CARGANDO

Escribe para buscar

Agenda CIO Destacado

Diputados buscan reelección sin transparentar 900 millones de pesos en Oaxaca 

Compartir

Álvaro Morales

En los últimos dos años, el Congreso de Oaxaca, compuesto por 32 diputados impulsores de la Cuarta Transformación, no transparentó entre 62 y 70 por ciento de los mil 370 millones de pesos de recursos públicos que recibió por parte del Gobierno del Estado, según revelan los datos de las respectivas cuentas públicas.

Los montos reportados como gasto por la Junta de Coordinación Política (Jucopo) de la 64 Legislatura, pero sin información específica sobre su destino suman más de 904 millones de pesos, según documentos  incluidos en las cuentas públicas de 2019 y 2020 del Poder Ejecutivo local.

En 2019, el Congreso reportó erogaciones por 655 millones 419 mil pesos, pero en las 70 hojas de su informe sobre finanzas públicas enviado el Poder Ejecutivo para su inclusión en la Cuenta Pública, no pormenorizó el destino de 460 millones 654 mil pesos (70 por ciento del total de recursos obtenidos).

En 2020, el Poder Legislativo justificó un gasto de 715 millones 22 mil pesos, pero no existe en su reporte información pormenorizada en relación al destino de casi 444 millones de pesos (62 por ciento del total del presupuesto ejercido aquel año).

En 2019 y 2020, estuvieron al frente de la Junta de Coordinación Política (Jucopo) los diputados morenistas Laura Estrada Mauro y Horacio Sosa Villavicencio, quienes hoy buscan ser reelectos como representantes de los distritos locales de San Juan Bautista Tuxtepec y Zimatlán de Álvarez, de manera respectiva.

El Congreso de Oaxaca está conformado por 31 legisladores de la alianza entre Morena-PT y el Partido Encuentro Social (PES), seis del Partido Revolucionario Institucional (PRI), dos del Partido Verde Ecologista (PVEM), una del Partido de la Revolución Democrática (PRD), una de Acción Nacional (PAN) y una autodenominada independiente.

De ellos, casi el 50 por ciento busca ser reelecto en el puesto o en otro encargo de elección popular durante el proceso electoral del próximo seis de junio, ya sea como parte de la continuidad del sistema de gobierno instaurado por Andrés Manuel López Obrador o como parte de la alianza opositora conformada por el PRI-PAN-PRD.

Por ley, los mismos legisladores se encargan de aprobar los informes de cuenta pública que presenta el Poder Ejecutivo estatal.

Antecedentes

Los actuales diputados del Congreso del Estado, 76 por ciento militantes de partidos que impulsan la autodenominada Cuarta Transformación, habrán gastado al término de su gestión de tres años más de 2 mil millones de pesos.

Los documentos consultados indican que la 64 Legislatura obtuvo un presupuesto de 655 millones 419 mil pesos durante 2019 y de 715 millones 22 mil pesos durante 2020,  a los que deberán sumarse 524 millones 189 mil pesos contemplados en el Presupuesto de Egresos de 2021.

En ese sentido, si se suman las cantidades erogadas entre 2019  y 2020, así como la proyección para este año, los congresistas habrán ejercido en noviembre próximo, cuando culmine su encargo, mil 894 millones de pesos.

Sin embargo, es de resaltar que, de manera sistematizada, el Poder Legislativo obtiene año tras año ampliaciones económicas de por lo menos 27 por cierto, por lo que el gasto de 2021 podría crecer a más de 665 millones de pesos y, con ello, elevar el presupuesto trianual a 2 mil 36 millones de pesos.

Con ello, la sociedad oaxaqueña representa un gasto de 48 millones 476 mil pesos para mantener a cada uno de los 42 integrantes del Poder Legislativo del Estado o, lo que es igual, 16 millones 158 mil pesos por año.

Ni austeridad ni transparencia

La Cuenta Pública de 2019 establece en la página 65 del Tomo II, dedicado a la información del Congreso de Oaxaca, que de los más de 655 millones de pesos que recibió aquel poder autónomo, 619 millones 670 mil pesos (94.5 por ciento del total) fueron gastados en  Transferencias Internas y Asignaciones al Sector Público sin especificar las áreas y los dineros distribuidos en cada una de ellas.

Según el reporte, el resto del gasto anual estuvo conformado por 7 millones 554 mil pesos erogados en el rubro de Pensiones y Jubilaciones, 2 millones 729 mil pesos en la adquisición de Bienes Muebles, Inmuebles e Intangibles, 22 millones 680 mil pesos Proyectos Productivos y Acciones de Fomento en el rubro de Inversión Pública –que no fueron especificados– y, finalmente, 2 millones 786 mil pesos de “ahorro”.

