CARGANDO

Escribe para buscar

Agenda CIO Destacado

Pandemia podría disparar abstencionismo el seis de junio, alertan en Oaxaca

Compartir

Álvaro Morales

Después de dos procesos consecutivos con una participación del 70 por ciento en las elecciones de los ayuntamientos y de hasta 66 por ciento en las de diputaciones locales, la pandemia de Covid 19 podría provocar una caída en la intervención ciudadana durante las votaciones del próximo seis de junio, alertó el sociólogo Isidoro Yescas Martínez.

A la contingencia sanitaria, precisó el especialista, se suma el hecho de que se tratarán de comicios intermedios, que históricamente registran una menor afluencia en las urnas que durante aquéllos en los que se eligen a la par Gobernador o Presidente de la República, lo cual podría repercutir en mayor medida al proceso de designación de diputados.

El Instituto Estatal Electoral y de Participación Ciudadana de Oaxaca (IEEPCO) reportó, por su parte, que durante los últimos nueve años, la tasa de abstencionismo en las elecciones de los ayuntamientos disminuyó más de 10 por ciento, al pasar de 41.7 por ciento de población que no salió a las urnas en 2013 a una del 30.1 por ciento en 2016 y de 29.8 por ciento en 2018.

No obstante, Yescas Martínez consideró que el alto porcentaje de participación documentado durante 2016 y 2018 fue influenciado porque en esos años se eligió Gobernador (2016) y 24 meses después se registró el proceso en el que Andrés Manuel López Obrador fue electo como Presidente de la República en el segundo proceso comicial federal con mayor participación de los últimos 21 años, únicamente superado por el del año 2000.

A diferencia de aquellos dos periodos, agregó, el ánimo del electorado podría ser influenciado de manera negativa en 2021 debido al alto riesgo de contagio del virus SARS CoV 2 que aún existe.

En lo que se refiere al proceso electivo relacionado con la renovación de las diputaciones en los 25 distritos electorales locales que existen en Oaxaca, el IEEPCO resaltó que el índice de abstencionismo se redujo de 49.23 por ciento en 2013 a 42.37 en 2016 y 33.78 durante el 2018.

Antecedentes

El Instituto Estatal Electoral precisó que durante las elecciones gubernamentales de 2010, proceso en el que resultó ganador el hoy ex mandatario Gabino Cué Monteagudo, se registró una tasa de participación del 43.03 por ciento, con 1 millón 464 mil 237 votos emitidos y 1 millón 105 mil 755 personas que permanecían inscritas en la Lista Nominal, pero que no acudieron a las casillas.

Es decir, el organismo subrayó que 43 de cada 100 votantes oaxaqueños hicieron efectivo su derecho de determinar al titular del Poder Ejecutivo estatal de aquella época.

En lo que se refiere a las votaciones por los ayuntamientos, indicó que en ese mismo 2010 un total de 1 millón 34 mil 524 personas emitieron su sufragio, cifra que equivalió al 60.69 por ciento de la Lista Nominal (compuesta por 1 millón 704 mil 446 personas).

En la contienda por las diputaciones locales, mientras tanto, tomaron parte 1 millón 452 mil 404 personas, igual al 56.51 por ciento de los 2 millones 569 mil oaxaqueños que tuvieron la oportunidad de sufragar.

Tres años después, durante las elecciones intermedias de 2013, las últimas que se han llevado a cabo sin la influencia de un proceso de renovación de Gobernador o Presidente, los comicios para la integración del Congreso del Estado tuvieron una repuesta del 50.77 por ciento (abstención del 49.23), al tiempo que en la carrera por los ayuntamientos la cifra alcanzó el 58.83 por ciento de participación (abstención del 41.17).

En su compilado de estadísticas llamado Memorias Electorales, el IEEPCO refirió que en 2016, periodo en el que resultó electo el actual mandatario de la entidad, Alejandro Murat Hinojosa, el porcentaje de abstencionismo fue de 41.01 por ciento en la elección de Gobernador; de 42.35 por ciento en la de diputados locales y de 30.1 por ciento en la de ayuntamientos.

Finalmente, hace tres años, el 33.78 por ciento del electorado no participó en los comicios de diputados locales y el 29.8 por ciento no lo hizo en los de presidentes municipales; ambas elecciones registraron una participación del 66.22 y 70.20 por ciento.

Falló vacunación

Para Isidoro Yescas Martínez, los comicios intermedios de 2021 podrían registrar mayor disminución en la contienda de diputaciones locales y diputaciones federales.

“Hasta ahorita, la vacunación va muy lenta, la población vacunada es de 60 años y más (y la de 50 a 60 años); para el seis de junio, tal vez ese sector ya esté vacunado ¿y todos los demás? Ahí entra una gran interrogante, sumado a que es una elección intermedia donde de todas formas baja la votación, frente a una lección de Gobernador o de Presidente que se conjuga con una de diputados”, sostuvo en una entrevista concedida a Agenda CIO.

“En esta ocasión solo hay (designación) de diputados y presidentes municipales. ¿Dónde veo que puede bajar la votación? En la de diputados; las de presidentes municipales tienen otra dinámica, pero en la de diputados puede bajar mucho la votación”, añadió.

Una reducción en el número de votantes, explicó el especialista, se traducirá en que la definición de los puestos en disputa, sobre todo diputaciones locales y diputaciones federales, dependa más del voto duro de los institutos políticos, una condición que favorecería a partidos tradicionales como el PRI-PAN y PRD que compiten en alianza.

Yescas resaltó que los conflictos internos con que llegará el partido Morena a las votaciones del seis de junio, con cientos de militantes inconformes por no haber sido favorecidos con la designación de candidaturas para sus grupos o por las alianzas que su dirigencia fraguó con sectores priistas, podría ocasionar que el apoyo de esa porción del electorado abandone Morena y se divida entre el resto de las agrupaciones identificadas con el gobierno que encabeza Andrés Manuel López Obrador y que competirán solas o en alianzas parciales (PT-Encuentro Solidario o Partido Verde) o, bien, opten por los partidos con registro local o por los emergentes (Fuerza por México, Redes Sociales Progresistas y Encuentro Solidario). También existe la posibilidad de que no salgan a las urnas, apuntó.

En caso contrario, indicó, si la respuesta del electorado fuese similar a la de los dos procesos anteriores o incluso mayor, la posibilidad de obtener resultados favorables para los partidos identificados con el anterior régimen gubernamental (PAN-PRI-PRD) sería menor, pues el grueso de la población mantiene una alta animadversión en contra de ellos.

En esa tónica, dijo, al gobierno federal le “urgía” apresurar el proceso de vacunación entre el mayor porcentaje de la población a fin de disminuir su recelo de participar en las votaciones.

“Está visto que no le alcanzó el tiempo. En el caso de Oaxaca, (el seis de junio) estaría vacunada la población de 50 años y más, pero todo el resto (permanecerá) sin vacunación. Esta vacunación que se está dando ahora por sectores; por ejemplo, el magisterio (y) la universidad, es un paliativo y constituye un avance en ese sentido, pero no en el conjunto.

“¿De qué porcentaje estaríamos hablando?, ¿te gusta el 30 por ciento? No creo que lleguemos al 40 por ciento pensando en los electores; ahí viene este riesgo de que la población no vacunada pueda salir confiando en que van a tener todas las medidas de seguridad y aquí sí entra toda la responsabilidad de la autoridad electoral”.

Etiquetas:

También podría gustarte

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

error: ¡El contenido está protegido!