CARGANDO

Escribe para buscar

Destacado General Local Opinión

OPINIÓN ll Los municipios en Oaxaca ¿deben hacer ciencia?

Compartir

Carlos Villalobos

Normalmente cuando se abordan las facultades y actividades que lleva a cabo un ayuntamiento, al menos para el caso oaxaqueño, podemos citar pavimentación, cobro de servicios y multas, dotación de servicios públicos, atención a la ciudadanía, solo por citar los más importantes. Sin embargo, algo que ha quedado relegado, es el impulso de manera local a proyectos de índole científica y tecnológica, que sean municipales y en su defecto regionales.

Evidentemente esta falta de atención se puede justificar en la falta de infraestructura física y técnica, aunque la verdadera razón se puede ubicar en que los avances o desarrollos que se generen no se puedan transformar de forma automática en votos en elecciones posteriores; como sí pasa con la pavimentación de calles por ejemplo. 

Esto trae consigo, que aunque existan esfuerzos desde los individual, como maestras y maestros con clubes de ciencias, o lo colectivo, escuelas que desarrollen habilidades y aptitudes científicas no tengan un verdadero respaldo institucional y provoquen a la postre que no se genere desarrollo para la ciudadanía y que además esto genera apatía en este tema.

Es decir, si ni siquiera las autoridades municipales entienden, o al menos se informan, acerca de estos esfuerzos, la ciudadanía no entenderá el rol tan importante que el desarrollo tecnológico y científico regionalizado tiene en el progreso de nuestras comunidades.

Esto no representa que todos los municipios deben tener un colisionador de hadrones, pero si al menos en algún momento actividades que sean promotoras del desarrollo de habilidades de las y los jóvenes desde lo local. 

El acercamiento y la colaboración de los centros de estudio y de investigación en lo local, puede generar que se desarrollen soluciones de bajo costo, pero de alto impacto, además de que se fortalecen las habilidades del estudiantado. Esto no está relegado a solo laboratorios químicos de investigación(como se cree comúnmente), ya que si volteamos a ver la matrícula de Oaxaca, hay centros educativos ansiosos de llevar a cabo proyectos a la práctica.

Algo también cierto, es que comúnmente quienes se encargan de las labores de educación o de cultura desde los municipios, no tienen el enfoque para poder operar desde esta óptica y ahí podríamos explicar la desconexión que existe entre centros educativos y municipios, a pesar de que muchas veces cuentan con convenios de colaboración, que sirven solo de anécdota y para engrosar la estadística final de la gestión.

¿Qué nos queda por hacer? como ciudadanos, apoyar iniciativas que fomenten el desarrollo tecnológico y de fomento científico, así como presionar para que la ciencia y la tecnología forme parte de la agenda pública de nuestros representantes (ahora que se aproxima el proceso electoral). Como autoridades, dar el respaldo, apostar al futuro y confiar en cada uno de esos proyectos, porque si están basados en ciencia, grilla no llevan; eso lo puedo firmar.

Más valen proyectos de innovación, que despensas y láminas, apostemos al futuro.

Etiquetas:

También podría gustarte

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

error: ¡El contenido está protegido!