Los documentos consultados por este medio establecen que el Congreso oaxaqueño únicamente dio referencias específicas sobre el destino de 35 millones 749 mil pesos.

Sobre los 619 millones 670 mil pesos catalogados como Transferencias Internas y Asignaciones al Sector Público, a lo largo del documento aparece la mención de sólo un concepto que podría formar parte de tal erogación, el de gasto en Personal Administrativo, donde, según se lee,  se ejercieron 159 millones 16 mil pesos.

Después de una revisión en las 70 páginas de reportes sobre el gasto hecho por los diputados de la 64 legislatura durante 2019, no aparecieron referencias sobre el destino de  460 millones 654 mil pesos (70 por ciento de los recursos obtenidos).

“Es importante mencionar que la ciudadana diputada Laura Estrada Mauro fungió como presidenta de la Junta de Coordinación Política durante el periodo del 01 de enero al 19 de noviembre de 2019, siendo responsable del ejercicio y la comprobación de los recursos por ese periodo”, se lee en la página 38.

Laura Estrada Mauro, en la actualidad, busca ser reelecta como diputada de Morena por el distrito local de San Juan Bautista Tuxtepec.

Durante el 2020 no hubo cambios en la calidad de los reportes: la Cuenta Pública de aquel año indica que de los 715 millones 22 mil pesos recibidos por la Junta de Coordinación Política (Jucopo), 627 millones 906 mil pesos fueron reportados como Transferencias Internas y Asignaciones al Sector Público y 10 millones 659 mil pesos como Pensiones y Jubilaciones.

Asimismo, la 64 legislatura reportó haber gastado 3 millones 457 mil pesos en Mobiliario y Equipo de Administración y, por último, 73 millones de pesos en Proyectos Productivos y Acciones de Fomento, de los cuales, a lo largo de las 70 hojas dedicadas al Congreso del Estado en la Cuenta Pública, no existen especificaciones.

En suma, en los reportes financieros del año pasado, únicamente existen referencias específicas sobre el destino de 87 millones 116 mil pesos.

Sobre el uso de los 627.9 millones de pesos restantes, únicamente fue hallada una referencia acerca de que 183 millones 517 mil pesos fueron utilizados en el pago del Personal Administrativo y 416 mil 576 pesos en Sentencias Laborales Definitivas.

No existe información pormenorizada en relación al destino específico de casi 444 millones de pesos (62 por ciento del total del presupuesto ejercido en 2020).

El año pasado, la Presidencia de la Junta de Coordinación Política de la 64 Legislatura estuvo a cargo del diputado Horacio Sosa Villavicencio, que busca ser reelecto por el distrito local número 16, con cabecera en Zimatlán de Álvarez.

Más y más recursos

En otra entrega de Agencia CIO, este medio reportó que entre 2005 y 2018 la Cámara de Diputados de Oaxaca aumentó su gasto en más de 600 por ciento, al pasar de 161 millones de pesos a mil 21 millones de pesos.

El gasto de recursos públicos por diputado oaxaqueño se incrementó de 3.8 millones de pesos, en el sexenio de Ulises Ruiz, a  24.3 millones de pesos en el segundo año de gobierno de Alejandro Murat, según se estableció a partir de una revisión hecha a los Informes de Finanzas Públicas de la Secretaría de Finanzas (Sefin).

En los mismos 13 años, mientras el Poder Legislativo obtuvo esos incrementos el salario mínimo de un trabajador oaxaqueño fluctuó de 45.36 pesos por día, en 2005, a 88.36 pesos, en 2018.

Además, la pobreza en el estado creció de 67 por ciento en 2010 a 70.4 por ciento, en 2016.

En 2009, el Congreso ejerció un presupuesto anual de 269.9 millones de pesos y, en 2010, la cantidad se incrementó a 509.8 millones de pesos.

Con la llegada del gobierno aliancista de Gabino Cué Monteagudo el gasto sufrió mayores incrementos: en 2011, los diputados gastaron 499.2 millones de pesos; en 2012, ejercieron 641.2 millones de pesos; en 2013, 668.3 millones de pesos; en 2014, 695.2 millones de pesos; en 2015, 777.4 millones de pesos y, en 2016, último año de la administración gabinista, a 807.1 millones de pesos.

Con la llegada de Alejandro Murat tampoco hubo freno, pues en 2017 gastó 816 millones 381 mil pesos y en 2018, la cifra llegó al máximo histórico de mil 21 millones de pesos.

Vale la pena mencionar que los recursos referidos (2009-2018) incluyen los gastos del Congreso de Oaxaca y del Órgano Superior de Fiscalización (OSFE), que también forma parte del Poder Legislativo.

Etiquetas:

También podría gustarte

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

error: ¡El contenido está protegido!