se dieron desde los gobiernos federales panistas de Vicente Fox y Felipe Calderón; o Pavel Meléndez, quien pasó a tribuna después de Mendoza Sánchez para asegurar que hoy más que nunca el nuevo gobierno de Andrés Manuel López Obrador está atendiendo la salud pública de los mexicanos con un aumento presupuestal al sector de más de cuarenta mil millones de pesos.

Hubo una discusión en ese momento entre legisladores de todas las fracciones políticas, alegando que la denuncia de la diputada del PAN era un asunto politizado. Al igual que en los ocupantes de las mismas graderías del recinto legislativo quienes empezaron a citar casos de familiares que incluso han muerto por lo que ellos consideran una mala atención médica en los hospitales públicos del país y del estado.

Aunque al final, entre todas y todos los diputados oaxaqueños presentes se hizo un llamado a la solidaridad y se aprobó por mayoría un punto de acuerdo que llama al director general del ISSSTE, Luis Antonio Ramírez Pineda, al secretario de salud federal, Jorge Alcocer Varela y al director del Centro Médico Nacional 20 de Noviembre, José Alfredo Merino Rajme , a que ejerzan una planeación y  administración que no deje a los pacientes exclusivamente en manos de los médicos residentes , para lo que debe haber un médico adscrito las 24 horas que pueda determinar los tratamientos a seguir, los cuales siempre son dinámicos y cambiantes de acuerdo al estado de salud del enfermo.

En la entrevista posterior, la diputada panista recuerda que apenas el pasado siete de enero pasó un gran susto cuando su hijo en el hospital empezó a presentar reflujo y se estaba bronco aspirando sin que hubiera un médico a cargo que decidiera la ruta médica a seguir.

“Estando ahí te das cuenta que lo que sufres tú, lo sufren muchas otras personas. Apenas el 25 de diciembre había una sola enfermera para el área de medicina interna de pediatría y oncología en el «20 de noviembre». Falta planeación, organización”, narra y define la diputada sobre un Hospital de Alta de Especialidad con 59 años de existencia y sobre el que apenas en mayo del 2018 en su 58 aniversario sus directivos se jactaban frente a la prensa de que su hospital brinda a los derechohabientes de todo el país los más modernos tratamientos contra patologías complejas, con alto sentido social y humano.

“El servicio de atención es pésimo y los directores ni lo saben”, precisa Mendoza Sánchez como una contraparte. “Pueden decir que su hospital es el mejor, pero nada más es la fama porque en los hechos nos damos cuenta de que es otra cosa”, asegura la diputada.

Cuenta que la madre de otro niño interno en el nosocomio se acercó a ella para mostrarle el amparo legal que tramitó, pues en el «20 de Noviembre» no han podido quitarle el dolor estomacal desde el mes de noviembre del 2019. “Ya le hicieron tres cirugías, siete biopsias y la madre solo reclama que no puede llevarse a su casa a su hijo con ese dolor, que debe haber algo que pueda salvarlo o por lo menos aliviarlo”, cita María de Jesús comentando que fue solo con el amparo para que después de más de un mes el niño en cuestión pudiera acceder a algo cercano a un diagnóstico.

“Pero resulta que justo en esos  momentos, el médico anuncia que se va de vacaciones y deja al niño sin la supervisión de un gastroenterólogo”, completa la diputada sobre una situación sobre la que durante su participación en tribuna otros diputados aseguraron desde su curul que se debe a que los sindicatos de los hospitales públicos en México tienden a cubrir a sus agremiados con kilométricas vacaciones donde no se les vuelve a ver por meses.

El hijo de la diputada panista estuvo internado antes en Oaxaca y cuando lo trasladaron a la Ciudad de México, los médicos del citado nosocomio le informaron que no le iban a dar continuidad a nada de lo que se le estudió y diagnosticó en Oaxaca, que habría nuevos estudios

“El medicamento que le daban en Oaxaca, en México se lo empezaron a dar hasta un mes después de internado, y luego los antibióticos se los cambian como si nada, cuando médicamente no puedes hacer eso. Hay varia situaciones de negligencia Centro Médico Nacional 20 de Noviembre sobre las que no se pueden seguir haciendo como si no pasaran”, declaró la diputada.

Observa que en Oaxaca la cosa en los hospitales públicos no es nada diferente y que hay personas que cobran en el sector salud que ni siquiera se presentan a trabajar. “Los coordinadores del área médica deben supervisar que los médicos realmente cumplan con sus funciones y no nada más lleguen, chequen y se vayan. Están cobrando un sueldo por hacer su trabajo”, finaliza María de Jesús Mendoza Sánchez.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here